.

.

Argelia vence la batalla de Omdurmán

Sinceramente, servidor pocas veces había visto algo igual pese a haber vivido cientos de partidos internacionales de todo tipo, pero este creo que por ahora se lleva la palma. En un clima pre-bélico por la rivalidad política y deportiva de dos naciones vecinas se ha disputado el partido del año, posiblemente no en lo deportivo pero seguramente si por el contexto y significado del mismo.

La intensidad ha sido tal que ya en el primer minuto relució la primera tarjeta amarilla, premio para el argelino Nadir Belhadj por una patada a destiempo cuando se le marchaban por la banda. A los 3’30” la primera tangana. Todo apuntaba a una batalla campal entre los jugadores con el paso de los minutos, aunque si bien ambos bandos jugaban al límite casi no hubieron acciones desleales.

Eso sí, las consignas se siguieron al pie de la letra. Ningún tipo de concesión. Sin contemplaciones con el contricante. Aboutrika y Ahmed Hassan intentaban crear en la media pero el centro del campo argelino no les dejaba respirar, aunque el primero de ellos tuvo una buena ocasión a la media hora con una volea desde la frontal que salió desviada. Poco después un punterazo del carrilero Al Muhamadi a pase de Aboutrika casi abre el marcador a favor de los egipcios.

Sin embargo sería el central argelino Yahia el que cazaría un balón suelto en el área poco antes del descanso para lanzar un latigazo imparable para El Hadary. Todos los Fennecs, aficionados, jugadores y cuerpo técnico, explotaron de alegría. Bengalas ardiendo y banderas argelinas ondeando en las gradas. Pero lejos de amilanarse, Egipto dio un paso al frente. El poco tiempo restante antes del entretiempo fue suyo, presionando con más corazón que fútbol a un rival que se defendía con todo


 

La segunda mitad se inició con los cambios de Zaki y Fatih por Hosny y M.Zidan en Los Faraones, que desde el primer momento tomaron el control con la intención de igualar lo antes posible la contienda, algo que no incordiaba para nada a una Argelia que aguardaba rezagada su oportunidad a la contra toda vez que cortocircuitaban en la media la fluidez habitual del bicampeón continental.

A los 60’ en un minuto pudieron sentenciar unos e igualar otros. Primero Abdelkader Ghezzal casi coloca el 2-0 con un gran cabezazo muy bien atajado por El Hadary ¿La respuesta? Jugada tremenda de Zidan que cede a Moteab, cuyo derechazo fue despejado en la línea de gol por Chaouchi. Apenas fue un destello, pues tanto antes como después todo siguió la misma dinámica: posesión infructuosa egipcia y defensa casi inaccesible argelina, que cortaba el juego con constantes despejes y faltas conscientes de la inoperancia del rival a balón parado.

A los 71’ Said la cuelga en el área dejando en franca posición a Aboutrika, al que una heroica intervención de Chaouchi chafa la ocasión de gol. Los posteriores rechaces casi llevan al gol pero ni Mohamed Zidan ni Hosny estuvieron afortunados.

Pasaban los minutos y la desesperación se apoderaba de una selección de Egipto que ha jugado casi toda la 2ª mitad como si del minuto 90º se tratara, siempre incapaz de desarbolar la sólida zaga argelina, que plácidamente veía el transcurrir de los minutos como el camino más directo al cielo de cuatro sílabas: Su-dá-fri-ca.

Probablemente Egipto sea mejor selección que Argelia, pero estos han merecido claramente la obtención del último billete africano no solo por el partido de hoy sino también por la gran fase clasificatoria que han realizado desde que diesen inicio las eliminatorias. Será el tercer Mundial para Argelia tras los de 1982 y 1986.

Una reflexión para finalizar: la FIFA suele ser muy permisiva con los graves acontecimientos que a veces suceden en el continente africano.Habitualmente atenta a estupideces como la de Maradona (que solo lo deja en mal lugar a él mismo y de la que en todo caso tenían que haber respondido los calumniados), la federación internacional tiende a olvidarse de las cosas verdaderamente importantes, especialmente hechos como los que suceden a veces en África en los partidos de selecciones, como hemos podido ver hoy (con muchos más espectadores de los 42000 que cabían en el estadio) o como pudimos sufrir en la tragedia de Costa de Marfil el pasado 29 de marzo, cuando 22 personas fallecían por el mismo motivo de excesivo público.

7 comentarios:

Ariel dijo...

Hace rato que no paso por aquí, pero era necesario aparecer en este tema.

Vaya a saber por qué razón, Argelia es un país que siempre se me hizo simpático.

Quizás porque su nombre es similar al del mío, quizás por su carácter de pueblo castigado, quizás por ser el que alberga la mayor parte del Sahara, o quizás porque desde hace más de una década vi que un tal Zidane —y no Zinedine— era el que llevaba la bandera de sus filas años antes de que naciera.

En el panorama global de las eliminatorias, creo que Les Verts han merecido largamente la clasificación. Su vuelta a un mundial se la ganaron dignamente con un equipo trabajador y guerrero.

Ya dije que siempre seguí a Argelia, pero no aclaré que estas eliminatorias no me causaban ningún optimismo especial. Las pobres actuaciones de los últimos años no anticipaban un final así. Sólo con el correr de la pelota se llegó pensar que este país podría contar con un boleto en Sudáfrica.

Un párrafo aparte para lo que ocurrió en Egipto, que bien pudo haber terminado en tragedia. La FIFA debería tomar serias medidas. Un grupo de argelinos pasará a la historia como héroes en un encuentro que no debería haberse jugado. Tal vez suene injusto que un siempre correcto plantel egipcio pague por las barbaridades que cometieron sus hinchas, pero debe haber algún castigo, y tiene que ser severo.


Me pone feliz imaginar que en algún rincón de Europa, cierto ídolo de poco cabello debe tener una gran sonrisa por el país de sus familiares y su tío ex futbolista.

Martín dijo...

A mi la selección argelina me cae simpatica desde cierto asqueroso partido del mundial 82 jugado en Gijon...y que fue tambien el comienzo de mi "odio" deportivo hacia la seleccion alemana (y algo menor hacia la austriaca).

Despues de eso, no puedo evitar desear que les vayan las cosas bien.

Garrincha dijo...

Yo he de admitir que "mi" selección africana siempre ha sido Egipto (más allá de que los propios argelinos o Costa de Marfil me caen muy bien), pero lo de hoy ha sido más que justo. Aparte de alguna ocasión esporádica, Argelia ha sabido cerrar completamente las vías de creación egipcias, un equipo con un enorme potencial pero que se ha obcecado y desesperado demasiado pronto.

En definitiva, Argelia logra un pase justo, histórico y dulcísimo para ellos por el como, el donde y el cuando.

Felicidades a Les Fennecs, ojalá realicen un buen papel en el Mundial :)

Martín dijo...

Hum...pues yo no he pensado que seleccion africana me gusta...seguramente...algo Camerun (por el 82 y el 90), Mali (por Kanoute) y luego las raras...pero realmente, ninguna que pueda definir como mia...

Mauricio dijo...

Yo me apunto con Camerún, por eso estoy muy feliz de que regrese.

cityground dijo...

Enhorabuena Argelia, se lo han ganado después de tantos años sin dar ni una alegría a su afición.

Amelio Luna dijo...

Vota en la encuesta del Mundial de Clubes y gana una camiseta!!!