.

.

5ª jornada Clausura 09: Dobles apuestas y riesgos del calendario

Poco atractivo y hasta quizás injusto en muchas ocasiones, el formato de torneos a una rueda no deja lugar para especular. En otras latitudes con algo más de coherencia, cinco fechas representan apenas el amanecer del campeonato. No ocurre así en Argentina, donde esa ínfima cantidad de partidos ya forman más de un cuarto del certamen, replanteando así objetivos, necesidades, ilusiones y urgencias.

Sin importar su once inicial, Lanús sigue ganando y desplegando su juego característico. Ya no es una sorpresa. En esta jornada puso su mejor formación para cargarse a un peso pesado, Newell’s, y alcanzar su tercer triunfo al hilo. Basándose en la poca jerarquía de un plantel conformado por juveniles, se mantiene cierto escepticismo acerca de la posibilidad de ver al Granate peleando arriba en el ámbito local y avanzando en la Libertadores.

Un arranque turbulento en el ámbito continental, siempre presentando mayoría de titulares, hace que en la institución ya no se vea con tan malos ojos volver a apostar al título local, en donde los suplentes dieron respuestas más que interesantes. Con cuatro por jugar en la fase de grupos, este buen equipo aún tiene tiempo para darse el lujo de dividir sus apuestas.

La otra cara de la moneda es lo que ocurre en Boca. Siempre tentado en buscar una nueva corona continental, ya se puede decir que el arranque del Xeneize en el Clausura es muy pobre. Perdió 0-2 ante Independiente y apenas suma seis unidades, misma cantidad que en la copa, con la diferencia de que en este último aún tiene puntaje ideal. El margen de error parece ser escaso para un plantel que aún no ha demostrado estar a la altura de las exigencias. Claro que los de Ischia tienen una ventaja: las buenas actuaciones en la Libertadores y el flojo nivel de sus rivales en ese certamen le dan cierto aire para pensar en una recuperación en la liga.

Para continuar con la asimetría, River superó a Arsenal 3-1 y se recuperó la caída sufrida ante el débil San Martín de Porres entre semana. Sus diez unidades lo ubican expectante, cerca de los líderes y con posibilidades de aprovechar cualquier tropiezo, aunque su historia reciente en la Libertadores lo obligará a emplear toda la artillería en cada encuentro si es que quiere volver al máximo nivel continental.

Si el arranque de Boca es pobre, el de Estudiantes es prácticamente igual. En esta fecha cayó ajustadamente por 0-1 ante Vélez, perdiendo una serie de 37 encuentros invicto en casa y viendo alejarse aún más a los de arriba. Está claro que su objetivo es la Copa, en la que suma un triunfo y una derrota en los dos partidos que disputó.

El más equilibrado es San Lorenzo, que perdió dentro y fuera del país con la misma escasez de recursos. Después de su impresionante victoria sobre River, el Ciclón viajó a Arroyito y se trajo un 1-3 en el debut de Reinaldo Merlo al frente de Rosario Central. En la semana había perdido ante Libertad en Paraguay, en lo que fue su segunda derrota en dos partidos fuera de casa en este certamen.

Analizando los casos particulares, es evidente que el andar por dos torneos no es un lecho de rosas para nadie. Algunos disfrutan del campeonato, como es el caso de Lanús, que alternó titulares y suplentes para subirse a la cima e ilusionar nuevamente a su gente. Sin jugar de manera convincente, Boca es el que más sonríe en la Copa, y con seis puntos en dos partidos parece que su clasificación a octavos va a ser un trámite. A los otros tres les cuesta por igual, y todos presentaron altibajos en una u otra competencia.

¿Cuál será el resultado de todas estas apuestas y riesgos a los que se enfrentan los planteles en estas situaciones? Viajes que suponen un lógico desgaste, rivales duros y un torneo local ajustado pone el escenario para esta aventura.

Podrá sonar raro en principio, pero al observar las estadísticas es evidente el hecho de que los calendarios sudamericanos son obra del demonio. En Europa los torneos duran una temporada, y la Champions League también, por lo que los clubes tienen sus encuentros esparcidos a lo largo de todo el año futbolístico. Diametralmente opuesto es lo que ocurre en Argentina, ya que tanto la Libertadores como la liga comienzan y terminan entre enero y junio, apretando tanto a los jugadores como a los equipos, devastados justamente por una crisis que exporta sin freno desde hace años. Será cuestión de esperar para ver cómo se resuelve cada historia.

En otros resultados, Colón le ganó 2-0 a Banfield como local y alcanzó la línea de Vélez, apenas una unidad por debajo del líder Lanús. Gimnasia de La Plata le sigue escapando al descenso. En esta jornada empató en uno ante Argentinos Juniors y suma diez puntos al igual que River.

Párrafo aparte para un apático e incompetente Racing. La Academia cambió de técnico, pero todavía tiene 11 problemas por resolver dentro del campo de juego y otros tantos en el banco de suplentes. Recibió una paliza de Tigre, que se recuperó de un arranque poco feliz y lo vapuleó por 4-1. Ahora los de Avellaneda fueron alcanzados por Central en la tabla de promedios. Ambos figuran en zona de promoción, pero podrían caer momentáneamente a los puestos de descenso si San Martín gana su próximo partido.

Descenso es justamente lo que le espera a Gimnasia de Jujuy en muy poco tiempo. Comenzó ganándole a Huracán, pero el Globo lo dio vuelta por 2-1 y le asestó otro golpe al equipo del norte, que ya no tiene entrenador tras la renuncia de Labruna. Deberá descontarle 12 puntos a Racing y Central si no quiere volver al ascenso.

Para terminar hay que hablar otra vez de los tucumanos y mencionar que su encuentro visitando Godoy Cruz, clave por la permanencia, fue suspendido por incidentes a los 63 minutos. Aún resta conocer el fallo oficial, pero todo parece indicar que no habrá quita de puntos para los mendocinos. ¿Algún día se acabarán estas barbaridades?

La sexta fecha tiene como destacado Vélez-River. Los de Liniers buscan confirmarse como candidatos y el Millonario no quiere dejarlo subirse al tren.


Primera B Nacional
Dos equipos parecen haberse cortado del resto. Hacer que esto sea definitivo y no un simple momento depende de ambos, cuyas expectativas de llegar a la elite son cada vez mayores. Se trata del líder Chacarita (45) y Aldosivi (42), éste último con seis victorias al hilo que lo transportaron milagrosamente del puesto 13º al de escolta.

En zona de promoción dos cordobeses, Belgrano e Instituto, ambos con 37 puntos. Ahí todo comienza a apretarse con la presencia de Talleres (36), Atlético Tucumán (36), Rafaela (35, un partido menos) e Independiente Rivadavia (34).

Vale destacar una lamentable curiosidad matemática. Si bien su gran campaña lo encuentra peleando en los primeros puestos, Talleres está en zona de descenso directo. Sí, absolutamente increíble. Bienvenidos al fútbol matemático, digo, argentino.

1 comentario:

Martín dijo...

Siguen las buenas noticias (me refiero a las derrotas de Boca :-P), y me alegro que por fin Tigre gané (lo siento por el racing, pero...).

Lo que comentas del calendario es para hacerselo mirar...pero mientras Sudamericana y Libertadores no sean simultaneas (y deje de jugar boca y river las dos), sera dificil solucionar algo.

Ah, a ver si Aldosivi sube, ya que estamos...