.

.

Pyramids FC: la irrupción que amenaza al duopolio egipcio


La historia del fútbol egipcio es bella, rica y extensa, aunque no muy variada en cuanto a sus protagonistas. Aunque la selección solo ha acudido a tres Mundiales, es la dominadora histórica de la Copa de África. En cuanto a clubes, lo mismo sucede con Al Ahly, monarca absoluto nacional así como continental, con grandísimos logros también de su archirrival Zamalek.

Ahora aparece una alternativa seria llamada Pyramids FC (antiguo El Assiouty Sport). Su historia es sencilla: pertenecen a una ciudad llamada Beni Suef situada en la ribera del Nilo, a 115 kilometros al sur de El Cairo, con poco más de 230.000 habitantes. Por su parte el club fue fundado en 2008, logrando ascender a la Egyptian Premier League apenas en 2014. 

Por aquel entonces todavía conservaban su nombre originario, pues ha sido en las últimas fechas cuando la entidad ha pasado a manos del saudí Turki Al-Asheikh (presidente de la Autoridad General de Deportes de Arabia Saudí), que está cambiando el club para darle una imagen comercial más sencilla de identificar a nivel internacional. Por cierto, bastante interesantes algunas cosas que comenta en su cuenta de Twitter sobre Blatter, Platini, etcétera.

No solo la imagen es diferente, al igual que sucediera anteriormente con clubes como Manchester City o Red Bull Salzburg profesionales experiencia y valor reconocido, o simplemente jornaleros del fútbol que buscan un salto en su carrera, están llegando a Egipto para integrarse en sus estructuras. Así, el argentino Ricardo La Volpe (ex seleccionador del Tri, así como técnico en Boca, Vélez, Chivas, América y otros) llega para ser asesor técnico. El entrenador será el brasileño Alberto Valentim, que abandona Botafogo tras apenas haber comenzado el Brasileirao y haber hecho a la Estrella Solitaria campeón del Estadual Carioca en menos de 5 meses en Río.

Completan la estructura Hossam El-Badry como presidente (ex técnico de Al Ahly), Ahmed Hassan como portavoz y supervisor (ex jugador de Anderlecht, Al Ahly, Zamalek y record de internacionalidades con Egipto) y Hady Khashaba como Director de Fútbol (ex defensa de Al Ahly). No se puede dudar de que han fichado know-how por doquier.

Keno, llamado a liderar el proyecto del Pyramids FC
Sin embargo como cabía esperar no solo en los despachos ha habido novedades. Sobre el césped se han producido varias incorporaciones, siendo Keno (Palmeiras) es su fichaje estrella. Él junto a otros tres compatriotas brasileños  copan la cuota de extranjeros. Al haber alcanzado ya el cupo máximo de 4 jugadores foráneos, ahora tan solo pueden firmar a jugadores nacionales (con excepciones de Siria y Jordania). En ello están, pues han sumado las incorporaciones de varios de los mejores jugadores del campeonato nacional repartidos en diferentes clubes del ámbito patrio. Incluso ofertaron 4 millones por Mohamed El Shenawy, portero titular de Al Ahly y de la selección egipcia, como el mismo club mencionó en su cuenta oficial en las redes sociales.

¿Lograrán a corto plazo situarse entre los grandes del fútbol egipcio? ¿Será el club sostenible con esta nueva estructura deportiva y ejecutiva en el plano económico? Éstas y otras cuestiones interesantes aparecen de fondo ahora que la aventura del Pyramids FC toma una nueva dimensión como pretendida alternativa al poder establecido del fútbol egipcio.

Un Flamengo lanzado

Vinicius se despide de la hinchada de Flamengo. Se marcha al Real Madrid.

Sonríe la naçao rubro-negra, vibra con fuerza Maracaná, Flamengo es líder destacado de un Brasileirao que ha comenzado como un tiro. Tras solo 9 jornadas supera en 6 puntos a Atlético Mineiro (al que derrotó a domicilio hace apenas 15 días) y Sao Paulo, con grandes sensaciones de juego que les han permitido hilvanar cinco victorias consecutivas para conseguir tan buen colchón.

