.

.

Los premios Darwin y el Fútbol

Seguramente mucho de vosotros conoceréis los Premios Darwin. Se trata de unos jocosos galardones otorgados a aquellos miembros de la raza humana que contribuyen a la mejora de la misma…desapareciendo. O mejor dicho, haciéndose desaparecer, debido a alguna acción particularmente estúpida. De esta manera, si continuamos el razonamiento, si alguien capaz de cometer acciones particularmente insensatas se retira de la circulación (al igual que su digamos…”material genético”), por fuerza la especie debe mejorar (todo esto, entendiendo el tono irónico en el que nos movemos).

Por dicho motivo, los candidatos a ganar el premio deben estar o bien muertos, o bien haber perdido las facultades reproductivas.

Pues bien, como comprenderéis, de lo que aquí vamos a tratar es de la relación existente entre algunos de estos premios Darwin, y el mundo del Fútbol…

A finales de marzo de 1999, un joven jugador rumano de 24 años, Mario Bugeaunu, del Gloria Bistrita de la primera división de su país, fallecía junto a su novia Mirela, en su garaje. Dentro del coche. Deseando consumar su pasión desatada en el asiento trasero del vehículo, Mario olvidó apagar el motor…los gases acumulados en un espacio cerrado, hicieron finalmente su efecto.

Este triste (y al tiempo, ardiente) final, les hizo ser nominados al premio.

En el 2001, de nuevo vemos otra relación entre deporte y estupidez, aunque en este caso algo más lateral.

Se trata de la mención honorífica concedida a dos ladrones ingleses, que decidieron entrar a robar en una casa…sin saber, por lo que se ve, quien era el propietario.

Duncan Ferguson, delantero escocés del Everton (un tanque de más de 1,90), y una de las peores bestias que han paseado por los terrenos de juego en los últimos años. Cuatro veces convicto por cargos de asalto, de hecho llegó a entrar en prisión durante tres meses por la última de ellas…que se produjo en un terreno de juego, un cabezazo a un rival.

Duncan sorprendió a los desgraciados cacos en mitad de su faena, detuvo a uno de ellos (le detuvo hasta tal punto que tuvo que estar ingresado tres días en el hospital), siendo capturado el otro posteriormente por la policía.

Espero que al menos, fueran hinchas del Liverpool…(vaya, es el segundo futbolista británico del que hablamos en los últimos tiempos con experiencia carcelaria...esperemos que no sea una moda).

Por fin, para concluir, y aunque no fueron siquiera citados honoríficamente…me gustaría proponer a otra mención de este tipo, a dos jugadores del Steaua.

Situémonos. 2006. Derrota del Steaua, precisamente ante el Gloria Bistrita con el que comenzábamos este repaso.

Victoras Iacob, jugador del equipo capitalino, es expulsado en la segunda parte. Cabreado, de camino al vestuario, decide romper una ventana para desfogarse. Resultado, tiene que ser ingresado con hemorragia.

Su compañero Mirel Radoi, al final del encuentro, tuvo la misma idea, con similar resultado, y encima, rompiéndose un tendón.

Lo dicho, sin duda esta pareja, también se merece al menos, una medallita…

De Postre:

-Duncan haciendo una llave de cuello.

-Duncan "apartando" a Paul Ince.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

oye xavales soy london road, e metido un gol kon mi ekipo!!! soy un krak x cierto de vez en kuando os ablare d e mi mejor amigo ke se llama adrian gomis, k al año k viene en juvenil jugara en el levante nacional o inkluso en el d honor
jeje
adios soy un krak e markao!! el ferguson ese ta loko, yuo peor

Anónimo dijo...

Esto es cafe futbol o bar deportes?

Martín dijo...

Pues teniendo en cuenta que adoro Bar Deportes...:-P

Pero vamos, que lo bueno del Cafe es que aqui entra todo...y a mi al menos me gusta todo lo que de periferico tiene el futbol (y si nos sigues desde hace tiempo, recordaras el asunto de las mascotas...)

Saludos¡