.

.

El Sevilla retiene la corona de Campeón de la UEFA Cup ante un magnífico Español


Sabor agridulce. Esa es la sensación con la que se queda uno cuando tras una final entre 2 equipos que tanto merecían el titulo ves a uno de ellos festejar y al otro llorar. Anoche vivimos un espectáculo tremendo bajo la lluvia que cayó sobre el Hampden Park de Glasgow, con 22 tipos sobre el mítico césped escocés que nos mostraron porque este deporte es el más amado por las gentes del mundo. La mencionada lluvia dio un toque épico al enfrentamiento, en el que ambos dieron todo lo que tenían (y mas) por sus aficiones, por los sueños de estas y por los de los propios protagonistas. Pero periquitos y sevillistas no podían llevarse cada uno un título, así que se lo llevó el conjunto hispalense en una tanda de penaltis en la que Andrés Palop confirmó con su estelar actuación que ha sido el mejor jugador de la Copa, no solo por los penales que detuvo, sino incluso por asistir a Adriano en el primer gol de la noche y por marcar de cabeza en Donetsk el gol que clasificó a los suyos en el descuento contra el Shaktar, cuando el campeón estaba eliminado.
Fue un encuentro vibrante de principio a fin. El Sevilla intentó imponerse a un Español que se resistía a ser presa fácil de la superioridad técnica de su rival. Tanto fue así que el primer tiempo estuvo muy igualado, como el marcador, que reflejó un 1-1 con goles de Adriano (gran internada en contra-ataque iniciado por Palop) y Riera, cuyo partido ayer fue sencillamente espectacular.

Ya en la 2ª mitad el Español se sacudió sus miedos y salió con todo por un Sevilla que veía como los periquitos se le subían a las barbas. Tanto fue así que en uno de estos ataques dirigidos por De la Peña, este buscó a Riera en la izquierda, que empalmó un zurdazo que solo la milagrosa mano sacada por Palop con la inestimable ayuda del larguero evitaron que el Español tomase ventaja. Hasta ahí, podría decirse que los blanquiazules estaban mereciendo la victoria merced a lo visto en los 20 primeros minutos del segundo tiempo. Pero llegaría una jugada clave, la de la segunda amarilla de Moisés Hurtado. A partir de ahí el Sevilla tomó las riendas, yéndose con todo arriba por la victoria.

Aunque no se esperaba el Sevilla el buen hacer de los hombres de Valverde, especialmente del argentino Zabaleta, cuyo rendimiento fue conmovedor por el despliegue físico que realizó aun cuando los suyos tenían uno menos. Tamudo, incipiente como siempre aunque anoche estuvo desafortunado, hubo de abandonar el césped por Lacruz para reconstruir la retaguardia. Poco después le acompañaría Iván De la Peña, que tuvo un buen partido, quedando arriba el Rifle Pandiani y Luis García, con el brasileño Jonatas Domingos un poco mas atrasado.
Como decía, el Sevilla lo intentaba pero no encontraba huecos en la maraña perica, y cuando los hubo, ahí estuvo Gorka Iraizoz, cuyas tremendas paradas dieron vida a los suyos hasta la prorroga.

El Español estaba reventado, había agotado todos los cambios y tenían defender también a Jesús Navas (un puñal) y al ruso Kerzhakov, ambos muy motivados y con ganas de retener el título para los suyos. Así que en una jugada por la derecha entre Alves y el propio Jesús Navas, este cedió a la llegada de Kanouté que batió en el primer palo a Gorka. Un 2-1 que parecía dejar sentenciada la final, pues apenas quedaban 15 minutos para un Español prácticamente muerto que tenia un hombre menos.

Pudo la fuerza de la ilusión, esa que en un balón peleado por Jonatas Domingos, golpeó el propio brasileño con la fe de los 15000 españolistas presentes para convertir un empate milagroso que devolvía la esperanza a los suyos, justo unos minutos después de que Gorka salvase ante Alves el gol da la sentencia.

A la hora de los penaltis, el juego transcurre entre la concentración, la seguridad o fe en si mismo y una pizca de suerte. Todo ello estaba concentrado en la mirada de Palop, héroe de la noche al detener 3 de los 4 penaltis que le lanzaron (el otro lo clavo Pandiani en la escuadra) para convertir al Sevilla en el segundo equipo capaz de conseguir 2 veces consecutivas la Copa de la UEFA, tras el Real Madrid de la Quinta del Buitre que la ganó en 1985 y 1986.

Digno campeón, seguramente el mejor exponente hoy día del fútbol español, el cual estoy seguro que dará muchas alegrías a los suyos el año que viene en la Champions, pero que espero que no entre ahí como campeón español (eso déjenlo para mi Real Madrid jeje).

En cuanto al Español, chapeau para ellos. Han completado una participación perfecta. No han perdido un partido en todo el campeonato, apenas una tanda de penales. Por el camino quedaron ogros como el Ajax, el Werder Bremen o el Benfica, lo cual habla a las mil maravillas del desempeño de los blanquiazules en una competición que no deben valorar como maldita, porque estoy seguro que un día serán campeones con todas las de la ley. Eso si, que no tengamos que esperar otros 19 años.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí. Esperemos que así sea la final de la Champions, muy entretenida. Muy bueno el pase de Navas para el gol de Kanouté, pero luego el Sevilla empezó a perdonar en los contragolpes y Jónatas con muchos... motivos para ganar la copa xD, anotó desde 30 metros.
Grande Palop en la serie de penales

Atte. El que te descendió a la primera A xD

PD. León ganó 3-1 a Dorados ayer:(

fernando dijo...

Enhorabuena al campeón y al subcampeón. Un partido grande del fútbol español.

Los jugadores del Español tiraron muy mal los penaltis. Fallar 3 de 4 lanzamientos es penoso.

Garrincha dijo...

@ Gutty

Debo confesar que el gol de Jónatas me levantó del sofá, fue tremendo.
Lo del descenso ... ya me tomaré la revancha, no te preocupes ;)++

@ Fernando

En los penales me esperaba bastante más de Luis García así como de Jónatas, pero Palop estuvo inconmesurable. Más de media copa es suya (y no solo por la final)