.

.

La tragedia del vuelo 764, 20 años después

4:27 de la Madrugada.Un avión de la compañía Surinam Airways se disponía a aterrizar en el aeropuerto de la capital de la exótica republica sudamericana, Paramaribo. El vuelo había salido, horas atrás, desde Schiphol, Ámsterdam.

Cuando estaba realizando las maniobras de aproximación, un fallo humano (como dedujeron posteriormente los expertos que investigaron el accidente), condujo al desastre. El aparato se estrelló , y 176 de las 187 personas que viajaban en el murieron.

Era un 7 de junio de 1989, hace 20 años, cuando se produjo lo que se convertiría en el mayor desastre aéreo de la historia de Surinam.

Sin embargo, lo que hace mas destacado al accidente, desde la perspectiva futbolística, es que en dicho vuelo viajaba un nutrido grupo de jugadores, holandeses de raíces surinameses, que vieron segadas sus vidas (y en los casos de los supervivientes, sus carreras).

Muchas familias procedentes de Surinam, (que hasta la independencia de Holanda en 1975 era una colonia conocida por el nombre de Guayana Holandesa), país pobre y con poco futuro, habían emigrado a la antigua metrópolis, a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Allí, sus dificultades para integrarse, debido a las distintas costumbres y etnia, eran muchas.


En los años 80, un trabajador social de origen surinamés, Sonny Hasnoe, que trabajaba con jóvenes desfavorecidos (muchos de su mismo origen) de barrios marginales de Ámsterdam, pensó que el futbol podía ser un buen instrumento para ayudar a mejorar la calidad de vida y los valores de los chicos.

En 1986, se disputó un primer partido entre el mítico RobinHood (campeón de la liga de Surinam), y un combinado de jugadores holandeses con raíces en las Guayanas.

El éxito de dicho choque, provocó que tres años después, se organizara un nuevo encuentro, devolviendo esta vez el combinado holandés la visita.

El equipo se llamó “The Colourful 11”, e iba a estar compuesto por los mejores jugadores posibles con ascendencia surinamesa.

Varios de ellos, nombres que a todos nos suenan, como Gullit, Rijkaard, Aaron Winter…junto a otros también conocidos en su época como Bryan Roy, Blinker o Menzo, figuras del Milan, Ajax y la selección holandesa, no pudieron obtener el permiso de sus clubes para disputar el choque. Algunos, a pesar de todo, como Menzo y Hennie Meijer se saltaron a la torera la decisión de su equipo y acudieron al encuentro.

Así, el combinado final, no lucio nombres tan conocidos, pero si que eran en la mayoría de los casos futbolistas que disputaban la primeras categorías de la liga holandesa.

18 de ellos viajaban en el avión siniestrado (Menzo y Meijer habían tomado un vuelo anterior, lo que le salvó la vida), de los cuales 15 fallecieron.

Ruud Degenaar (25 años, defensor del Heracles Almelo), Lloyd Doesburg (29 años, portero del Ajax), "Steve" van Dorpel (23 años, delantero del Volendam), Wendel Fräser (22 años, delantero del Roosendaal), Frits Goodings (25 años, jugador del Wageningen, equipo ya desaparecido), Jerry Haatrecht (28 años, de la liga amateur, que viajaba con su hermano, también futbolista pero que no iba a disputar el encuentro…y que fue uno de los escasos supervivientes, y el único que pudo proseguir su carrera), Virgall Joemankhan(20 años, del circulo de Brujas), Andro Knel ( 21 años, medio centro del NAC Breda), Ruben Kogeldans (22 años, defensa del Willem II), Ortwin Linger (21 años, lateral del Haarlem, que sobrevivió a choque pero murió tres días después en el hospital), Fred Patrick (23 años, centrocampista del Zwolle), Andy Scharmin (21 años, lateral del Twente, capitán por entonces de la selección sub 21 holandesa), Elfried Veldman (23 años, extremo de el De Graafschap), Florian Vijent (portero de el Telstar).

Todos ellos, junto al Hasnoe, el organizador, Nick Stienstra, un exfutbolista que ejercía de entrenador del combinado, y la madre y a la hermana del ahora internacional holandés Romeo Castelen (que por entonces contaba seis años), perdieron su vida en el desastre.

Otros tres, Sigi Lens (por entonces de 25 años y jugador del Fortuna Sittard, ahora agente de jugadores, y que se tuvo que retirar del fútbol por las secuelas del choque), Edu Nandlal (también de 25, del Vitesse, que quedó tetraplejico) y Radjin de Haan(que tenia 19 años y jugaba en el Den Bosch, y que aunque continuó en el fútbol, sus continuas molestias le impidieron continuar su progresión como profesional), sobrevivieron.

Una generación entera se había perdido, de golpe, y aun se puede dar gracias a la fortuna de que sus mejores elementos sobrevivieran… debido a la negativa de los grandes clubes de desprenderse de sus estrellas .

Surinam, que de hacer como otros países y contar con tantos (y tan buenos) futbolistas de dicho origen que viven y juegan en los Paises Bajos seria una escuadra temible en la Concacaf (siempre, claro esta, que dichos jugadores prefirieran ir a esa selección en lugar de la orange...), solo quiere contar con jugadores unicamente surinameses (nada de doble nacionalidad ni descendientes)…de esta manera, prácticamente selló su destino, y parece imposible que podamos ver jamás a una selección surinamesa disputando el mundial…algunos de los futbolistas que han formado parte del combinado neerlandés de las ultimas décadas y que tienen ese origen (aparte de los ya mencionados) , son gente como Royston Drenthe,Patrick Kruivet,Winston
Bogarde, Edgar Davids, Clarence Seedorf, o Jimmy Floyd Hasselbaink…

Sirva este pequeño recuerdo como homenaje a los que se fueron, ya hace 20 años…

Posdata: Stanley Menzo ha seguido siempre implicado con la ayuda a su tierra de origen,, como podréis comprobar en este video (y este artículo):



7 comentarios:

chimoeneas dijo...

bonito homenaje. no conocía la historia hasta que me hablaste de ella

Jose David Lopez dijo...

Grande la historia Martin. Me ha encantado. Te la pongo en la sección Recomendados de El Enganche (se lo merece). Un saludo, cafeteros.

Pol Gustems dijo...

A mi también me ha encantado. Te agrego a los links, que aún no te tenía.

Saludos!

Maximiliano dijo...

Desconocia totalmente esta Tragedia . Muy linda la Historia .

cityground dijo...

No tenía ni idea de ese desastre aéreo, bonito recuerdo a esa pobre gente que falleció en la flor de la vida, una lastima.

Federico dijo...

yo al igual que los demas tambien desconocia esta historia, muy bueno el homenaje, que pena toda una tragedia

Estoja dijo...

Lo mismo que todos los demás. Y fantástico el artículo Martín.