.

.

Arsenal sorprendió al gran Águila en su nido

La Copa Sudamericana de las sorpresas no iba a ser menos en su instancia final, como bien dejó a las claras el Arsenal de Sarandí en el mítico e imponente Azteca mexicano, escenario de gestas como la final del Mundial'70 donde el fútbol ganó más aún que Brasil (Pelé, Gerson, Rivelino y compañía golearon 4-1 a Italia) o Maradona dibujó un gol que estará para siempre en el imaginario de todo amante de este deporte. Anoche fue El Viaducto el que reclamó su lugar en ese selecto olimpo, demostrando a todo el continente que no hace falta una vitrina repleta de trofeos para ser un grande.

A nadie que conozca la trayectoria de Arsenal en esta Copa Sudamericana debe extrañar la victoria de anoche, ya que el humilde equipo de Sarandí ya había vencido a domicilio a todos sus rivales a lo largo de cada eliminatoria, a excepción de River Plate, al que superó en la tanda de penales en el mismísimo Monumental de Núñez.

Así pues, el partido comenzó de cara al América con un tanto a los 5 minutos del paraguayo Salvador Cabañas, que batió de cabeza a Cuenca tras rematar un centro de Federico Insúa, para algarabía de los más de 100.000 americanistas que copaban el estadio. Los siguientes minutos las oportunidades siguieron sucediéndose sobre el marco de Arsenal, que tuvo la suerte de lograr el empate cuando peor lo estaba pasando gracias a un cabezazo de Aníbal Matellán (min.31') ante el que nada pudo hacer el Memo Ochoa. El empate equilibró no solo el resultado sino también el juego, ya que el conjunto argentino aprovechó el impulso para crear peligro mediante Calderón y Yacuzzi, mientras la pareja Mosquera-Matellán cerraban líneas a la impetuosa delantera de las Águilas.

Ya en el segundo período América salió con nuevos bríos, consciente de que si no aprovechaba la localía tendría muy complicada la conquista del torneo en tierras argentinas. Así, tras unos minutos de tanteo, una jugada por la izquierda de Castro llevó el balón a los pies de Cabañas, que cedió a la frontal para que Argüello anotase un auténtico golazo (min.54') por el ángulo que quitó las telarañas al arco de Cuenca. Parecía que los locales comenzaban a fraguar la victoria cuando un par de minutos más tarde Calderón hizo una pillería al acomodarse el balón con la mano para ceder a Alejandro Gómez, que batió a Ochoa con lanzamiento fuerte ajustado al palo izquierdo.

No acabaría ahí la cosa, ya que aprovechando el desconcierto, nuevamente A.Gómez anotaría el definitivo tanto para los de Sarandí al cabecear un balón que Castro dejó botar erróneamente tras un pase hacia atrás del chileno Rojas.

Poco más sucedió de ahí al final del encuentro, salvo la expulsión del visitante Castiglione, que se perderá la definición del próximo jueves en El Cilindro, cancha de Racing Club.




3 comentarios:

Tony Blas dijo...

Lo de Arsenal sorprende.

Mauricio dijo...

A mi no me sorprende. Han hecho una gran campaña en la Copa Sudamericana.

Pavlo dijo...

¿Qué pasa en el fútbol sudamericano? ¿Dónde estan Boca, River, Vélez, Independiente, San Pablo, Palmeiras, Cruzeiro, Flamengo, Peñarol, Nacional de Montevideo?
El nivel de nuestro fútbol esta bajando y por eso cualquiera que defienda bien, juega finales continentales.
Una pena