.

.

Las "cenicientas" del Mundial

A excepción del debut mundialista de Eslovaquia, que tendrá su primera aparición en un gran evento en el acontecimiento futbolístico por excelencia, son varias las selecciones que parten con el cartel de "cenicientas" en la cita sudafricana que mañana dará comienzo.

A los propios eslovacos podríamos englobarlos en este grupo de selecciones que se presentarán con piel de cordero pero las peores intenciones posibles, con el objetivo implícito de crecer e intentar una sonora sorpresa que asombre al mundo.

Sin pretender menospreciar a ninguno de estos planteles, podríamos etiquetar como los más humildes a los combinados de Argelia, Eslovenia, Nueva Zelanda, Corea del Norte y Honduras, todos ellos en la segunda participación de su historia salvo los norteafricanos, aunque entre su estreno y esta ocasión todas menos la selección eslava han debido esperar décadas, llevándose la palma el pragmático bloque norcoreano, que parece vivir en otro siglo a tenor del comportamiento de su delegación.

A ellos les ha correspondido el grupo más inaccesible de todos con la pentacampeona Brasil, la briosa Costa de Marfil (pendiente aún de la evolución de Drogba) y la talentosa aunque irregular Portugal, por lo que el pase a octavos se plantea como cuestión casi utópica, aunque si tiramos de hemeroteca comprobaremos como en 1966 durante su otra presencia en la Copa progresaron dejando por el camino a algún que otro miura.

Precisamente el cruce con el grupo de los orientales corresponde a Honduras, acompañada de la pujante Chile de Bielsa, la España campeona de Europa (con la que vuelven a coincidir tras el empate del 82) y Suiza, ese equipo con el que nadie cuenta pero que siempre dice presente en las grandes competiciones. No será un camino de rosas para los catrachos, presumibles colistas pero con tanta ilusión como el que más y una dupla en la delantera que atesora potencia junto a experiencia con David Suazo y Carlos Pavón. Con la ilusión por bandera estamos seguros que irán a por todas para no decepcionar a un país que vive en una nube desde que dejaron en la cuneta al rival costarricense en un final apasionante del hexagonal.

Eslovenia y Argelia completaron una buena fase clasificatoria en la que siempre se esperó que cedieran a la hora del desenlace. Pero cuando todos dábamos por asignados los boletos para Rusia y Egipto, dos de los mejores equipos de los últimos tiempos (geniales los rusos en la Euro, tricampeones los Faraones en África), bajaron de un plumazo a dos equipos que son fuertes en su continente pero llevan mucho tiempo sin hacer nada fuera de los mismos.

Los eslovenos apenas cayeron 2-1 en Moscú ante un conjunto local muy favorito al que le supo a poco la escasa renta. Tal fue así que la derrota 1-0 en Maribor dejó a los rusos un sinsabor que perdurará mucho tiempo (por la gran generación existente) pese a las advertencias de un contrincante que fue a la repesca tras superar a Polonia y la República Checa, escuadras de mayor enjundia pero en pleno período de transición, además de una Irlanda del Norte muy peleona.

El bus que transportaba a la selección argelina tuvo que soportar un intimidatorio aluvión de objetos a su llegada a El Cairo para el choque que cerraba la ronda africana. El campeón continental les igualó el average en justo antes del pitazo definitivo del árbitro, llevando la locura a un graderío de por si enardecido por la presencia del archienemigo histórico. Tal vorágine hubiera fagocitado fácilmente a los débiles de carácter, pero los Zorros del Desierto se levantaron para imponerse en un intenso encuentro en Omdurmán (Sudán) a los poderosos egipcios, escribiendo la página más dorada de su combinado nacional desde los tiempos de un tal Djamel Zidane.

Ahora norteafricanos y balcánicos comparten estancia junto a Inglaterra y USA, muy favoritas para pasar el corte, algo de lo que nuestros protagonistas entienden mucho, por lo que bien harían ingleses y norteamericanos en no confiarse en exceso.
 
El más débil; el más fuerte
Si a alguien podemos catalogar como modesto por excelencia será al conjunto neozelandés. Tras el anexionamiento de Australia a la Confederación Asiática hicieron buena la lógica para vencer en su zona a los Vanuatu, Islas Salomón, etc… rompiendo posteriormente los pronósticos al superar a Bahrein (que venía de dejar en la cuneta a Arabia Saudí) para volver al Mundial 28 años después, exactamente el mismo periodo que tuvo que esperar Honduras.

Italia y Paraguay son sus compañeras de viaje además de aquellas que tienen todas las papeletas para acceder a octavos por su calidad diferencial. Pero, ¿quién completa la terna? Es Eslovaquia, justo con quien iniciabamos nuestra entrada la acabamos pues posiblemente ellos son los mejores de entre los humildes que acuden al Mundial.

Ganaron merecidamente su grupo europeo (el mencionado anteriormente de Eslovenia) y tienen algunos jugadores que merece la pena seguir como el central de sobra conocido Skrtel (Liverpool), el punta Sestak (Bochum) y el volante “napolitano” Marek Hamsik, auténtico timón y alma-mater de un bloque que quiere reivindicarse en el mejor escenario para demostrar que no son ninguna comparsa ni están en Sudáfrica de casualidad, sino que pretenden dar la campanada colándose en octavos para convertirse en la auténtica revelación del torneo.

Todas estas selecciones aportarán toneladas de colorido, amor propio, esperanza y especialmente ilusión además de su sello propio sobre el césped. Un Mundial puede abarcar a los mejores, pero también los modestos se han ganado la atención global al conseguir un sufrido pase que ahora les da la oportunidad de disfrutar sin agobios de la gran cita. Es hora de crecer, de divertirse y quien sabe si incluso de dar el disgusto a más de un favorito. Ellos también son el fútbol, también son el Mundial.

3 comentarios:

cityground dijo...

A mi estas selecciones le dan mucho colorido al Mundial y me gusta por ver jugadores casi desconocidos que suelen sorprender a mas de uno.

Mi simpatía se descanta por Nueva Zelanda, lo normal es que pierdan los tres partidos pero seguro se dejan la piel en el campo.

Corea del Norte es la mas desconocida, un país cerrado al exterior y su selección parece que sigue las mismas pautas.

Argelia, Eslovenia y Eslovaquia las veo con alguna opción de meterse en octavos. Honduras lo tendrá difícil pero estar aquí es un éxito para ellos.

Panorama Fútbol dijo...

Nueva Zelanda y Corea del Norte son las "cenicientas" de la Copa Mundial. Creo que el mérito era conseguir la clasificación y ahora no tienen una meta específica. Jugar sin exigencia hace que disfrutes de la experiencia y puedas desarrollar tu juego sin apenas presión.

Un saludo desde Panorama Fútbol

Rafa2torres dijo...

Me rio yo de las cenicientas del mundial, mirar a España lo mal que lo pasó el otro día con corea, luego estos son los equipos que te dejan fuera. Por cierto, habeis visto estos videos de cardeñosa ? son muy buenos