Centenario bajonero (?) en Vigo

El delantero griego Douvikas no tuvo su noche

Tenía muchas ganas de ver un Celta campeón en el año de su Centenario. Es un club que me cae increíblemente bien. Es cierto que cierto factor derrotista, la flema gallega y el equipazo tremendo de inicios de siglo influye sobre mí, pero de veras que quería que esta vez sí, lograsen tocar metal.

Habría sido precioso. Un club que lleva años salvándose por los pelos, sin grandes alardes, con Iago Aspas (su gran crack histórico, con permiso de genios como 'Hermidita' o Pahiño) dándolo todo en el tramo final de su carrera para conseguir esa alegría, ese anhelo que han rozado varias veces, pero no ha llegado a darse. Tres veces subcampeones de Copa, hace un par de décadas fueron capaces de apalizar a Real Madrid (5-1), Benfica (7-0) o Juventus (4-0), alcanzando incluso unas semifinales de la Copa de la UEFA en los tiempos en que era una competición más potente que la actual.

Sin embargo siempre se les ha resistido ese título que honrase cien años de bella historia, y que sí lograron sus eternos rivales deportivistas en la época dorada de éstos. Por eso, anoche me dio pena cómo se desarrolló su encuentro ante la Real Sociedad (un club al que admiro y respeto profundamente, todo sea dicho). 

Apenas un par de minutos habían transcurrido cuando Oyarzabal adelantó al cuadro donostiarra, rematando a placer desde el área pequeña. Un Celta tan acelerado por la excitación como desacertado no podía meterle mano en Balaídos a una Real mucho más curtida, más hecha a estos escenarios los últimos años. Al fin y al cabo, ganar la Copa en 2021, disputar competiciones europeas con regularidad (jugarán octavos de Champions ante el PSG el mes que viene), tener una plantilla de nivel medio-alto más que consolidada así como un técnico que lleva años siendo referente del club, otorga un poso competitivo que se nota.

Una contra permitió a Sheraldo Becker anotar en el mano a mano el 0-2, logrando estrenarse con gol en su debut con la camiseta txuri-urdin. Aún así los celtiñas nunca bajaron los brazos. La entrada en el tramo final de encuentro de Strand Larsen renovó unos ánimos que el propio punta noruego se encargó de insuflar con sus acciones. Y llegó el gol de la esperanza, un poco tarde, pues en el 90+1 un disparo cruzado de Luca de la Torre redujo distancias

Quedaban 4 minutos, pocos aunque quizá suficientes, mas en ningún momento llegaron a generar esa ocasión que pudiera acercarles al empate. Para mayor zozobra, la mala clasificación liguera (inmerecida, pues juegan mucho mejor de lo que su puntuación indica) les tiene bordeando los puestos de descenso. Sería una mala broma del destino acabar en Segunda justo un año que debía ser de celebración. Esperemos que al menos lo que queda de temporada les sirva para ir tirando para arriba... y ojalá algún día les llegue esa anhelada Copa.

CAN 2024: un lindo comienzo para las cenicientas

¿Otro post sobre la Supercopa de España de la que ya habéis visto y leído en todos lados? Os lo vamos a ahorrar para traeros algo más exótico, y más acorde a nuestra esencia cafefutbolera (?). Porque la Copa de África 2024 comenzó el sábado con el triunfo de Costa de Marfil por 2-0 ante Guinea-Bissau, pero lo mejor llegó en la jornada de ayer con tres sorprendentes resultados, sobre todo el último de la noche.

El primer resultado de impacto del día fue el empate de Guinea Ecuatorial ante Nigeria. El Nzalang Nacional incluso se adelantó gracias al acierto de Iban Salvador, si bien Victor Osimhen equilibró el marcador poco después para las Súper Águilas Verdes.

Otra de las favoritas, Egipto, debutó más tarde ante Mozambique. Parecía que sería una victoria rutinaria para Los Faraones cuando se adelantaron en el minuto 2' con un tanto de Mostafa Mohamed a media vuelta, tras aprovechar una pifia en el remate de su compañero Salah. Posteriormente tuvieron varias ocasiones para aumentar la diferencia, pero perdonar se paga. Así, al inicio del segundo tiempo dos goles casi seguidos de Witi y Clésio dieron la vuelta a la contienda. Solo al final, ya en el descuento. rescató Salah un empate desde el punto de penalti, dejando a los mozambiqueños con la miel en los labios.

