.

.

La leyenda de Eidur

"Guddy" en el PSV Eindhoven.
Eidur siempre fue considerado un pionero para la gente de su país a la vez que un extraño en la élite del fútbol. No por incapaz, si no por algo tan ridículo como su origen. Como si Weah no hubiera podido golear con el Milan por ser liberiano o el 'Mágico' González embaucarnos eternamente a todos por haber nacido en El Salvador. El islandés Eidur debutó en su selección nacional sustituyendo a su padre (algo que siempre les amargó a ambos pues el presidente de su federación no permitió que jugasen juntos). Aquello sucedió en 1996, unos meses antes de cumplir los 18 años. 

Por entonces su carrera se encontraba en pleno despegue. Tras debutar muy joven en el Valur, se marchó al PSV Eindhoven, donde coincidió con un tal Ronaldo Nazario. Pese a las expectativas depositadas en él apenas pudo jugar por la feroz competencia, su inexperiencia en un salto de nivel tan grande y una maldita lesión de tobillo en Mayo de 1996 que amenazaba con crearle una tendinitis. Los neerlandeses le liberaron, regresando a casa para enrolarse en las filas del KR Reykjavik, donde tras unos pocos encuentros se uniría a la gira veraniega del Bolton Wanderers, donde demostró su valía ganándose un contrato.

El crecimiento profesional en la Premier League fue un hecho durante casi una década, llegando a un Chelsea con el que obtuvo los títulos, la fama y el merecido reconocimiento. Raro pareció su movimiento al Barça de Rijkaard, pero entre él y Guardiola extrajeron lo mejor de un segundo actor de reparto maravilloso que esos años se convirtió en el  máximo goleador de su selección a la vez que alzaba la Champions League. Nunca un islandés llegó a tanto como Eidur Gudjohnsen. Probablemente, nunca ninguno lo mereció tanto como él.

Su salida de Barcelona pareció iniciar su declive, pero nada más lejos de la realidad. Él nunca pensó en si mismo como una gran estrella, si no como otra pieza que ayudase al engranaje del conjunto, jugase, asistiese o golease más o menos. Tottenham, Stoke City, Fulham, AEK de Atenas... el peregrinaje parecía no tener fin, hasta que llegó a Bélgica, lugar idóneo para relanzar su carrera. El buen papel llevado a cabo en el Círculo de Brujas hizo que el gran club de la ciudad flamenca se fijase en él, llevándoselo el Brujas para año y medio. Tras finalizar su contrato comenzó a entrenarse con el Bolton a principios de otoño, firmando de nuevo por ellos en Noviembre de 2014. Poco a poco ha ido entrando en los planes de su técnico, ha vuelto a meter algunos goles, ha contribuido a levantar al equipo de un mal arranque y se divierte compartiendo delantera con otro viejo rockero como Emil Heskey. Pero aquí no acaba la cosa.

Si bien sus logros y trayectoria a nivel de clubes son notables, su gran espina ha sido siempre la selección de Islandia. Los Strákarnir okkar nunca habían representado un rival a tener en cuenta en el ámbito europeo. Hasta ahora. Desde hace años muchos jugadores han seguido la senda de Gudjohnsen, permitiendo a muchos clubes echar sus redes sobre el incipiente talento islandés. Las Islas Británicas o los países del entorno nórdico no son ya sus únicos destinos, encontrándonos con jugadores en Rusia, Italia, España o los Países Bajos (entre otros).

La experiencia de sus compatriotas unida a su calidad individual se pusieron al servicio del colectivo islandés, que no ha dejado de crecer los últimos tiempos hasta presentarse como una realidad palpable, como demuestran los resultados obtenidos en el último lustro. De hecho, a finales de 2013 rozaron la clasificación para el Mundial de Brasil. Sin embargo cayeron en la repesca ante Croacia por un global de 2-0. Aquella tarde Gudjohnsen, a sus 35 años, lloró desconsolado sobre el césped del Maksimir. Se retiraba de su selección sin poder culminar su sueño de representar a Islandia en un gran torneo internacional.

