.

.

Final Etern@

La nave permaneció un momento colgada inmóvil sobre el azul del cielo, como una nube de pálida plata, antes de iniciar su descenso. Se poso con suavidad, rompiendo apenas el reposo del lugar.

Aunque nada quedaba allí para ser perturbado, menos las almas de los condenados y la radiación.

De la estructura del vehiculo aéreo surgieron una serie de pies telescopicos, que se clavaron con firmeza sobre la tierra, levantando diminutas nubes de polvo radiactivo. Sostenido así el vehiculo, se abrió una compuerta lateral, una escala fue extendida y de ella descendieron dos figuras, cubierta de trajes aislantes de un blanco inmaculado, con pequeños visores a la altura de los ojos.

Tras bajar, se detuvieron unos instantes, mirando a los lados, como reconociendo el entorno. Se encontraban en mitad de una enorme construcción, con gradas que descendían desde una gran altura hasta el nivel del suelo, que rodeaban un gran espacio rectangular abierto al exterior, donde ahora reposaba la nave.


-¿Qué era esto, Maestro?- Pregunto con respeto una de las figuras encapuchadas, a través de la radio, con una voz que denotaba su edad aun no madura.
-No se sabe con seguridad, Joven Padawan, pensamos que era algún tipo de lugar de culto, pero estamos aun en los inicios del estudio de esta cultura, recuerda que la descubrimos apenas hace unos años.
-Demasiado tarde para salvarla, maldita sea- mascullo con rabia el joven- otra civilización perdida por su propia estupidez.
-Contén tu ira, Diama, no puedes cambiar la historia, eso es cosa de los historiadores-termino sarcásticamente el viejo.
-Pero Maestro Antares…-gimió el alumno-no puedo evitar sentir el dolor inmenso de los muertos, este lugar-e hizo un movimiento circular, abarcando todo el diámetro del recinto- es un inmenso cementerio, decenas de miles de seres yacen aquí.
-Si, y este no deja de ser un dato a tener en cuenta- respondió pensativamente el interpelado- ¿habrían venido aquí a rogar por sus vidas a alguna oscura deidad, o es que prefirieron morir juntos, hermanados para la eternidad?- no se si tendremos respuesta alguna vez- termino con desesperanza.

Mientras hablaban, habían comenzado a recorrer el terreno de forma deliberadamente lenta. Sobre la extensión del mismo, se veían los restos óseos de alguna de las victimas del desastre.

-Fíjate, mí exaltado amigo, apenas un par de docenas de cuerpos jalonan este espacio despejado, mientras en el graderio son incontables los restos. Además, los despojos que cubren estos esqueletos son similares, la mitad de ellos estaban tocados con vestimentas rayadas en rojo y en blanco, la otra mitad azules, solo aquel cuerpo- explico señalando a un cadáver aislado del resto- luce un traje distinto, negro…posiblemente se tratara del sacerdote principal, y los otros, de dos tipos distintos de acólitos, creo que aquí se estaba desarrollando alguna especie de ceremonia sagrada, posiblemente algún acto para implorar el perdón de los dioses.
-Maestro, su sabiduría es como el sol que ilumina mi ignorancia- exclamo con pasión Diama.
- Si en lugar de dejar rienda suelta a tus sentimientos dejaras que la fuerza gobernara tu mente, tu mismo podrías haber advertido esto…serenidad, autocontrol, esas son tus metas.
-Si Maestro
-Fíjate, ¿ves allí arriba algo especial?
El joven dirigió su mirada hacia donde señalaba su mentor.
-Si, es una especie de… ¿altar? esta llena de inscripciones.
-Buena deducción, seguramente se trate de eso, aun no hemos conseguido descifrar su código. Los sensores de la nave están registrando todo, pide que te transfieran una imagen más cercana de la misma a tu monitor.
-Si, Maestro.