Aunque en el estadual Carioca no les fue demasiado bien, pues Vasco y Botafogo (a la postre campeón) alcanzaron la final, lo cierto es que en Libertadores pasaron sin demasiados apuros a la segunda fase, en la que esperan a Cruzeiro, mientras en Brasil se permiten soñar con un título que no logran desde que en 2009 Petkovic y Adriano capitanearon al último Mengo que reinó en el país en el que fútbol y samba se fusionan sobre el césped.

Subcampeones de Copa do Brasil y Copa Sudamericana, el equipo que dirige el paulista Mauricio Barbieri juega bien, hace disfrutar, vuela sobre la cancha. El crecimiento respecto al pasado curso parece evidente, si bien los próximos encuentros mostrarán el alcance del impacto que tenga la salida del joven Vinicius, titular en el costado izquierdo de la ofensiva. Por contra, la llegada de Henrique Dourado desde los rivales de Fluminense les ha dotado del mordiente que necesitaban arriba para complementar un ataque imaginativo en el que sus integrantes rebosan calidad.

Os dejamos las imágenes del triunfo anoche ante Paraná (2-0) con tantos de Diego Ribas y Felipe Vizeu con el que consolidan el primer lugar. Antes del parón por el Mundial visitarán a Palmeiras, para reiniciar la competición ante Sao Paulo, Botafogo y Santos, duras pruebas que mostrarán de qué pasta está hecho un equipo que hoy vuelve a ilusionar en Gávea.


Nadie quiere entrenar al Madrid

Hoy tenemos a un invitado especial. Juan Yagüe, acérrimo amante de la Champions League, madridista de corazón e hijo adoptivo de Liverpool, donde se debate entre Toffees y Reds, disfrutando mientras tanto de toda la historia, singularidad y maravillas del fútbol a orillas del Merseyside.

La musa de siempre, el presidente del Siglo XXI, ¿el técnico del futuro?

El título parece una utopía. Pero dado el contexto y el enclave temporal es una total realidad. El equipo que ha ganado la Copa de Europa las tres últimas temporadas no tiene entrenador y todos sus candidatos desechan la posibilidad de serlo por unos motivos u otros. Suena descabellado pero con una síntesis todo empieza a ganar sentido.

El banquillo del Santiago Bernabéu es un monstruo que lo devora todo. Llegar ahora es una temeridad. Hay poco que ganar y mucho que perder. No hay ningún proyecto al no haber entrenador ni una previsión de ese mismo hecho. Las estrellas del vestuario de Chamartín aguarda la llegada de un nuevo comandante para decidir si siguen en el ejército blanco o parten rumbo a otro escuadrón.

La disyuntiva es singular para Florentino Pérez. Siempre ha querido entrenadores dóciles para la presidencia e inflexibles para la plantilla. Y esto es ciertamente complicado. Dada la repentina salida de Zinedine Zidane como técnico del club, lo más importante es preservar la continuidad del grueso de la plantilla. Y más aún sin ninguna política de fichajes que tratar o cumplir. La llegada de un nuevo entrenador acarreará altas y bajas, por supuesto. Pero un proyecto tan ganador no puede sufrir una absoluta revolución de una temporada a otra contando con la marcha del entrenador. Sería un error de bulto.

Por si fuera poco, las grandes adquisiciones que pudiera acometer el Madrid, serían, muy probablemente, desde Inglaterra. Y el mercado inglés, desde la temporada que se avecina, cerrará su mercado de fichajes antes de que empiece la Premier League. Es decir, esta temporada, antes del diez de agosto. Tres semanas antes de que cierren el resto de mercados importantes. Una vez suceda, será prácticamente imposible sacar a alguna gran estrella de los equipos ingleses. Por si fuera poco el obstáculo económico (por el torrencial potencial de la liga inglesa) y la absoluta incertidumbre con el nuevo inquilino del banquillo.

Dada esta serie de hándicaps, lo más oportuno sería apostar por un hombre de la casa. Con ello, se garantizaría la estadía de la mayor parte del plantel y se daría, en cierto modo, continuidad a lo creado por Zinedine Zidane.  Una gran revolución de la mano de un nuevo y reputado técnico conllevaría, inevitablemente, cambios sustanciales en la gestión de la plantilla, el trato humano con el grupo y todo lo generado por el astro francés. Que ciertamente es algo homogéneo y difícil de descifrar, pero que generó el clima adecuado y funcional para el vestuario más complicado del mundo del fútbol.