Hasta éste sábado. Lars Lagerbäck, viendo el déficit goleador de los suyos en un momento clave de la fase clasificatoria, convocó a Eidur tras más de un año retirado del equipo nacional. Jugando en la segunda división inglesa y ante el buen hacer de los suyos, probablemente nunca esperó (ni pidió) otra oportunidad de enfundarse la zamarra con los colores de su país. Pero viajó con los suyos hasta la lejana Astaná, capital de Kazajistán, para partir desde el inicio formando dupla atacante con Sigþórsson (Ajax), once años menor que él. A los 20 minutos de partido sucedió esto:


El máximo goleador de la historia de Islandia regresó a lo grande (vencieron 0-3), cuando ni él ni nadie lo esperaba. Seis años llevaba sin marcar un gol para su país, pero ahora la selección nórdica respira optimismo ocupando el segundo lugar del complicado Grupo A. Alcanzado el ecuador de la fase clasificatoria solo un punto les separa del líder República Checa, el único conjunto que ha sido capaz de batirles pero que aún debe visitar Reykjavik, todo un fortín donde ya han hincado la rodilla tanto Turquía como los Países Bajos.

La esperanza ha vuelto a renacer para Eidur, un tipo que ha elevado el apellido de su orgulloso padre a la categoría de leyenda.

Camino a Rusia 2018: arrancó la zona CONCACAF


¿Quién dijo que los parones ligueros no son importantes ni entretenidos? Aquellos que se quedan con una mínima parte de lo que el fútbol puede ofrecer a nivel global se pierden choques épicos en algunos de los lugares más recónditos y exóticos del mundo. A poco más de tres años para la disputa de la fase final del Mundial de Rusia 2018 su fase clasificatoria ya ha comenzado tanto en Asia como en el Caribe y Centro-Norteamérica. La pugna en la zona CONCACAF comenzó el pasado día 22, pero no ha sido hasta anoche que hemos conocido los primeros clasificados.

Como es habitual en cada región la primera ronda elimina entre sí a las selecciones de los países con peores coeficientes. No obstante, éste no es más que el principio de un largo camino que pasará por otras dos rondas eliminatorias, predecesoras de una fase de grupos previa al Hexagonal Final en el que seis países se jugarán 3 plazas más otra de repesca para representar a su zona en la cita rusa. Pero como aún queda mucho para ello regresemos al punto de partida.

Las Islas Vírgenes de EEUU (ranking FIFA 197) se quedaron con las ganas de confirmar el bombazo que apuntaron en la ida al vencer 0-1 en el Estadio Nacional en Waterford, capital de una selección de Barbados (r.131) estupefacta ante lo acaecido. Mario Harte erró dos penaltis para los locales, que además acabaron con un hombre menos al ver Jomo Harris la segunda amarilla en el segundo tiempo. El único tanto del encuentro lo anotó Jamie Browne (su segundo gol internacional) para alegría visitante. 

Sin embargo la segunda llave les devolvió a la realidad, con Barbados reafirmándose con un contundente 0-4 que les da acceso a la segunda eliminatoria. Raheim Sargeant (futbolista del Lancaster City inglés) marcó su primer gol con los 'Bajan Tridents' tras solo cuatro minutos de juego, logrando el segundo Jamal Chandler a los 25'. Mario Harte pudo restablecer su honor con un tanto, mientras la última de las dianas la firmó el joven Jabarry "Papi" Chandler. Bien por el Rihanna Team (?), cuyo próximo adversario será Aruba (r.128).

Os dejamos un documento gráfico del envite tan encantador como amateur, desde la propia imagen del mismo hasta las "narraciones". 


También anteayer se disputaron otros dos encuentros clasificatorios. Por un lado las Islas Vírgenes Británicas (r.201) perdieron 2-3 ante Dominica (r.181) pese a adelantarse dos veces en el marcador, quedando todo muy de cara para los visitantes ante el choque de vuelta del próximo domingo. Por el otro, San Cristóbal y Nieves (r.121) repitió resultado frente a las Islas Turcas y Caicos (r.176), a quienes golearon por 2-6 para un global de 12-4. Todo ello pese a que los turcocaiqueños se adelantaron dos veces al transformar Widlin Calixte sendos penaltis. Empero, nada pudieron hacer para frenar el vendaval sancristobaleño, destacando especialmente el delantero Harry Panayiotou (jugador del Leicester City de la Premier aunque cedido actualmente al Port Vale), autor de un hattrick que lo sitúa momentáneamente como máximo goleador de la CONCACAF. El rival de San Cristóbal y Nieves en la segunda eliminatoria será El Salvador, un combinado en teoría mucho más fuerte pues no solo ocupa el puesto 89 en el ranking FIFA si no que también tiene la experiencia de haber disputado el Mundial de España en 1982. Además les entrena el español Albert Roca, cuyo interesante currículum refleja estadías en el FC Barcelona, el Galatasaray o ya como primer técnico en la selección de Arabia Saudí.

