Maradona a contrapié

La noticia del fallecimiento de Maradona me pilló un poco a contrapié, como a casi todo el mundo. Era consciente que su estado de salud en las últimas semanas era muy delicado pero le habíamos visto superar tantos momentos similares a lo largo de su vida que pensaba que acabaría sorteando este del mismo modo que dejó atrás a sus rivales sobre el césped, con un gesto a mitad de camino entre la suficiencia del que se sabe mejor que el contrario y la naturalidad del que ya lo ha hecho en repetidas ocasiones. Pero no. Esta vez no pudo ser. Descanse en Paz. 

Seguramente soy el miembro de Café Fútbol menos apropiado para escribir sobre la figura de Maradona. Tenemos argentinos como Ariel o Devo en la plantilla, tenemos expertos en la historia de ese país como Chimo, tenemos a City, Mau o Estoja que podrían hacerlo de maravilla, tenemos una biblia como Domingo (Garrincha) que sabe de fútbol e historia de fútbol como pocos que yo conozca, y tenemos a Martín, que pudo disfrutar al Diego más que todos los demás, tanto por edad como por haberlo tenido en su Sevilla aunque fuera por un breve periodo de tiempo y en una versión algo menor. Pero algo me ha empujado a volver a escribir sobre fútbol tras cuatro años desde la última vez. 

Pertenezco a esa generación que llegó tarde a ver la mejor versión de Maradona. Mi primer recuerdo propio de él es en el mundial de Italia 90. Mi mejor recuerdo suyo es el gol que marcó en el mundial de USA 94, justo antes del último positivo. Y supongo que esto explica un poco mi relación con su figura mediática. Siempre tuve la sensación que los nacidos en los 80 no llegamos a ver al gran Diego en directo, sin ese filtro de grandiosidad de los vídeos de highlights seleccionados. Porque no es lo mismo ver una jugada mientras ocurre (aunque sea por TV) que cuando ya ha ocurrido. La segunda opción te lleva a la razón, al análisis más o menos profundo, pero nadie canta un gol mientras lo ve en las noticias. La primera opción es la que lleva a la emoción, al enamoramiento, a la devoción por la figura de un jugador. 

Siempre he pensado que mi generación fue a contrapié con el por ese simple motivo. Porque al verle esperábamos la quinta esencia que nos habian mostrado los vídeos de México 86 o de su paso por el Napoli, pero lo que recibíamos era talento puro en dosis cada vez más escasas y espaciadas, pero bañado en mil polémicas. Aunque era obvio que aquel hombre tenía, o había tenido, una importancia capital en la historia del fútbol, siempre había un pero. 

Mi amigo Raúl le tiene tanta devoción que su hijo se llama Diego. Y ayer estaba bastante afectado por lo ocurrido. A mi, unos años menor, simplemente me pilló a contrapié, y sin embargo aquí estoy escribiendo unas líneas de reflexión. Ayer descubrí que me hubiera encantado llegar a tiempo de paladear al mejor Maradona sobre el verde, y que quizá me daba rabia que esperaba ver talento puro pero encontraba más polémica que talento. Y que más allá de filias y fobias, en el núcleo de la figura mediática, vivía una persona que había cambiado para siempre la historia del fútbol. Y creo que para mejor. 

Gracias Diego. Descansa en Paz.

4 comentarios:

Darwin Machis dijo...

Maradona es considerado el mejor jugador de fútbol del siglo 20. No solo posee el juego de pies preciso y la habilidad de regate de los jugadores sudamericanos, sino que también tiene una excelente visión general. En cualquier equipo, es absoluto El alma puede revitalizar al equipo en su conjunto.

Pakiza Realty dijo...

Pakiza Realty

Pakiza Lifestyle Township in Indore

Pakiza Green Ville Township in Indore

Pakiza City Township in Indore

Pakiza Kainat Township in Indore

Pakiza Greens Township in Indore

Pakiza Properties in Dubai

daikubo335 dijo...

¡Hola! Encontré una valiosa película de partidos de fútbol.
Boca Juniors contra Racing Club 1995.
El famoso jugador Maradona, Claudio López, Kily González.
https://youtu.be/sGoqdqhlq4k

القمر السعودى dijo...

شركة تنظيف شقق بالجبيل

شركة تنظيف بالقطيف

شركة مكافحة الحمام بالدمام