.

.

El primero del año

Nada hace comprender mejor lo relativo del tiempo como el estar en el lado equivocado de la puerta del servicio de un atestado bar, tras unas cuantas cervezas.

O eso he oído decir, que uno no se deja caer por esos antros oscuros y llenos de degeneración…no, no se deja caer, se tira en paracaídas.

Pero incluso dejando de lado el subjetivismo de nuestras sensaciones temporales, lo cierto es que el tiempo no es el mismo para todos. Ayer un amigo mío, de mujer madrileña, celebró por ejemplo dos veces el cambio de año, la primera al ritmo marcado por el reloj de la puerta del sol, y luego cuando le llego la hora del cruce en Caracas, donde vive.

A veces, cuando escucho todas esas pamplinas mileniaristas sobre Apocalipsis, fines del mundo y demás, que fijan una fecha concreta del calendario, me pregunto. ¿El Apocalipsis se guiara por la hora de Greenwich, la del Valle del Armageddon o la de Pekín, por eso de empezar por donde mas gente hay? Porque cuando en un lugar estamos a una fecha, en otro aun no llegaron, y en el de mas allá están a punto de dejarla…tal vez seria cosa de hacer como los chinos, que para no complicarse, tienen la misma hora para todo el país…a pesar de que existan cinco horas de diferencia real de un extremo al otro.

Voy a dejar acá este tema (mas que nada, porque en Fronteras lo desarrollaron mucho mejor, así que os recomiendo que le leáis a el), pero no del todo.

Mi intención hoy era encontrar el primer lugar del mundo donde se jugo al fútbol en un partido oficial, tras el ingreso al nuevo año.

Y para ello, debemos desplazarnos hacia la tierra del sol naciente, donde a las dos de la tarde hora local (seis de la mañana en Madrid), en el estadio nacional de Tokio, ante mas de 42000 espectadores, se disputó la final de la copa Emperador del 2009, donde el defensor del título, el Gamba Osaka, volvió a hacerse con el trofeo, tras derrotar por cuatro tantos a uno al Nagoya Grampus. La figura del choque, el enorme Endo, con dos preciosos goles.



De ayer a hoy, un año nos separa. Con 365 días por delante, nos queda mucho fútbol por disfrutar (o sufrir), muchas cervezas por beber, muchas palabras que decir, muchas que deberíamos decir y no diremos, y muchas que nunca deberíamos pronunciar y que se escaparan.

En realidad no es nada nuevo, seguimos surcando las aguas de la eternidad, hendiendo las olas del tiempo, dejando atrás una estela de recuerdos, la proa hacia el frente, con destino a un lejano horizonte más allá de nuestra vista.

Ya estoy en la mitad de esta carretera ,tantas encrucijadas quedan detrás.
Ya está en el aire girando mi moneda y que sea lo que sea. “



No os voy a desear feliz año (aunque os lo desee). No le pediré al destino que sea benévolo con vosotros, pues ningún caso me hará. No, simplemente os pido que sonriáis, lloréis, améis, sufráis, que tengáis buenos momentos que compensen los malos que seguro llegaran. Pero sobre todo, y por encima de todo, que viváis, que sintáis que cada uno de los segundos que llegan es nuevo, y todo es posible, mientras exista el futuro. Si, incluso que el Barcelona deje de ganar…

Posdata: Que no, que no fumo…

4 comentarios:

Luisi dijo...

Feliz Año nuevo a todos los Cafeteros!

cityground dijo...

Feliz 2010 al universo cafetero.

También hubo jornada en la Conference inglesa hoy, con dos narices.

Mauricio dijo...

Prospero 2010, año mundialista

Diego González dijo...

Feliz año nuevo y próspero mundial!!