.

.

Dos realidades muy diferentes en La Plata

A pocos días de la disputa de los choques que no dejan dormir a unos pero permiten soñar a otros en La Plata (capital de la provincia de Buenos Aires), Estudiantes y Gimnasia se juegan un destino cuya definición de la gloria es bien distinta por los extremos en que se ubica. Si unos tienen ante sí una tarea harto complicada como levantarle a Atlético Rafaela el 3-0 que les endosó en la ida de la promoción, otros buscan reeditar éxitos del pasado en la máxima competición continental con el inconveniente de hacerlo en territorio ajeno ante un enemigo que comparte el mismo anhelo.

Gimnasia & Esgrima busca evitar el drama…
Club perdedor por definición, en el cómo y el cuándo de sus derrotas está su encanto. Lógicamente a nadie le gusta perder, menos aún a los hinchas Triperos, que han hecho de esta insana costumbre su estigma desde que allá por los años 30 sucumbiera ante la injusticia arbitral en un campeonato destinado a encumbrar al “Expreso”, un equipo para siempre en la memoria de todo hincha del Lobo que por desgracia ha revivido la amarga experiencia algunas ocasiones más.

Ahora lo que no quieren sufrir de nuevo es un descenso como el de 1979, cuando pasaron todo un lustro en la “B” hasta 1984, momento desde el cual han estado ininterrumpidamente con los grandes, una racha que salvo milagro puede verse truncada de una forma tan triste como inesperada.

A continuación las imágenes del partido de ida de la promoción, donde Atlético Rafaela les endosó un 3-0 que casi los sentencia, aunque aún tienen una chance que si bien es complicada de solventar no es imposible:



… y Estudiantes suspira por alcanzar la gloria
Pasamos a la euforia del Pincha, que puede recibir su mayor alegría desde hace 4 décadas si sus chicos son capaces de rememorar los laureles que antaño lograron la Bruja Verón (padre, obviamente), Bilardo, Conigliaro y compañía, capaces de ganar 3 veces consecutivas la Copa Libertadores y la Intercontinental del 68 en Old Trafford.

Para ello la misión no será nada sencilla: vencer en Brasil a un Cruzeiro al que ya se enfrentó en la fase de grupos, donde cada uno goleó en su casa. Ahora, tras el empate sin goles cosechado en tierras argentinas, no les queda otra que superar a una Raposa que lo tiene todo a favor para sentenciar en el Mineirao. Si lo consiguen alcanzarán la inmortalidad que ya obtuvieron sus antecesores en el trienio mágico (1968-1970), culminando la faena que comenzaron bajo la dirección del Cholo Simeone con el campeonato de 2006 y quitándose el mal regusto que les quedó al caer el año pasado ante Internacional de Porto Alegre en la final de la Sudamericana.



En unos días la resolución de ambas finales, que pueden sumir a La Plata en la fiesta o en la depresión futbolera más fuerte que se recuerde en decenios.

7 comentarios:

Martín dijo...

La verdad me sorprendió la catástrofe ante rafaela, tras un torneo bastante bueno, y salvando un descenso directo que parecia muy cercano...eso si, si se queda, que sea ganando por 4 a 0, eso de la ventaja deportiva me asquea...

En cuanto a Estudiantes...me encantaría volverle a ver ganar la libertadores, pero parece complicado, tras no aprovechar su chance de local. Al menos, siendo positivo, es un 0 a 0, no una derrota...

Darío dijo...

Yo diría que solo un milagro puede salvar a Gimnasia.
Es el fruto de malas campañas y de la justicia divina (recordar como sus simpatizantes amenazaron a los jugadores para que se dejen perder con Boca en el 2006 y perjudicar a Estudiantes).
No tengo tristeza alguna por un descenso de Gimnasia. Ferro es mucho más y hace años que está en segunda.
Por otro lado, Rafaela se merece la primera división, lo bailó desde el principio.
Igualmente, tiene la horrenda "ventaja deportiva" (que sirve sí y solo sí para equipos de una misma categoría). Sin embargo, ganar por 3 goles es muy difícil, además Rafaela va a jugar muy tranquilo.

AH dijo...

Darío, te cuento que le estás errando muy feo con tu comentario, los que amenazaron a los jugadores fueron los barras, mercenarios sin escrúpulos que utilizan al club con fines de lucro. Todo verdadero hincha de Gimnasia quería que nuestro equipo gane ese nefasto día del año 2006.
Además, Atlético de Rafaela nunca demostró un juego sólido en toda la temporada (entró de casualidad a la promoción), y como dice el video su delantero metió solamente 6 goles en 38 partidos. Nosotros le ganamos al campeón, a Huracán y al mejor equipo argentino de la actualidad, Lanús. 9nos en la general. Por último quisiera comentar que el tamaño de la cancha rafaelina es vergonzoso, yo estuve ahí y la verdad está mas cerca de una de fútbol 5 que de Primera.

Fútbol de Primera dijo...

Lo de la dimensión del estadio de Rafaela, vamos... que si no fuera reglamentario allí no se podría jugar al fútbol. Que sea un poco más chico que el de otras canchas (que la del Bosque tampoco es el Maracaná) no es excusa para lo pésimo que jugó Gimnasia. Lamentablemente -saben bien lo mucho que quiero al "Lobo"- lo veo bastante complicado para mañana. Pero no hay que perder las esperanzas. Rafaela tuvo una campaña patética en condición de visitante. Aunque Gimnasia adolece de gol como pocos.

No coincido para nada con eso de que "Ferro es mucho más y hace años que está en segunda". Ferro no deja de ser un club de barrio, por más que haya salido campeón en los 80s. Gimnasia, al igual que Estudiantes, Newells o Central, por poner algunos ejemplos, es un club de ciudad, con una masa social inmensa y una pasión que pocos equipos tienen en Argentina.

Saludos amigos!

Darío dijo...

Las dimensiones del estadio de Rafaela son similares a las del estadio de Argentinos Juniors.
El de Gimnasia también es chico.

AH dijo...

Hola Darío!!! festejaste el gol de Niell?? jijiji otra vez será, el Lobo es un equipo de primera, no como Ferro. ¿Así que Grondona y su mano nos ayudó? por favor, que ignorante sos...
Los promedios y la ventaja deportiva son injustos, es verdad. Eso no lo puedo negar, de hecho se crearon luego de que desciendan dos grandes (San Lorenzo y Racing), oh casualidad. Pero bueno, hasta que no se vaya nuestro nefasto presidente y sus allegados de la AFA (único funcionario que sigue en su cargo desde la dictadura militar) mucho las cosas no van a cambiar.
Sólo me queda comentar que concuerdo totalmente con sus opiniones del fútbol argentino, excepto con las del nabo de Darío.
Saludos muy buen blog0000000000000000

Darío dijo...

Cuando ganen un torneo hablamos, AH.