.

.

De goleadores sorprendentes

Independiente ha vuelto a ganar. Esto ya no es noticia en un campeonato que está llegando a su punto medio y tiene, como no pasaba desde hace un buen tiempo, a los de Avellaneda peleando bien arriba. Podrán buscarse numerosos factores para explicar este buen presente rojo: la capacidad de su entrenador, Pedro Troglio, el buen momento anímico del plantel y la concentración con la que está disputando cada encuentro. Pero hay algo que resalta entre las virtudes y es el notable rendimiento que está teniendo quien es el goleador del campeonato, Germán Denis. Al igual que en la fecha que se disputó en medio de la semana, el delantero se anotó con un doblete —cuarto en lo que va del torneo— para que su equipo siga firme en la cima de la tabla.

Muchos de ustedes se preguntarán: ¿quién es ese tal Denis?

Antes que nada, es necesario asegurar que los números del número 9 de Independiente en este certamen son excelentes. 11 goles en apenas 9 partidos son una cifra considerable y se hacen más sorprendentes aún si se miran en detalle los antecedentes de este jugador. Nacido en Lomas de Zamora, el delantero comenzó su trayectoria en Talleres de Remedios de Escalada, un pequeño club de la zona sur del Gran Buenos Aires que milita en la tercera categoría. Después de demostrar buenas condiciones y con 18 años recién cumplidos fue transferido a Quilmes, que en ese entonces buscaba el ascenso a primera. Su paso por el Cervecero no fue para nada bueno, ya que sólo se mantuvo en el club por una temporada (99-2000) y nunca pudo debutar en el primer equipo, quedando relegado a jugar con los juveniles.

A mediados del año 2000 y sin haber podido vestir la camiseta blanca, Denis recaló en Los Andes, otro club de la zona sur que recién terminaba de concretar su ascenso a la máxima categoría. El periplo del Milrayitas en la elite rozó lo vergonzoso. Apenas 30 puntos en 38 partidos lo condenaron a volver al Nacional B antes de lo esperado. Luego de haber anotado 3 goles en el campeonato que marcó el descenso de su club, el delantero comenzó a explotar. Fue en la segunda división donde marcó 14 tantos en 24 partidos y fue transferido al Cesena, de la Serie C1. En la tercera categoría italiana jugó por un año y medio, pero no llegó a adaptarse y volvió a su país a mediados de 2003.

Su destino de vuelta fue otro equipo de la zona sur del Gran Buenos Aires: Arsenal de Sarandí. En este club se mantuvo por dos temporadas y anotó 13 goles. Volvió a ser transferido, en esta ocasión a Colón de Santa Fe. En el Sabalero sólo permaneció un año y tuvo un rendimiento más que aceptable. Sus buenas actuaciones lo llevaron por fin a un equipo grande, Independiente, que puso sus esperanzas en él buscando recuperarse de los malos momentos vividos. La primera temporada de Denis en Avellaneda no fue de lo mejor, porque sus goles no estaban de acuerdo a lo que exigía el público. Resistido por los hinchas, permaneció en el club gracias a la insistencia de su nuevo entrenador, Pedro Troglio, quien confió en él pese al mal momento que atravesaba y no se equivocó.

Hoy Denis atraviesa la mejor etapa de su carrera. Es cierto que apenas lleva nueve partidos en este nivel, pero con la volatilidad del mercado argentino es muy probable que algunos goles más le valgan una transferencia.
Un detalle que no puede ser pasado por alto: en toda su carrera marcó 68 goles en 219 partidos. Ahora lleva 11 en 9 presentaciones, lo que indica que marcó el 16% de sus tantos en tan pocos partidos jugados, una racha impresionante y un poco sorprendente para muchos.

1 comentario:

Garrincha dijo...

La racha de Denis es impresionante. Ahora mismo tiene mucha confianza en si mismo, como demuestra que se ponga a lanzar tiros libres desde posiciones lejanas cuando su golpeo no es precisamente el de un Totti o Sneijder.

Eso si, como hincha de la Acadé espero que no les alcance para ganar el campeonato. Ni Bocaaaa. ¿No puede ser un Tigre o el mismo Racing? jeje

Un saludo!