¿Y los otros cuatro cruces? Nicaragua (r.185) goleó 5-0 a Anguila (r.208), donde no jugó Peter, mientras Bermudas (r.169) encajó otra manita (0-5) a Bahamas (r.194), dejándoles prácticamente en cueros. En el Belice (r.164)-Islas Caimán (r.205) no se vieron goles, quizá por la ausencia de Deon McCaulay, máximo goleador en la clasificación para la anterior Copa del Mundo que actualmente se desempeña en los Atlanta Silverbacks de la NASL estadounidense. Por último Curaçao (r.159) venció ayer por 2-1 a Montserrat (r.172) en la última llave que debía entrar en juego.

Alecsandro se alza entre el diluvio y la bronca

Alecsandro festeja el 1-0 bajo el diluvio.
Si usted es de esos aficionados que desprecia los estaduales brasileños no hace mal, si no fatal. El país sudamericano es de una extensión tan enorme que cada estado es tan grande o más que muchos de los países del mundo. De por sí, Brasil es un continente dentro de otro, al estilo de Rusia o Australia en sus respectivas zonas geográficas.

El hecho es que desde hace décadas los estaduales gozan de una formidable relevancia, obviamente no a la altura de la Serie A, pero sí con mucho peso para clubes, aficiones y jugadores. Por esto se consideraba indiscutiblemente como grandes a clubes como Atlético Mineiro antes de ganar la Libertadores 2013 (un solo título de campeón nacional pero 42 campeonatos mineiros) o incluso a Botafogo (dos títulos nacionales pero 20 cariocas y una pléyade de leyendas como Garrincha, Gérson, Jairzinho, Nílton Santos, Heleno, Didí...).

Por ello el duelo entre dos entidades como Flamengo y Vasco da Gama en el marco de Maracaná era un choque a seguir. Además de los consabidos alicientes históricos, ambos se jugaban el liderato del torneo, pero el choque tuvo varios factores inesperados que lo han convertido ya en inolvidable para ambas hinchadas. El impresionante diluvio que cayó en Río el domingo no evitó que el envite comenzase a la hora marcada. Pronto el agua traería consecuencias, jugándole una mala pasada al portero charrúa de Vasco para facilitar el primer tanto del encuentro. Tanto dificultaba el juego que el partido debió paralizarse durante 50 minutos para recobrar la normalidad. 

La reanudación trajo los mejores momentos de Vasco, que igualó la contienda merced a un testarazo de Gilberto. El empate no se movería hasta pasado el descanso, cuando una excepcional jugada por la banda de Marcelo Cirino terminó en penalti que Alecsandro (ex jugador de Vasco) transformó en el definitivo 2-1, culminando una noche mágica para él con el doblete. Aunque luego hubieron ocasiones para ver más veces el balón en las mallas, lo más destacado fue la bronca que acabó con cuatro expulsados (dos por bando).


De este modo Flamengo alcanzó a Vasco (y Madureira), pero no la punta, que pasa a Botafogo en solitario con dos puntos más que todos ellos. Curioso que el Fogo en el año de su descenso esté demostrando tal solvencia en el estadual, si bien este fin de semana se medirá precisamente... a Vasco da Gama, en lo que será una prueba de fuego para unos y una redención para otros. Qué siga el espectáculo.

