.

.

Ligas bipolares del fútbol contemporáneo

Perdonadme que caiga en uno de mis tópicos más recurrentes, pero la frecuencia de su uso no le quita un ápice a la realidad de lo que anuncia: el dinero se ha cargado el fútbol. Buena muestra de ello son aquellos campeonatos ligueros que desde hace años (demasiados diría yo) no se disputan entre tres o cuatro equipos (como sucede en Inglaterra o pasaba en España hasta no hace mucho), sino que es cuestión de dos gigantes tan inamovibles de su pedestal como avasalladores con sus contrincantes.

A todos nos viene a la mente la Scottish Premier League, con Celtic y Rangers alternándose el cetro desde que a mediados de los 80 el histórico Aberdeen magistralmente dirigido por Alex Ferguson lograse la corona escocesa por última vez. Además, desde que adoptasen el actual formato de SPL en 1998 son católicos y protestantes los que se han repartido siempre el primer y segundo puesto, a excepción de un subcampeonato logrado por el Hearts of Midlothian en 2006. Tan aplastante como desolador.

Pero no es éste el único campeonato que sigue estas características. Sin ir más lejos, en Ucrania llevamos unos años viendo lo mismo desde que el país ex soviético alcanzase la independencia y crease su propio certamen, allá por 1992. En aquel entonces el desconocido Tavriya Simferopol se impuso en la final al clásico dominador, el Dinamo de Kiev, campeón del otro grupo al jugarse el primer título con un sistema de dos grupos enfrentando al ganador de cada uno por el título final.

Pero desde entonces los capitalinos han ganado 13 ligas, dominio que solo el Shakhtar Donetsk ha podido contrarrestar en 4 ocasiones. Y si tenemos que buscar cuando fue la vez anterior que otra escuadra luchó por la corona tenemos que irnos hasta la 95-96, cuando el Chernomorets Odessa quedó a seis unidades del Dinamo campeón.

En Europa hay campeonatos que son así desde siempre con pocas variaciones (Grecia, Serbia, R.Checa) aunque en ocasiones el pastel se lo repasten casi exclusivamente entre tres (Portugal, Holanda, Turquía) mientras otros se resisten a este encasillamiento con sorpresas cada año y un amplio cupo de candidatos en cada nuevo torneo. Así, en Francia ahora mismo el liderato que ostentan entre Girondins (dos partidos pendientes) y Montpellier es acechado por otros cuatro conjuntos repartidos en 4 puntos. En la ya mencionada Holanda, habituada al exclusivo triunvirato Ajax-Feyenoord-PSV asiste estas campañas a la rebelión de los modestos encabezada por AZ Alkmaar (vigente campeón) y Twente Enschede, líder en el tramo final de la Eredivisie.

Afortunadamente este es un hecho aislado en Sudamérica, donde por suerte o por desgracia factores como la constante huida de estrellas emergentes al fútbol europeo (o en menor medida el mexicano), la renovación constante de los clubes, los torneos a una sola rueda (o con playoffs en algunos casos) o la constante crisis de los grandes han abierto las ligas a un mayor abanico de aspirantes, con campeones tan dispares como inesperados los últimos años como Banfield o Lanús en Argentina (primer campeonato en el último lustro para los clásicos del sur bonaerense), Boyacá Chicó en Colombia, Universidad San Martín de Porres en Perú, Rocha en Uruguay (el Apertura’05) o Sportivo Luqueño (Apertura’07) en Paraguay.


Respecto a Centroamérica, si bien México es un festival en lo futbolístico por la variedad de campeones que ofrece cada campaña, en Costa Rica el denominador común entre 1993 y 2008 (Saprissa y Alajuelense repartiéndose todos los trofeos) se chafó el año pasado con Liberia y Brujas FC llevándose los respectivos campeonatos de Verano e Invierno. ¿Cambio de tendencia o simple excepción a la regla?

En África el torneo de la regularidad más famoso es el egipcio, ampliamente dominado por los titanes Al Ahly y Zamalek, aunque éste último no está viviendo ahora sus mejores tiempos. Solo Al-Ismaily rompió el binomio un par de veces, una a inicios de la presente década y otra a inicios de la anterior.

Podríamos ampliar mucho más el post pero nos gustaría contar con vuestra participación. ¿Qué campeonatos os gustaría mencionar? ¿Cuáles creéis que nos hemos dejado y merecía la pena comentar?

3 comentarios:

Fernando dijo...

En Argentina, desde el comienzo del Profesionalismo (1931) hasta el año 1966, sólo los cinco clubes denominados "grandes" habían obtenido el titulo (River, Boca, Independiente, San Lorenzo y Racing), mientras que sólo Lanús, Vélez y Banfield fueron los equipos "chicos" que obtuvieron el subcampeonato al menos 1 vez en esta época.

Con los cambios de formato del torneo, los equipos grandes fueron perdiendo poderío gradualmente, hasta llegar ahora, donde los relegados son los grandes y los chicos se han alzado con los exitos.

Saludos!

fidencio dijo...

El mejor ejemplo en sudamerica es la liga de Uruguay, donde peñarol y nacional ganaron el 90% de los campeonatos en la era profesional, los mismo pasaba en Paraguay entre olimpia y cerro porteño, pero se a agregado libertad en los ultimos años.

juan dijo...

Tienes mucha razon, en México cualquiera puede salir campeon, no se si esto sea bueno pero la realidad es esta, un ejemplo es Indios de Ciudad Juarez el año pasado llego a semifinales pero en este a falta de 8 jornadas a certificado practicamente su descenso(tiene 24 partidos sin ganar), en lo personal en lugar de parecerme competitivo creo que los equipos son muy irregulares.

Prefiero un campeonato asi a uno donde la mayoria de los equipos jueguen a quedar terceros como en Escocia :P