Es entendible que técnicos del perfil de Massimiliano Allegri no quieran renunciar a su puesto actual por llegar a la casa blanca. La pretemporada ya está configurada. Y todo lo demás ha quedado en stand by por la salida de Zidane. Recalar en el Madrid supone un estado de lo que iba a pasar por la voluntad del predecesor que lo ganó todo y las decisiones del sucesor. En caso de trastocar cualquier cosa y perder, supondrá ser señalado. En caso de inacción para dar continuidad a lo ya establecido y fracasar, también dejará en evidencia al elegido. Y en caso de triunfar, quedará relegado al éxito anterior del entrenador francés. Pocos estímulos y reconocimiento.

Al Madrid le toca garantizar la continuidad de un proyecto ganador. Y para ello no hace falta mucho ruido y sí mucha personalidad y paciencia. Guti podría ser el perfil más adecuado a pesar de las dudas que genera su inexperiencia. Muchos de los grandes entrenadores fueron centrocampistas. Pep Guardiola, Diego Simeone, Luis Enrique, el propio Zidane. Y el talentoso mediapunta siente y entiende como nadie la idiosincrasia el sentimiento madridista. Siempre visto como un revulsivo y nunca como un actor principal. Sí. Guti encaja en el perfil. 

Quedan pocos días para conocer al relevo. Y muchos meses para soportar una alargada sombra del último trienio. Retener a las grandes estrellas y matizar el equipo en las zonas adecuadas. No es el momento de grandes cambios. Es el momento de garantizar la grandeza y el éxito del Madrid. De sostener lo que ya tiene. Eso es lo que se necesita en el Santiago Bernabéu ahora.

Café Fútbol presenta el Fantasy FIFA Mundial 2018

La Copa más deseada por todos
Una vez más aquí estamos con el clásico Fantasy de la gran competición de selecciones, el más que apetecible Mundial de Rusia 2018. ¿Quién no lleva un seleccionador dentro? Estos días todos pensamos que tal o cual jugador deberían haber acudido al Mundial (para mi Gerard Moreno con España, Benzema con Francia...), pero aunque a ellos ya no podemos incluirles en nuestras alineaciones, al menos todavía tenemos la posibilidad de escoger de entre lo más granado de las 32 selecciones que acudirán a la madre Rusia (?), creando un combinado de fantasía que pueda reunir en su alineación a futbolistas de la talla de Heung Min Son, William, Farfán, Eriksen o Diego Godín (era un poco random tirar del tópico habitual Messi y Cristiano).

Sin más preámbulos os dejo el enlace para entrar en la liga que hemos creado pinchando aquí (necesitarás tener una cuenta en la web de la FIFA, es gratis).

El código es A5KZ954M.

Os dejamos también el calendario de la competición para que podáis estar atentos a las sustituciones y/o cambios de jugadores: 

FECHAS IMPORTANTES
Nº de ronda Descripción de la ronda Fecha
1 1ª fase de grupos 12-17 de junio (6 días)
2 2ª fase de grupos 17-22 de junio (6 días)
3 3ª fase de grupos 23-26 de junio (4 días)
4 Octavos de final 27 de junio-1 de julio (5 días)
5 Cuartos de final 2-5 de julio (4 días)
6 Semifinales 6-9 de julio (4 días)
7 Final 10-13 de julio (4 días)

¡Qué gane el mejor, pero sobre todo que disfrutemos por el camino de un gran Mundial!

Un Mundial sin la Azzurra

Mi primer recuerdo de la Italia futbolística data de Julio de 1994. Por entonces apenas tenía 10 años, pero ahí vertí por primera vez lo que los argentinos llaman coloquialmente puteadas, con mucha rabia ante la ensangrentada camiseta de Luis Enrique, que se quejaba del desleal codazo de Mauro Tassotti que Sandor Puhl no sancionó. Luego como premio la FIFA le concedió el honor de pitar la final, en la que la Brasil de Bebeto, Romário, Mauro Silva, Branco y compañía se impusieron en la tanda de penaltis, la de los recordados fallos de Franco Baresi y Roberto Baggio.