Finalmente Ghana y Cabo Verde cerraron la jornada con su enfrentamiento. La teórica diferencia de potencial entre ambos conjuntos se quedó en eso, pues sobre el tapete el choque fue mucho más igualado de lo que cabía sospechar. Los isleños se adelantaron al aprovechar Jamiro Monteiro un rechace del arquero ghanés. Dijku igualó tras el descanso, al rematar con acierto un córner botado desde la derecha. Sería en los instantes finales cuando el ímpetu caboverdiano obtuviera recompensa al anotar a placer Garry Rodrigues el 1-2 definitivo que confirmó la gran sorpresa del día.


Hoy entrarán en liza varias favoritas más, ya advertidas de lo que sucede en un campeonato mucho más igualado de lo que parece. Los encuentros serán Senegal v Gambia, Camerún v Guinea y Argelia v Angola. 

Supercopa (semis): R.Madrid 5 Atlético 3, un espectáculo de otro tiempo

Joselu festeja el gol del 4-3

Anoche Real Madrid y Atlético de Madrid nos regalaron un divertido choque de trenes en el choque que abría la Supercopa de España, con una primera semifinal vibrante, repleta de goles, ocasiones, jugadas vertiginosas, algunos errores cómicos, alternativas en el marcador, y sobre todo, un gran espectáculo poco usual entre los dos grandes de la capital (al menos en lo relativo a tantos goles).

Si de algo ha presumido el Atlético de Simeone desde que éste llegase a su banquillo ha sido de solidez. Un porterazo como Oblak, sin duda de los mejores del mundo, así como una gran zaga repleta de expertos en la materia, dentro de un conjunto esforzado y solidario. Hubo un tiempo en que verles encajar un par de goles era una rareza. Enfrente, un Madrid que está siendo de lejos el más seguro atrás en Liga (10 porterías a cero en 19 encuentros), todo ello pese a bajas tan significativas como las de Courtois, Alaba y Militao, sus problemas en ambos laterales (especialmente el izquierdo) y el baile del arco entre Kepa y Lunin. Por ello no es que el pronóstico debiera ser un empate sin goles. De hecho en Liga el Atlético ganó 3-1 el pasado mes de septiembre. Pero convengamos que no esperábamos una orgía de goles tan espectacular.

Ya en los primeros compases, pese a que el Madrid se lanzó al ataque, se adelantó el Atlético con un buen testarazo de Mario Hermoso a saque de córner. También desde la esquina sirvió Modric a Rudiger para que igualase minutos después, con un tanto que recordó al de Ramos en Lisboa. Luego Mendy remataría de forma poco ortodoxa un centro raso de Carvajal para adelantar a los blancos, si bien Griezmann volvió a igualar con un precioso tanto antes del descanso.

El segundo periodo tuvo menos acierto, pero no menos emoción. El Madrid gozó de mayor control, aunque sería de nuevo el conjunto colchonero el que marcaría, cuando un barullo en un centro hizo que entre Rudiger y Kepa el balón acabase dentro de la portería merengue, para alegría de un Morata que pasaba por allí. No faltaban ni 15' para el final, por lo que pintaban bastos para los de Ancelotti. Pero todavía el juguetón destino quería regalarnos otra sorpresa. 

La presión alta del Atlético se descompensó, una serie de pases rápidos en salida del balón del Madrid surtieron efecto. Vinicius enfiló el carril izquierdo ante un lento Giménez que no pudo frenarlo. Luego Oblak y la defensa sacaron el disparo del brasileño, el consiguiente de Bellingham, nuevamente otro del inglés... y nada pudieron hacer ante un Carvajal que llegó con todo para colocar en la escuadra el esférico del 3-3.

La prórroga ofreció un Atlético a la retaguardia, que puso un muro difícil de penetrar. Simeone lo fio todo a la contra, aunque sus mejores hombres estaban fundidos. Correa aportó poco desde el banco, Memphis era baja, y a esas alturas Morata y Griezmann ya no daban más de sí. También Ancelotti movió el árbol, dando entrada a Kroos, Camavinga, Joselu, Ceballos y un Arda Güler al que aún le queda bastante para ponerse a tono.

Para alegría de Simeone los minutos transcurrieron sin que sucediera nada. Así parecía que nos encaminábamos a los penaltis, hasta que en el 115 una buena acción de Carvajal (MVP del encuentro) sirvió una asistencia que Joselu remató defectuosamente, mas la fortuna quiso que rebotase su cabezazo en Savic para introducirse en la valla rojiblanca. Ya en el 121', con el Atlético volcado, incluido Oblak, un despeje permitió al supersónico Brahim superar en el sprint al portero esloveno, marcando a placer desde unos 40 metros el definitivo 5-3 que cerró un derbi madrileño para el recuerdo.