Refaelov alcanza el cielo con un gol de ensueño

¿Cómo se dirá héroe en belga?
¿Quién de los que está leyendo este artículo no ha soñado alguna vez con marcar el gol decisivo de su equipo en una final? Un tanto de esos maravillosos, imparable, prácticamente en la última jugada del encuentro, para que la culminación sea irrevocable y el gol culmine en una fiesta en la que la alegría se desborda. Da igual que sea de cabeza, de tacón, de penalti, con el culo, de rebote, de falta o de chilena, que sea justo o no. Eso sí, da mayor gusto ante el eterno rival.

Pues eso mismo logró ayer el israelí Lior Refaelov en la final de la copa belga que reunía a dos clubes con una rivalidad enconada (desgraciadamente tanto antes como después del choque hubo incidentes) que pasan por un excelente momento, especialmente el Brujas. El escenario como cada edición del torneo copero fue el Estadio Rey Balduino, enfrentando a los flamencos con el Anderlecht, gran dominador nacional los últimos años. 

Sin embargo esta temporada parece que será distinto. El Anderlecht realizó una Champions maravillosa en un grupo complicadísimo, aunque luego decepcionó en Europa League. En el campeonato nacional escoltan (junto al Gante) a su rival de ayer a cuatro puntos. Pero la campaña del Brujas es aún mejor. Líderes ligueros, su participación en la segunda competición continental está siendo espléndida, toda vez que acaban de clasificarse a cuartos de final, a donde hacía años que no llegaba ningún club belga. Ayer, además, tenían la ocasión de comenzar a cimentar un ilusionante triplete que rompería con una década a la sombra de su adversario de la capital.

De vuelta a la final, una fantástica volea de Tom De Sutter adelantó al Brujas tras sólo 12 minutos de juego. Aunque el choque fue muy igualado el Anderlecht no fue capaz de igualar el marcador hasta el minuto 89, cuando Mitrović anotó ajustado al poste un tanto que parecía conducir a la prórroga. Pero cuando los hinchas de unos festejaban su nueva ocasión mientras los otros lamentaban su destino, un balón cayó del cielo hasta cruzarse en la trayectoria de Refaelov. Éste le pegó con el alma, logrando un gol tan bello como perfecto que les llevó al éxtasis.



La copa belga es la undécima que conquista el Club Brujas (no la ganaba desde 2007), liderando el palmarés del torneo por delante de Anderlecht (9 conquistas) y Standard de Lieja (6 títulos).

¿Faltos de confianza?


Rafael Benítez jamás olvidará la temporada 2014/15, sobre todo por lo duro que fue su comienzo. La eliminación en la fase previa de la Champions League a manos del Athletic Club así como el dubitativo inicio en Serie A de los suyos hizo que las críticas le llegasen desde todos lados. La paciencia del dueño De Laurentiis tuvo su recompensa cuando a mediados de diciembre renació un equipo que hasta entonces daba tumbos. Enderezó su rumbo en la Europa League así como en el Calcio, alzando además la Supercoppa contra la Juventus

Aquel fue el final feliz para un año convulso, en el que pese a que la Vecchia Signora se vengó en San Paolo poco después, se dio paso al mejor momento del curso para los partenopeos. Inmersos en un gran momento de forma, avanzaron en Europa mientras remontaban posiciones en la tabla liguera hasta alcanzar un tercer lugar desde el que poco a poco se acercaban a la Roma. Sin embargo algo parece haberse torcido en este mes de marzo, no solo en cuanto a resultados si no también en sensaciones.

Los equipos del técnico madrileño, sobre todo aquellos en los que ya lleva tiempo trabajando, suelen mostrarse bastante compactos en determinados momentos de la campaña. Esa habitual fiabilidad se ha tambaleado en las últimas fechas, toda vez que en la Serie A han sumado únicamente un punto (ante el renqueante Inter) en las tres jornadas de lo que llevamos de mes, con derrotas ante Torino y Hellas Verona. Si ya fue extraño que se dejasen remontar en pocos minutos dos goles en San Paolo ante el Inter, más raro aún ha sido su partido esta tarde en Moscú.

La vuelta de octavos de final de Europa League se presentaba relativamente tranquila por el 3-1 que traían los napolitanos de la primera manga así como por la teórica superioridad sobre su rival. Sin embargo lo presenciado en Moscú ante el Dinamo ha sido todo lo que cabría no esperar de un equipo dirigido por Benítez. Constante desorden, ataques de ida y vuelta, escaso control en el mediocampo así como inseguridad en la zaga, todo ello rematado por una unidad ofensiva que desperdició una gran cantidad de goles muy claros. Siendo mejor (o menos malo) el Nápoles, el choque pudo desarrollarse con una goleada tanto de un lado como del otro, o una bacanal goleadora. 

