.

.

Las bondades de Reinaldo Rueda

Primero de una serie de artículos en homenaje a los guerreros que hicieron la hazaña de llevar a Honduras a su segundo mundial.


El héroe de Honduras, un colombiano, por el que muchos gustosamente votaríamos para presidente de la republica, al hablar de las virtudes de sus jugadores, o las de los rivales, suele referirse a esas virtudes como “bondades.”

Recuerdo claramente tras el partido contra Canadá, que se gano de visita 1-2, al DT hablando de la bondad que tuvo Ramón Núñez para anotar los dos goles que nos dieron un triunfo histórico. O previo al partido contra Costa Rica en San Pedro Sula, hablar de las bondades de los jugadores ticos.

Pues bien, honor a quien honor merece, y es necesario mencionar algunas cualidades del hombre que tuvo la bondad de guiar al Honduras a su segundo mundial. Colombianísimo, caleño, con su particular forma de hablar , hincha del Deportivo Cali, y un apasionado por el fútbol, aunque no siempre deja ver sus emociones.

Era Enero del 2007, cuando circuló la noticia de la llegada de Rueda al banquillo bicolor. Es muy fácil decirlo hoy, pero puedo asegurar que de entrada me pareció una excelente contratación. Es cierto, venía de quedar eliminado del Mundial 2006 con Colombia, pero habiendo visto algunos partidos, me parecía un gran conocedor y un tipo inteligente. Quizá de haber tomado a Colombia desde el principio, y no con un punto de doce posibles, la historia hubiese sido diferente.

El punto es que por primera vez en muchos años, los directivos tomaron una decisión sensata. Arriesgada eso sí, pero hoy queda claro que fue una buena decisión. Asumió, junto al asistente Alexis Mendoza, el preparador físico Carlos Velasco y el preparador de porteros Pedro Zape, luego de una vergonzosa participación en la Copa UNCAF 2007, haciendo su debut oficial en el triunfo 2-1 sobre El Salvador, en Fort Lauderdale, Florida.

Su primer gran reto fue la Copa de Oro 2007, donde lo más sobresaliente fue el triunfo sobre México 2-1. Sin embargo, se salió por la puerta de atrás, después de la derrota en cuartos ante Guadalupe.

Para entonces, ya Rueda había tenido esa mala experiencia y la derrota en su primer juego en casa, un amistoso en La Ceiba contra Haití, y empezaba a recibir algunas críticas. Sin embargo, viéndolo hoy, se puede decir que de esos dos tragos amargos, se empezó a construir el éxito mundialista. Descubrió algo que no era novedad, que el problema de los jugadores catrachos era la mentalidad, por eso fallaban en los momentos claves.

Y más importante aun, descubrió el porque se fallaba tanto en casa. Tras ese partido contra Haití, comenzó a pedir a la afición apoyar, pero sin desesperarse, y de igual forma a los jugadores, no dejarse llevar por la emoción del apoyo del público, y concentrarse en el la parte táctica juego. Ese juego, uno con Panamá en la copa UNCAF 2009 y la derrota ante Estados Unidos, son las únicas que contabiliza en casa.

No fue un lecho de rosas el camino hacia el Mundial. Muchos, entre los que me incluyo, criticamos sus convocatorias, cuando a veces parecía que llamaba jugadores que no


debían estar, y dejaba fuera a otros que andaban con buen nivel. Además, muchas veces vimos planteamientos sumamente defensivos en los partidos de visita, o convertirse en defensivos luego al anotar un gol. En México nos paso en la fase de grupos y en Estados Unidos por la hexagonal, que luego de ir ganando 1- 0, nos echamos a defender y acabamos perdiendo.

Pero bueno, siempre he pensado que al final, si el técnico logra los objetivos, es él quien tenía la razón, y no los críticos. Hoy puedo decir que la mayoría de jugadores que se mostraban seleccionables, recibieron su oportunidad. Los que supieron aprovechar, probablemente irá a Sudáfrica, los que no, no pueden quejarse y decir que no los tomaron en cuenta.

Según el mismo relata, los momentos de mayor tensión, fueron previo a cerrar la fase de grupos, cuando no estaba asegurado el pase a la hexagonal y había que recibir a México. Y por supuesto, tras la derrota con Estados Unidos, en el penúltimo juego y tener que depender de otro resultado en la visita a El Salvador.

Vimos durante el proceso a un Reinaldo Rueda con enormes ojeras producto de las noches de desvelo por la tensión que generaba su trabajo, vimos su cara de reflejando el agotamiento de estudiar, analizar, pensar, planear. Se ve que ha envejecido en estos tres años. Pero hoy en día, tiene un semblante totalmente diferente, producto de la satisfacción del deber cumplido.

También, tuvo sus enfrentamientos con la prensa. Después del gane 1-0 en casa ante El Salvador, se le atacó porque no se había jugado bien, mientras él defendía que se había sacado el resultado. Y previo a la Copa de Oro, se le criticaba por no llevar a los estelares, mientras él defendía la necesidad de darle descanso a sus principales fichas, y roce a los jóvenes valores.

Supo demostrar su autoridad también, en el conflicto con “Rambo” de León a quien sacó de la convocatoria por unas declaraciones polémicas en las cuales aseguraba estar lesionado, y a lo interno del grupo, se sabe que también aplico disciplina, aunque por respeto, nunca se ventiló de que forma ni a quienes.

Finalmente, confesó que tras acaba ganando 1-0 ante El Salvador, ya pensaba en el repechaje, pues lo que sabía era que Costa Rica iba ganando. Se dirigió al camerino y le pidió un milagro a la virgen. Cuando procedía a volver al campo y pidió disculpas al árbitro (pues había salido expulsado), estos lo felicitaron y no entendía porque. Al llegar al campo, supo la buena noticia y terminó siendo llevado en hombros.

Se dice que se le otorgará por decreto la nacionalidad hondureña. Es lo que él quiere pues como persona noble que es, siente agradecimiento por el país que le dio la oportunidad. Pero la historia no quedará aquí. Aunque ya es héroe nacional, no dudo que hará uso de todo su empreño, conocimiento, experiencia y pasión, para escribir una página gloriosa en Sudáfrica.

¡Gracias “profe” Rueda, por ser tan bondadoso con Honduras!



1 comentario:

Martín dijo...

A veces parece que en el cargo de entrenador (y mas en el de seleccionador) es mas importante tener espaldas para aguantar las criticas que cualquier otra cosa...