El ordenador de a bordo transmitió con suma rapidez los datos requeridos, y ambos juntaron los rostros para observar la imagen.



-Tengo la impresión de que si resolviéramos el misterio de lo que ahí esta escrito despejariamos buena parte del enigma de lo que sucedió en este lugar- adujo con pesar Antares, mientras Adama inclinaba la mascara asintiendo.

En su caminar, habían llegado finalmente a las proximidades de la grada. En ella, la muerte había sorprendido a todos los ocupantes, los esqueletos aparecían desparramados por doquier, muchos de ellos ataviados con los mismos colores que lucían los sacerdotes.
-Posiblemente fueran de un mismo clan, debía tratarse de una especie de marca tribal.

Recorrieron filas y filas del lóbrego lugar, Antares delante, exponiendo de forma didáctica mil detalles que pasaban inadvertidos a un sobrecogido Diama.

El Maestro Jedi había extraído de un bolsillo un par de extraños artefactos, con forma de visera, y le había colocado una de ella a su aprendiz.
-Son facializadores, están aun a prueba- comento- por medio de una serie de análisis anatómicos de la estructura ósea, muestra como era en vida la criatura.

Ahora, el recorrido se hizo aun mas aterrador, los cuerpos, antes apenas un simple amasijo de huesos, cobraban vida, o tal vez fuera mejor decir que volvían a morir frente a ellos, pues cuando fijaban la vista sobre una calavera, solo contemplaban una mirada vacía, de horror sin limites.

Pero, en ese momento, Antares se detuvo, frente a un cuerpo sentado, tapado con una prenda blanca con un pequeño símbolo circular,cruzado por una banda morada, a la altura del pecho como única decoración. Su pupilo, sorprendido, avanzo, quería saber que había hecho enmudecer a su compañero.

Y entonces lo vio, en mitad del infierno, aquel rostro les sonreía.


12 comentarios:

Jose David Lopez dijo...

El sueño rojiblanco sigue vigente, y encima en el Bernabñeu.

Mauricio dijo...

Tremendo Martín. Maestro!! Cuendo sea grande, quiero escribir como tu

Garrincha dijo...

Cuidado con lo que deseas Mau !!!! jajajaja

Genial el cuento Martín, como todos los que llevan tu sello.

Un saludo!!

Delaisi dijo...

Muy bueno... Tienes un arte para escribir impresionante, son muy rebuscadas tus historias...

Salu2 desde www.atodocrack.blogspot.com

Alberto MGR dijo...

Soberbio.

Se podría decir que la civilización no acabará su ciclo vital hasta que el Atleti gane una champios... entonces el ciclo estará completo y la tierra podrá volver a sus inicios XDDD en ese caso me alegrará poder estar vivo ver el fin del mundo.

Forza Atleti!

Brutaurus dijo...

Una final así sería una gloria para todo colchonero.

Saldremos de este túnel!!!

Martín dijo...

Ejem, no es por ser malo, pero...el partido no termino, fijaos quien Sonreia...

christian dijo...

yo me he quedado pillado... no sé quien sonreía...

christian dijo...

bueno, mi hipotesis es que sea alguién del madrid que quizá viendo que el atleti va a ganar la champions decide destruir el planeta (vamos, que es ramon caldeon) jejeje

Martín dijo...

Christian, es alguien del madrid que se alegra porque el mundo fue destruido, sin que el Atleti ganara la Champions...hasta que el Arbitro no pita, no acaba el partido.

Alberto MGR dijo...

:P 91'35" ... Eso quiere decir que el atletico de madrid sería el campeon eterno jojojo Los colchoneros llevariamos celebrando ya la victoria desde hace un rato jejejeje y en el momento del "final" seguiríamos así hasta el fin de los tiempos... acaso hay muerte mas dulce??

Mas vale una asi que 9 o 10 que te duran un rato jejejejeje

Martín dijo...

Jo, le habeis dado la vuelta a la tortilla...mira que sois...