Esta noche Barcelona y Osasuna, en calidad de campeón de Liga y subcampeón de Copa respectivamente, disputarán la otra semifinal. El vencedor lo conoceremos el domingo, cuando uno de estos dos contendientes se enfrente al Real Madrid por el primer título oficial del curso 2023-24.

Un derbi andaluz por la salvación

Uzuni festeja el gol que abrió el marcador para el Granada

Ayer tuve la fortuna de acudir a un bonito derbi andaluz entre dos equipos con objetivos similares, la ansiada permanencia en Primera División de La Liga española. El Cádiz, justo por encima de la zona peligrosa, llegaba con su técnico cuestionado. En cuanto al local, necesitaba vencer para cerrar la primera vuelta con esperanzas de pelear el objetivo, toda vez que su campaña no está siendo nada buena.

Eso sí, el Nuevo Los Cármenes se llenó para la ocasión. La necesidad del equipo nazarí, las fechas festivas y la disputa de un duelo regional invitaban al hincha a apoyar a su Granada. La afición gaditana también respondió a la altura, pues compró todos los tickets destinados a su club, si bien habían muchos otros aficionados cadistas desperdigados por todo el estadio.

La apacible aunque fría tarde tuvo un marcado color rojiblanco de principio a fin. El Granada salió a por todas desde el pitido inicial. Con un Cádiz esperando atrás a su rival, el granadinista Boyé vio como le anularon un gol por un control para el que se ayudó con el codo. Antes su compañero en la ofensiva, el húngaro Myrto Uzuni, erró una ocasión muy clara con todo a favor. Fue tan solo una advertencia de lo que estaba por llegar, pues los locales apretaron hasta que una falta botada desde la izquierda dio con Myrto Uzuni, resarciéndose el atacante que pudo anotar a placer el 1-0 para el Granada (tras revisar el VAR un posible fuera del juego). 

Los hombres de Alexander Medina siguieron atacando, generando varias chances que bien pudieron significar otro tanto, aunque el marcador no se movió más. Sin embargo un Cádiz más tímido de lo habitual, tuvo en un disparo de Darwin Machís el empate, ya que el rechazo casi provoca un penalti que finalmente no concedió el árbitro tras consultar con el VAR. 

Tras el descanso la dinámica se acentuó, pues si bien el Granada inicialmente dio un paso atrás, la expulsión de Rubén Sobrino en el Cádiz por roja directa allanó el camino a los locales. Una gran contra culminada por Bryan Zaragoza (que en verano llegará al Bayern Múnich, pues su fichaje ya es oficial) significó el definitivo 2-0. El malagueño, ya internacional español, volvió loca a la siempre fiable defensa de un Cádiz que no dio con la fórmula para frenarle en ningún momento. De hecho fue escogido MVP del encuentro, merecida distinción a su notable actuación.


El resultado otorga nuevas esperanzas a un Granada que sigue penúltimo, pero ahora a 5 puntos de la salvación que marca el Celta de Vigo. Los gallegos, que ganaron 2-1 al Betis, abandonaron la zona de peligro, a la que cayó el propio Cádiz. 

Por último, como andaluz deseo que ambos se salven, aunque lo van a tener bastante complicado, sobre todo un Granada que consiguió únicamente 11 puntos en toda la primera vuelta. No hablamos de una misión imposible, pero sí bastante difícil, que ojalá culminen con éxito. Ellos y el Cádiz, por supuesto. 

España-Malta: a 40 años de una gesta memorable

El once español para buscar la heroica

Hoy 21 de diciembre de 2023 se cumplen 40 años del archiconocido España 12 Malta 1. ¿Eres muy joven como para saber de este encuentro, quizá no lo recordabas o simplemente es algo de lo que solemos hablar los españoles y ya está? No hay problema, vamos a darle un poco de contexto.

La selección española encaraba el último partido de clasificación para la Eurocopa 1984 de Francia con 2 puntos y 10 goles menos que Holanda, que le precedía en el grupo. Eran otros tiempos, ya que no se jugó simultáneamente con la Oranje, sino que jugaron éstos primero. A España pues, le quedaba una montaña por delante. Es cierto que Malta era una selección peor que la actual, que ya es decir, pero muy rara vez se ha dado una goleada así en partidos clasificatorios en Europa, sea para el torneo continental o los Mundiales.

Con poca esperanza por lograr la hazaña, el Benito Villamarín de Sevilla no se llenó. El resultado del primer tiempo dio la razón a los pesimistas, un 3-1 que dejaba a los de Miguel Muñoz a 9 goles de completar la gesta. Prácticamente necesitaban anotar un tanto cada 5 minutos del segundo periodo. Imposible.

