.

.

Humano

A veces, dentro de la repetitiva, cansada y maldita cotidianidad, donde cada día es tan parecido al anterior que la más leve variación de la norma te deja sorprendido, sucede algo especial.

El que ese algo sea el haberse uno trasegado, solo, sin haberse dado cuenta, una botella entera de Lambrusco, no deja de ser, por etílico que sea el asunto, un cambio. ¿Habrá influido la ingesta alcohólica con que en estos momentos este viendo, sin vomitar, “Tienes un E-Mail”? Lo dudo. Pero casi prefiero esa excusa a tener que admitir que cada hora que pasa, cada segundo, me vuelvo más viejo y ñoño.

Escuchar Canciones pedorras (peor, cantarlas), ver películas sensibleras y lacrimógenas (y con Meg Ryan y Tom Hanks…por Dios Macho, ¡¡Meg Ryan¡¡)…me falta escribir poesía.

Ah no que eso también lo haces, capullo…

Si, es en días como este, en momentos así, donde te das cuenta de lo malditamente graciosa que es la vida. Si, graciosa. Es un chiste, largo, desagradable y cruel, pero un chiste al fin y al cabo, que comienza en mitad de un calentón y termina con los hijos peleando por la herencia. En serio, si uno lo ve por el lado cómico, es desternillante.

Lastima que poca gente sea capaz de reírse demasiado de si mismo, y que reírse de los demás, no con los demás, suela ser un patético ejercicio de gilipollez. Pero…si uno encuentra el punto exacto, ese punto irónico pero no sarcástico, justo ese punto donde uno sonríe, pero no suelta una carcajada, entonces, habrás pillado el chiste.

Lo cual no sirve de mucho, todo sea dicho.

En fin, que más da, ¿a quien le importa de verdad lo que pienses, digas, creas o quieras? ¿A dos, tres, cinco, diez personas? ¿Tantas? ¿De verdad te crees tan jodidamente importante como para que tus sentimientos merezcan una minima atención? ¿Le importaran a alguien cuando hayas muerto? ¿Se acordara alguien de ti dentro de 5 o 10 años? ¿Quién te crees que eres? ¿ Te diferencias en algo a un campesino de la edad media, analfabeto, que solo vivió para trabajar, tener hijos y morir miserablemente? De hecho, ¿te diferencias en algo de alguna de las cucarachas que en algún momento pisó la tierra?

Si.

Tenemos la maravillosa fortuna de poder pensar cuan miserables somos, lo odiosamente horrible que es nuestra vida, lo mediocre de nuestros sueños, lo patético de nuestras ilusiones. Si, una cucaracha jamás pensara en eso. Felicidades, has descubierto nuestro pequeño secreto, somos la única especie capaz de amargarse, de sufrir una y cien veces por lo mismo, de soñar lo imposible y desear lo inalcanzable.

No somos cucarachas, no, somos imbéciles.

¿Necesitas algún ejemplo, algo que te confirme lo que ya sabes? Mírate, recuerda el día que descendió tu equipo, como sufriste como un perro, como incluso llegaste a llorar. ¿Por qué, que es lo te ha dado ese club, que es lo que le debes, que te implica emocionalmente de tal manera con un grupo de once millonarios en pantalón corto? No ves sus partidos, no vas al estadio, no ganas dinero con ellos, ¿Qué es lo que te conecta realmente con ellos, a ti y a miles de personas mas? ¿Unos colores, una camiseta que cambia año si y año también, llena de publicidad, un escudo que se transforma poco a poco, para modernizarlo, un nombre, que es el de una ciudad que no es la tuya? ¿Por qué te sientes mal cuando pierden un partido, porque influye tanto un marcador, unos simples números en tu vida? ¿Y cuando ves a todas esas personas, tristes, incluso llorosas, cuando su equipo ha perdido una final, que sientes? ¿No crees que algo tenemos mal en nuestro cerebro, no crees que es patético, demencial, sin sentido, preocuparse por algo tan poco relevante? ¿No te hace pensar, reflexionar? ¿Qué sentido tiene, incluso ganar, cuando a una liga le sucede otra, a una copa otra, cuando el dinero lo es todo, cuando ese jugador que idolatrabas se va a otra parte, solo por un sueldo mas grande…si el, que es quien juega, no tiene remordimientos, no pasa noches en vela…¿por que tu, idiota, dejas que esa pasión malsana te robe un solo minuto de tu tiempo, un solo pensamiento de tu mente, un solo latido de tu corazón?¡ responde, maldita sea¡

No, lo haré yo por ti…porque eres humano, odiosa y maravillosamente humano, un perfecto representante de una raza mitad monstruo mitad ángel, capaces de cualquier barbaridad, inimaginable (y eso, imaginación para el horror, no os falta), al tiempo que seres ingenuos capaz de emocionaros con cualquier estupidez, de llorar por una flor, reír con una mariposa, soñar con las nubes…y amar el Fútbol. Humanos, eso es lo que sois, malditos humanos…



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias

Anónimo dijo...

q bien escribes martin