Aquella caída fue dura. Yo jugaba al fútbol de toda la vida, aunque rara vez veía algún partido por la tele. Eso sí, USA'94 me enganchó, recordando con especial cariño lo mismo que todo el mundo: a Roger Milla, a Salenko goleando para nada, las gestas de Rumanía y Bulgaria, las trenzas de Henrik Larsson... y el inquebrantable poderío italiano, que daba igual cómo jugase que normalmente iba a acabar imponiéndose.

Para aquellos que no nacimos en los años 40 o inicios de los 50, Italia siempre ha jugado los Mundiales. Aquel es el anterior precedente de una ausencia suya, ya cuando comenzaban a ser un poco más serias las fases de clasificación. Por tanto para casi todo hincha que se precie, ellos nunca han faltado a una gran cita global.

Han protagonizado caídas estrepitosas, como aquella ante Corea del Norte en Inglaterra'66, el atraco que sufrieron ante Corea del Sur en 2002, o más recientemente la caída en la primera fase de Sudáfrica 2010 en un grupo con Nueva Zelanda, Paraguay y Eslovaquia sin ganar un solo encuentro, contrastando con sus 4 títulos (pese al enorme asterisco que debe constar en el primero) y sus múltiples gestas, como la victoria sobre Alemania en el Mundial teutón de 2006 en la prórroga, o la eliminación de la última Brasil del 'Jogo Bonito' en 1982 para posteriormente alzar el cetro en ambas ocasiones.


Será extraño no verles marcar con un rebote peleado por el Vieri o Rossi de turno, o sin la habitual maravilla que Baggio o Totti nos habrían dejado. También, sin su elegancia a la hora de vestir, su precioso himno, sin un Maldini o un Toldo dando indicaciones. No será la gran despedida internacional de Buffon (si es que se retira), ni tampoco el escaparate que las condiciones de Insigne, Bonucci o Jorginho merecen. Su ausencia será notoria en el césped y en las gradas, en cada conversación sobre los favoritos, el resumen de la jornada, el encuentro esperado ante otro aspirante, pues tienen la capacidad desde tiempos pretéritos de convertir cualquier partido en un carrusel de emociones.

Se da la casualidad además que mi esposa es italiana, y mis suegros viven muy cerca, así que es bastante habitual que vea fútbol con el padre de mi señora, casi siempre La Liga, la Serie A, la Champions y las selecciones. Supongo que podéis imaginaros con qué ánimo encarará ese hombre el Mundial a sus 60 años, habiendo sido futbolista y entrenador durante décadas en su tierra natal, siendo un amante como pocos del balón.

Por eso Italia, que ganaste sin paliativos a España hace apenas dos años en la Eurocopa de Francia, y también nos eliminaste en aquella lejana tarde estadounidense de 1994, aunque en esta ocasión no pelearás por la anhelada Copa, en el corazón de todo hincha que se precie siempre serás una de las favoritas. 

Os esperamos para batirnos de nuevo en 2020, Fratelli d'Italia.


La temporada del Madrid

Primero y ante todo, aunque sea lamentable tener que aclarar esto, se hace necesario en los tiempos que corren: no soy antimadridista. Algunos de los miembros del Café, sigamos escribiendo o no, somos periodistas deportivos, pero afortunadamente creemos no ser de los ruidosos, cosa que esperemos así sea durante toda nuestra trayectoria. Lo que sigue, por tanto, es una opinión desde el respeto. Espero que las personas que lean el artículo, sientan los colores que sientan, también lo entiendan así: 

Marcelo y Asensio, goleadores en Múnich

La temporada del Real Madrid es dificilmente calificable. Mi sensación, no sé si justa o no, es que es mala. Entiendo que cada día hay menos clubes de la magnitud (o parecida) del conjunto merengue, con la capacidad que obliga a pelearlo todo. Huyo del discurso instalado desde la vorágine que han traído los reinados de Messi & Cristiano en que si no se ganan varios títulos al curso se fracasa. No, existen los rivales, la fortuna, las lesiones, los árbitros, los postes, una mala tarde y mil factores más. Bajo mi concepción, Madrid y Barcelona deben hacer todo lo posible por ganar, lo que teniendo en cuenta su potencial económico y deportivo probablemente desemboque en títulos.

