.

.

Vivir sin fútbol

En esta vida cuando perdemos esas pequeñas cosas del día a día que en principio minusvaloramos acaba sucediendo que luego las extrañamos como el mayor tesoro que pueda existir. Hay quien echa de menos el cariño de la novia que te dejó, los amigos que quedaron atrás, el buen trabajo que conservó por un tiempo… y yo extraño a la pelota (y más hoy que es sábado).

Hace ya 3 semanas que abandoné mi Málaga natal rumbo a una aventura austríaca que en lo personal y laboral me está enriqueciendo muchísimo. Sin embargo, perdido en un paradisíaco pueblo de Los Alpes, entre blancas montañas, estaciones de esquí, preciosas chicas centroeuropeas y un ambiente excepcional, no puedo sino culparme día a día por tener bastante un poco abandonados a mis amigos del Café (que va para 3 años en abril).
 
Ciertamente, de no ser por internet no tendría ni idea de cómo van las ligas y partidos fuera de este oasis. Lo peor es que lo limitada de mi conexión no me permite ver partidos en directo, ni si quiera casi los videos con goles y mejores jugadas del Youtube…
 
Si, este enfermo del fútbol recibe pequeñas dosis con cuentagotas, porque los pocos bares que hay aquí están orientados a la fiesta a lo bestia, pero raro es el lugar tipo irish pub (¡al menos hay uno!) que te encuentras por aquí.
 
En fin, si alguien se preguntaba por la red el porqué de mi repentina desaparición ahí tiene la respuesta. Pero como mala hierba nunca muere no os preocupéis que si bien no tendré el ritmo de antaño sí que publicaré algo de vez en cuando (además en abril regreso a casa) ahora que más o menos sé dónde puedo ver algún partidito que otro, aunque aquí lo más seguido sean la Premier League y la Bundesliga (alemana).
 
Aprovecho para desearos a compañeros, seguidores, amigos del Café, visitantes esporádicos y/o fieles… por el año nuevo, deseándoos lo mejor para el recién iniciado y que se cumplan vuestros deseos personales (lo siento, los futbolísticos seguro que interfieren con los míos jeje).

1 comentario:

cityground dijo...

A ver si te puedes quitar el mono de alguna manera, para los locos del fútbol como nosotros es duro no tener nuestra ración de goles semanales.

Saludos y que te vaya bien en Austria (y que se salve el Málaga)