Pero si por algo se caracteriza el fútbol es por regalarnos de vez en cuando momentos inolvidables, con guiones impensados hasta por el cineasta más imaginativo. Totalmente volcada en busca de su propósito, España encerró en su área a Malta en un segundo tiempo memorable en el que los goles fueron cayendo por su propio peso. El último, el deseado 12-1, lo consiguió el zaragocista Juan Señor con un disparo desde la frontal, en el minuto 84, llevando el delirio a sus compañeros, al banquillo español y a una grada que había presenciado un encuentro inédito e increíble que se celebró con gran algarabía. Posteriormente España alcanzaría la final de aquella Eurocopa 1984, en la que perdió ante la emergente Francia de Platini y compañía, pero esa es otra historia.

Os dejamos el partido íntegro por si deseáis echarle un vistazo.

Alegría copera para Libertad, Colo Colo y Estudiantes

Estudiantes se coronó campeón de la Copa Argentina

Las copas siempre albergan bonitas historias, sobre todo para los clubes más humildes. A veces, como en el caso de las tres copas que se han definido entre el sábado (la paraguaya) y anoche (la chilena y la argentina), incluso pueden llegar a la final pese a no aparecer en las quinielas de favoritos, aunque una vez ahí no siempre se culmina con una sonrisa el cuento de hadas.

En Paraguay alcanzaron la final Libertad y Sportivo Trinidense, de cuyo recorrido hablamos hace poco. En la clásica historia de David y Goliath, se impuso el gigante, no sin apuros. Tras un primer tiempo sin goles, Barboza cabeceó a la red el 1-0 para Libertad. Luego llegaría otro tanto para el Gumalero, pero fue anulado tras certificar el VAR que hubo falta previa. Así, la fortuna sonrió a un Trinidense que alcanzó el empate en una jugada embarullada en el 90+5, acertando Alex Álvarez con el marco rival.

Sin prórroga, los penaltis tuvieron menos historia. Ahí el arquero Martín Silva se erigió como el héroe de la tanda para Libertad, deteniendo los dos primeros penaltis. Y como sus compañeros anotaron todos los que lanzaron, Libertad sumó su segunda Copa Paraguay, dejando a Sportivo Trinidense con la miel en los labios.


Anoche también se disputó la final de la Copa Chile. Tras concluir un campeonato que finalmente se llevó Huachipato ante un Cobreloa que lo tenía en la mano, a Colo Colo, tercero en discordia, tan solo le quedaba cerrar el año con el consuelo de la copa nacional. Enfrente tendría a Magallanes, vigente campeón, aunque recién descendido a la B.

Por desgracia para el Carabelero las malas noticias trajeron compañía. A la pérdida de una categoría que acababan de recuperar tras 36 años de espera, se sumó la derrota en la final de Copa, un torneo que habían conquistado por primera vez en 2022. Y eso que comenzaron ganando, ya que Joaquín Larrivey les puso por delante con un penalti transformado a los 13 minutos de encuentro. Pocos minutos después Amor igualó para Colo Colo, que pasaría a ponerse por delante cuando un afortunado disparo rebotó en Fernando Piñero, significando el 2-1 para el conjunto albo.

Tras el descanso ambos cuadros gozaron de ocasiones para anotar más goles, si bien el único que festejó fue Colo Colo, que llegó al definitivo 3-1 a la hora de juego con un tanto de Vicente Pizarro. De este modo el Cacique conquista su 14ª Copa Chile, destacándose como el club con más títulos de la competencia. Para Magallanes ojalá 2024 sea más dulce, pues su preciosa camiseta merece pasearse por Primera más pronto que tarde.


Por último también se definió anoche la Copa Argentina. El Estadio de Lanús acogió a Defensa & Justicia y a Estudiantes de La Plata, ambos con el anhelo de alzar por primera vez en la historia el título.

No fue un duelo demasiado generoso con el espectador. El primer tiempo dejó pocas ocasiones, mejores para Estudiantes, aunque en el último suspiro casi se adelanta Defensa. Tras el paso por vestuarios, Guido Carrillo mandó al fondo de la red el gol que adelantaba al Pincharrata. Apenas era el minuto 52', por lo que quedaba mucha tela que cortar.

Sin embargo, el Halcón nunca halló el modo de perforar la defensa de Estudiantes, que incluso gozó de alguna que otra oportunidad para aumentar su ventaja. De este modo 'el Pincha' vuelve a gritar campeón tras más de una década de sequía en sus lustrosa vitrina. Obtiene, además, la clasificación para la Copa Libertadores 2024.