Sin embargo, para mi el curso madridista es malo no porque no haya ganado en Liga y Copa, sino porque no los han competido. Es cierto, comienza el Madrid 5 partidos de Liga sin Cristiano, juega bien bastantes encuentros que no acaba ganando, mientras su máximo rival va conjuntándose en torno a la idea de Valverde mientras gana aunque su juego deje que desear. Al final, unos la meten y los otros no. Se descuelgan los de Zidane, pero ¿es justificable sin Copa y con una fase de grupos de Champions tan light? Que el Tottenham les diera problemas, que el equipo se emborrachase en agosto con las Supercopas, que el Barça tuviera por entonces mala pinta, no justifica que ese vestuario, como hace desde hace 20 años, se deje ir en Liga para esperar relajadamente a las eliminatorias de Champions.

¿La Copa? Poco atractiva (para ellos, claro). Eliminan con susto a un equipo de Segunda, y llega el Leganés, con marcador en contra, y remonta en el Bernabéu. Meritazo espectacular de los pepineros, pifia vergonzosa de la segunda unidad blanca. Ahí podría hablarse de planificación, si bien a mi me parece que los Ceballos, Marcos Llorente, Vallejo y compañía son unos jugadores magníficos. Faltos de ritmo, aún sin madurar del todo, pero que no debían caer en su hogar. 

Antes, a finales de diciembre, ultimatum por la Liga ante el Barcelona. El que era vigente campeón tenía tal desventaja que perder podría suponer un adiós prematuro. Ganar, en cambio, recortaba ventaja en la clasificación, así como moral. Y tenía algún encuentro pendiente por el Mundial de Clubes. Pero los culés vencen 0-3, asestando un golpe al campeonato. A partir de ahora solo el Atlético de Madrid les hará frente, aunque contra Messi parezca misión imposible.

La Liga, pues, marca la pauta de una campaña. La barcelonista no es extraordinaria. Sí notable, pues han ganado los dos títulos nacionales más importantes, con autoridad, no obstante con un fútbol lejos del mejor que han ofrecido esos colores en unos años cada vez más lejanos. ¿Ha peleado el Madrid la Liga? ¿Ha llegado lejos en Copa, o al menos ha caído en una eliminatoria épica ante un gran rival? Teniendo en cuenta que hablamos de una de las mejores plantillas del mundo, también de la historia del Madrid, esto es un fracaso. Repito, no el hecho de no ganar, más bien el de no competir.

32 años tuvo que esperar el Madrid para alzar otra 'Orejona'

La obsesión auspiciada desde el club a finales de los 90 en busca del Santo Grial que representaba una Copa de Europa que llevaba tres décadas ausente, ha acabado perjudicando al propio club blanco. Se puede decir que la no necesidad de ganar la Liga para disputar Champions, así como la aparición de Messi, ha lastrado al Madrid a nivel nacional, si bien el Madrid ya renquedaba con ello desde el último lustro del pasado siglo. Así, ganar la Champions ha pasado de ser el principal objetivo blanco a casi el único, como si nada más colmase su ansia, como si la preciosa Liga y la maravillosa Copa no fueran más que estorbos, torneos menores en los que no se baten ante mastodontes en estadios de 60.000 espectadores en una noche entre semana.

Por todo lo anterior creo que si el Madrid pierde el sábado que viene ante el Liverpool, la temporada se podrá calificar como objetivamente mala. Si gana, habiendo obtenido Supercopas de España y Europa, Mundial de Clubes y Champions, diría que es regular. Suena muy fuerte, pero repasen la plantilla del Madrid, de lo que es capaz cuando quiere en los torneos y ante adversarios más difíciles, y luego rebatan con argumentos que ese equipo, como mínimo, no debía estar peleando la Liga hasta Mayo.

Está Messi, sí, pero también estaba el año pasado cuando la Liga fue merengue, o en 2014 cuando ganaron los colchoneros, o 2012, 2008 y 2007, coronándose el Madrid. Claro, que una cosa es el poder y la otra el querer, y por más que se tenga de lo primero, sin lo segundo no se alcanza.

La guinda llegará el próximo sábado 26 de Mayo. Luego nos tocará disfrutar del Mundial (¡por fin!).