No obstante, lo más raro fueron los síntomas de desconfianza de un plantel descosido, poco seguro atrás, sin control del choque por parte de sus cualificados jugadores ni mordiente arriba para aniquilar a un rival que llegó con vida a los últimos minutos de la eliminatoria. Ahora los partenopeos esperan adversario para cuartos de final, siguen vivos en la Coppa Italia (empataron 1-1 la ida en casa de la Lazio) pero se tambalean en una Serie A en la que han pasado de aspirar al segundo puesto a verse relegados al cuarto lugar tras una Lazio lanzada (oliendo la sangre de una Roma inmersa en una grave crisis) y con la Fiorentina llegando como un cohete desde atrás. 

Benítez suele triunfar pese a los contextos duros que a veces es él quien parece que los propicia. Sin embargo la papeleta que tiene ante sí se muestra tan difícil como apasionante. Tres competiciones como reto para distinguir si el año napolitano es un fracaso u otro éxito como el anterior.

Rusia 2018 arrancó en Asia


Queda aún muy lejana la próxima cita mundialista en tierras rusas pero esta última semana ha comenzado ya la fase clasificación en la zona asiática. Las doce selecciones más modestas del continente se enfrentaron en una eliminatoria que daría acceso a seis de ellas a la siguiente fase, en la que ya entraran en liza el resto de selecciones asiáticas.

Una eliminatoria no pudo cerrarse al ser suspendido el Pakistán-Yemen por los atentados en Lahore que era donde se debía disputar el partido. Al final el partido de vuelta se jugará la semana que viene en Bahrein con ventaja de 3-1 para Yemen que son los favoritos, curiosamente el partido de ida también fue en campo neutral al disputarse en Doha.

India hizo valer el 2-0 logrado en su terreno con doblete de su estrella Sunil Chhetri ante Nepal, en Katmandú los indios resistieron los ataques locales para terminar 0-0. A ver si el fútbol en India va progresando poco a poco, intentos se están produciendo como la recientemente creada Indian Super League con bastantes viejas glorias internacionales.

Timor Oriental con varios jugadores de origen brasileño no tuvo problemas para eliminar a Mongolia, tras ganar en Dili por 4-1 volvió a repetir triunfo en Ulan Bator por 0-1. Gran premio para ellos alcanzar la siguiente fase. Tampoco sufrió Camboya para deshacerse de Macao, 3-0 en Nom Pen y 1-1 en la vuelta en la antigua colonia portuguesa.

Bastante más emoción hubo en el China Taipei-Brunei, en la ida Brunei de manera un tanto sorprendente venció por 0-1 en el flamante estadio Nacional de Taiwán, pero en la vuelta China Taipei logró darle la vuelta a la eliminatoria al vencer por 0-2.

Y la eliminatoria más emotiva fue la que disputaron Bután y Sri Lanka, Bután ocupaba el último puesto del ranking FIFA y debutaba en una fase de clasificación al Mundial. Sri Lanka se presentaba como favorita pero se vio sorprendida en Colombo con un tanto de Dorji que daba ventaja a los butaneses para la vuelta. Con un gran ambiente en el singular Changlimithang Stadium de Thimphu, Bután repitió victoria por 2-1 con dos goles de su mejor jugador Chencho Gyeltsen que milita en el Buriram United de Tailandia. Una hazaña para este pequeño país que verá como en la siguiente fase alguna de las grandes selecciones asiática deberá visitar su estadio.

La siguiente fase que comenzará en junio la disputaran cuarenta selecciones divididas en ocho grupos, pasando a la siguiente ronda los ocho campeones de grupo y los cuatro mejores segundos. Pero para estas seis selecciones el objetivo ya está cumplido.

La clasificación al Mundial tendrá a final de este mes una nueva cita en Centroamérica y el Caribe con el inicio de la primera eliminatoria de la CONCACAF.

Rusia 2018 cada vez está más cerca.