.

.

Goles son amores

Preciosa jornada futbolística la que vivimos este miércoles, especialmente prolífico en cuanto a goles se refiere, con resultados sorprendentes a la vez que espectaculares. Vamos a ello:


En Mestalla la afición local recibía al líder inmersa entre la incertidumbre y la expectación por lo que su equipo podía ofrecerle, con un entrenador con fecha de caducidad puesta (ya se sabía que Koeman llegaba) que había anunciado un fútbol ofensivo que sería su perdición, no por el hecho que jugar más al ataque de lo habitual, sino por lo suicida del planteamiento. Albelda partía sólo de inicio en el medio, pues los chés jugaban con rombo, en el que Silva ocupaba el vértice superior y Gavilán y Joaquín las bandas, con Angulo acompañando en el ataque a Morientes. Esa soledad del cierre valencianista fue perfectamente aprovechada de inicio por los chicos de Schuster, que ganaban aplastantemente por calidad y número, con Guti campando a sus anchas y Gago y Diarrá jugando mejor de lo acostumbrado.

Al primer minuto, gol de Raúl, en un lanzamiento colocado junto a la base del poste desde fuera del área, tras una gran jugada de Robinho por la izquierda. Minutos más tarde, Van Nistelrooy aprovecharía su corpulencia para aguantar las embestidas de Helguera y batir sutilmente por alto a Hildebrand. En el 35’ la exhibición ya rallaba la excelencia que tanto anhela Schuster, pues los suyos goleaban 0-4 (Sergio Ramos y nuevamente Van the Man) mientras parte del público se marchaba resignado, sin fuerzas ni para abuchear la pésima gestión del presidente Soler. La segunda parte no tuvo mucha historia, ya que apenas sirvió para ver un gol de Angulo y otro de Robinho por parte de un Madrid que no quiso ahondar en la herida, por lo que jugó andando todo el tramo final de encuentro.

También en el Calderón disfrutaron de lo lindo con un 4-3 espectacular en que el sobresalió Maxi Rodríguez, que peleó hasta el final para que su equipo lograse el primer gol y se estiró en un escorzo imposible (3-2) para poner en franquía a los suyos cuando peor pintaban las cosas. Los rojiblancos se frotan los ojos porque esta vez parece que sí el equipo cree en sus posibilidades y va a dar guerra este campeonato.

Para no ser menos, el Villarreal quería mantenerse en los puestos de honor, por lo que el Levante pagó los platos rotos de la goleada encajada por los castellonenses en La Romareda la pasada semana, encajando un cruel 3-0 que lo hunde más si cabe en el fondo de la tabla, mientras mantiene al Submarino Amarillo en la pugna por el acceso a la Champions.

Por su parte, en el Benito Villamarín (perdónenme pero soy un clásico) Osasuna volvió a golear al R.Betis, esta vez “apenas” 0-3 (la pasada temporada 1-5), dejando en evidencia a Súper y los suyos, que prometían bastante más en pretemporada pero están más cerca del pozo que nunca.

En Italia todos los grandes golearon, aunque el único que no lo hizo seguro que es el más satisfecho, pues la Roma derrotó por un ajustado 3-2 a la Lazio en un envite que comenzó perdiendo, lo cual los puso nerviosos ante la ausencia de Totti, estandarte giallorossi. Sin embargo, la raza de Vucinic más el buen hacer de Mancini y Perrota fueron suficientes para remontar el derby, aunque al final Ledesma le puso emoción con un golazo de falta que fue insuficiente.

En San Siro, el Inter goleó con el freno de mano a un Génova muy inseguro atrás, al que el gran partido de Rubinho en la meta salvó de una goleada aún mayor. Ibrahimovic se reservó para el gran duelo ante la Juventus, mientras Orlandoni ocupó la portería ante las lesiones de Toldo y Julio César. Suazo, que entró en la 2ª mitad, por fin anotó en partido oficial con su nuevo equipo.

En Turín, la Juve esperó hasta el 2º tiempo para golear a un débil Empoli que a excepción de los primeros minutos, siempre esperó agazapado. Trezeguet los castigó con un hat-trick que lo sitúa como capo cannonieri con 10 tantos. Mientras tanto, el Milan siguió a lo suyo, golear fuera para recuperar lo que pierde en casa. Si hace 2 semanas fue la Lazio la que encajó una manita, esta vez le tocó a la Sampdoria, que encajó la goleada íntegramente en el segundo periodo.

En el resto de Europa también tuvieron competencia seria, en este caso las distintas copas nacionales o de la liga, según el caso. En Inglaterra, el Chelsea lo pasó mal para ganar a un peleón Leicester City, que cedió en el descuento ante el segundo tanto de Shevchenko (4-3). En Anfield, Fowler regresaba a casa con los galeses del Cardiff City, pero los buenos recuerdos no le trajeron mejores augurios, y cayeron 2-1. El Arsenal goleó 0-3 al Sheffield United con doblete de Eduardo da Silva mientras el Tottenham de Juande Ramos, por primera vez en el banquillo, ganaba solventemente por 2-0 al Blackpool.

Del resto del continente destacan las victorias de Ajax ante Heerenveen (3-1) en Holanda, el Rangers en Escocia, el CSKA en Rusia y el Sporting lisboeta en Portugal, remontándole al Fátima en los instantes finales. Los batacazos quedaron para Celtic (derrota en casa ante el Hearts 0-2), Zenit de San Petersburgo (eliminado en casa tras empatar sin goles ante el Tomsk y caer en penaltis), Benfica (que perdió nuevamente ante el Vitoria Setúbal por 2-1) y el Mónaco, al que el Lens derrotó en el Principado por 1-2.

4 comentarios:

Garrincha dijo...

Por cierto, se me pasó comentar que anoche Sao Paulo se proclamó campeón del Brasileirao tras golear por 3-0 al América RN (líder contra colista), con lo que obtiene su 5º título e iguala en lo alto del palmarés al Flamengo.

Un saludo!!

DRJ dijo...

Gran noche de futbol en Mestalla, si señor. Esperemos que sigan jugando así y no vuelvan a las andadas de partidos anteriores.

Un saludo de http://cibermadridista.blogspot.com

chimoeneas dijo...

yo que viví el partido con la camiseta del valencia... menos que no soy muy valencianista... y que el bar estaba vacío. partidazo del madrid y me dio mucha pena silva jugando tan atrás.
y forza roma!

La quinta del Buitre dijo...

Qué lejanos quedan ya esos tiempos en los que Albelda era un desconector de juego impagable. Quizá fuera el gran derrotado del colectivo che, aunque jugara muy solo.


Un abrazo, Garrincha.