.

.

Excelencia utópica

¿Jogo bonito o resultadismo? La duda histórica que ha enfrentado desde siempre a las dos corrientes con más seguidores del balompié mundial nos ha deparado a lo largo del tiempo apasionantes debates acerca de la efectividad de un juego en el que apremie la vistosidad frente al de defensa expeditiva y pura efectividad. A su llegada al Real Madrid, Bernd Schuster prometió la excelencia para ganarse a la parroquia blanca y romper de lleno con la anterior etapa de Fabio Capello, muy criticada en cuanto al juego desarrollado (me incluyo) pero finalmente alabada por los resultados obtenidos. A día de hoy, tras medio año en el cargo, tal categoría futbolística parece caída en el olvido, o cuando menos, una utopía.

Varias son las preguntas que se hace el aficionado merengue a estas alturas de la película: ¿dónde quedó aquello de la excelencia? ¿Por qué ya no se muestra el juego espectacular de las primeras jornadas? ¿Dónde está el Sneijder que maravilló al inicio de campaña? ¿Sería capaz Guti de retomar el timón sin caer en chiquilladas como la de Murcia? El denostado término de la excelencia parece que pasó a mejor vida en favor de un equipo que en las últimas fechas se ha valido de su pegada para resolver partidos en los que la desidia ha presidido su juego, erigiendo Casillas en salvador y a Van Nistelrooy en ejecutor. Desde el parón navideño, al que llegaron en plena ebullición tras la convincente victoria en el Camp Nou, la complacencia se ha instalado en el vestuario madridista, lo que ha supuesto un bajón grave en el juego del equipo.

Ya contra el Zaragoza y el Mallorca pudo salir goleado, pese a lo cual ganó en el encuentro de Liga y pese a su derrota salió con opciones de la isla bermellona para continuar su andadura en la copa, pero el partido de ayer, desde la óptica de este humilde aficionado, fue un suplicio difícil de digerir. El equipo no está jugando a nada (en algún que otro lugar se escucha que son la Juventus de Madrid), se carece de profundidad (a veces parece que se llega al encefalograma plano), Robinho ha perdido la frescura que tenía hasta hace un mes, Raúl ya no las enchufa y Sneijder no es ni de lejos aquel todocampista deslumbrante de inicios de campaña. No por ello la gente pide que se los sacrifique, pero quizá en estos futbolistas sea en los que más se está notando el bajón.

Con todo, el equipo muestra un empaque que hacía años que no se veía por la Casa Blanca, especialmente en el aspecto defensivo, donde Cannavaro está creciendo al lado de Pepe, y solo por la izquierda aparecen las dudas, ya que Marcelo suele perder bastante la posición debido a su marcado afán ofensivo. Quizás Heinze en buena forma sea la solución para tal puesto, como ya demostró en Barcelona, donde cerró muy bien su parcela y se prodigó en ataque justo cuando debía. De Sergio Ramos poco queda por agregar a estas alturas, pues cada día defiende mejor, es todo un pulmón y sus incursiones por la derecha permiten a Schuster el privilegio de no contar con interior por esa banda, por más que Sneijder parta de esa posición, donde no se encuentra nada cómodo a tenor de lo que demuestra cada jornada.

Habrá que esperar a los próximos acontecimientos para evaluar si el equipo ha sido capaz de superar la empanada mental o si el mal juego comienza a traducirse en malos resultados. Para ello, Real Mallorca (copa), At.Madrid y Villarreal serán excelentes piedras de toque, partidos importantes que despejarán todas las dudas o las acrecentarán.

Estas son en general mis reflexiones a día de hoy del actual Real Madrid, en las cuales no puedo explayarme más porque tengo la desgracia de no contar con internet en casa, por lo que tengo que abusar de la generosidad de amigos y hermanos (gracias).

3 comentarios:

Martín dijo...

Ahora la duda (aparte de si el juego mejoro o no) que se puede tener es si con Capello el equipo estaria tan arriba, o no (los numeros parecen indicar que dificilmente).

Es bueno que haya debates, tambien seria bueno ver buen futbol siempre, casi podriamos decir que quien tiene obligacion de proporcionarlo son los grandes equipos, si ellos no lo hacen, teniendo el dinero y las posibilidades, es dificil pedirselo a quien no lo tiene. En realidad casi todo el mundo por lo que se decanta es por ganar jugando bien...pero, ¿que es jugar bien? ¿alguien lo sabe de verdad?Porque yo en algunos de los partidos que mas me he podido aburrir fue con encuentros en los que alguno de los tecnicos participantes eran presuntos gurus del buen futbol...

Animo, a ver cuando Telefonica entiende que lo tuyo es un servicio social y te pone la linea...;-)

Hugo Barrientos dijo...

Como que ganar y estar lider a 7 puntos del segundo ha hecho olvidar a la gran mayoria la gran promesa de Schuster. Los títulos, si es que llegaran a venir, haran olvidar el buen juego

Un saludo
http://hugolfutbolymas.blogspot.com

DRJ dijo...

Yo creo que no se puede comparar la etapa de Capello con la de Schuster porque ahora el alemán tienen mucha mejor plantilla que la que había la temporada pasada. Hemos vuelto al estilo de los últimos tiempos de Florentino. Antes el Madrid era Casillas salvador y Ronaldo ejecutor y ahora hemos cambiado a Ronaldo por Van Nistelrooy, pero el juego es igual de malo.

A mi lo que me parece significativo es que cuando el Madrid de Capello jugaba así, todo eran criticas, pero ahora que el Madrid de Schuster juega así hablamos de "numeros de supercampeon". Vemos claramente el doble rasero para medir a los dos entrenadores y eso me lleva a pensar que las criticas a Capello no se debían al juego del equipo sino a que Capello era un entrenador que le caía mal a la prensa y ya esta.

Un saludo de http://cibermadridista.blogspot.com