.

.

Cronica de un cero a cero

Escribí este cuentecito ayer, "inspirado" seguramente, aunque de forma inconsciente, por el "magnifico" espectáculo ofrecido por la selección Española. Ante el mismo, a uno solo le queda o llorar, o reír, o permanecer indiferente. Y como no quiero ser indiferente, y tampoco quiero anegar con mis lagrimas el blog, lo mejor es tomárselo con humor...Ah, si, los nombres escogidos van con dedicatoria, queridos compañeros ;-)


El partido comenzó bien, se saco de centro.

Lastima que a partir de entonces, decayó, y decayó, y decayó…Einstein debió ser aficionado al fútbol. Solo así se explica su teoría de la relatividad. Se le tuvo que ocurrir viendo algún partido. En ningún otro lugar queda tan claro lo eterno que pueden hacerse tres cuartos de hora.

Mientras sobre el terreno de juego los jugadores se esforzaban (en demostrar que lo suyo, sin duda, no era el futbol), en las gradas los espectadores experimentaron todo un rosario de sucesivos estados emocionales. A la sorpresa por el crimen deportivo que estaban presenciando, le sucedió la lógica indignación, que se transformo posteriormente en aburrimiento, para pasar por fin a un estado que se podría definir de pesimista aceptación, como la que muestran los suicidas antes del fin.


Suerte que, entonces, el árbitro pito el descanso, sin un segundo de prolongación a la agonía. Impecable el arbitro, un monstruo, que control del tempo del partido, que habilidad musical en sus pitidos, que gallarda forma de mostrar cartulinas. Los jugadores, emocionados, casi se veían obligados a darles las gracias por hacerles objeto de su atención.

Algunos espectadores aprovecharon el descanso para escapar del estadio. Huir es de cobardes, pero pocos se lo reprocharon. Se oían algunas frases perdidas entre los asistentes: “De algo hay que morir”, “ya no puede ser peor”, “uno tiene vocación de mártir”,”no, no he visto que hayamos jugado mal, pero es que soy ciego”,”suerte la suya”, que nos permiten hacernos a la idea del estado de animo de la afición.

La segunda parte se desarrollo con un ritmo mas vistoso, incluso se llego a escuchar un uy, producto de la caída de un vendedor de palomitas en la grada. De vez en cuando se escuchaba también un run run de fondo, que por momentos parecía presagiar tormenta. Eran los ronquidos de los que no habían podido contener el sueño.

Los ataques del equipo local se desarrollaban coordinados, en una disposición clásica, que permitía jugar casi de memoria…al equipo contrario. La principal cualidad de la táctica del entrenador de Unión es el trato a la imaginación. Una vez la localiza en alguno de sus jugadores, rápidamente la encierra y la elimina, como se merece, la muy anarquista. Orden, orden y orden es su lema. Lastima que equivocara su profesión, que gran policía perdió el país.

Mención especial al delantero Ariel Fachinetti , un crack, que nos recordó por momentos a aquel mítico extremo, Mauricio “el Pancho” Rivera, que tantas tardes de gloria dio a la afición del Real…cuando jugaba en el atlético.

El cerebro del equipo(o lo debe de ser, por el tamaño de su testa) Domingo Garrido, podría escribir varias manuales sobre como excitar a un balón, de tanto que lo toca, lo toca ,lo toca...(deberían acusarle de algún delito sexual contra el inocente esférico). Que lo haga, y libere al fútbol de su presencia.

En cuanto al conjunto visitante, los rojos del Internacional, un par de veces intento el contraataque. En una ocasión incluso, cruzaron el centro de la cancha. Rápidamente, el autor de tal ofensa fue substituido.

El final del partido se desarrollo sin incidentes, los jugadores, desde el centro del campo, aplaudiendo mientras el respetable abandonaba las gradas, meritorio esfuerzo el suyo.

Como escribió el celebre cronista deportivo Oswaldo “Tato” Menéndez, en la feroz crónica de la final entre Nacional y Deportivo del 69: “Nunca tantos hicieron tan poco por todos”.

Los arqueros, al concluir el encuentro, fueron obligados a pasar por taquilla.

8 comentarios:

Ariel dijo...

Excelente relato, Martín !!!

Realmente muy divertido y escrito de maravilla.

Hablando de los cero a cero. La posibilidad de que los marcadores terminen en blanco es una de las explicaciones que le encuentro al hecho de que el fútbol todavía no termine de establecerse en un país como los Estados Unidos, donde disfrutan más presenciando sucesivas anotaciones sin sentido que conteniendo la emoción hasta el momento cumbre de un gol como hacemos nosotros.

PD: creo que el mejor fichaje del mercado de verano lo hizo Café Fútbol ;)

Saludos

Martín dijo...

Bueno,cuando se habla de como ven el futbol en USA,siempre recuerdo una escena de un episodio de los simpson...

Esta:
http://infoera.cl/2007/09/09/el-futbol-segun-los-simpon/

Lo malo es, que dentro de lo satirico, he visto muchos, muchisimos partidos de ese tenor, centrocentrismo aburrido. El daño que han hecho al futbol ciertos entrenadores...

Eso si, en cuestion de deportes aburridos, o de considerarlos asi, los que se dan por alli nos pueden parecer justo eso(de hecho, viendo la rapidez del Rugby, el futbol americano es un coñazo de cuidado).

Diferente mentalidad deportiva (como lo de que no haya ascensos y descensos, ligas cerradas,traslados de equipos...), no digo que una sea mejor que otra, pero me quedo con la europea(si fuera norteamericano igual decia lo contrario, pero...)

Y gracias Ariel ;-)

CALIGULA dijo...

Pancho Riveraaaaa ¡Que jugador!!!

Garrincha dijo...

jajaja sensacional :D

Tengo un amigo al que le voy a recomendar el cuento, seguro que se parte cuando lo lea :P

“De algo hay que morir” JAJAJA

¿Quién diría que la selección de Aragonés imspiraría algo tan bueno? Y luego la gente se queja del seleccionador jeje

Por cierto, me guardaré el cuento para cuando tenga que postear acerca de algún encuentro del seleccionado italiano o de la Juventus, muy de este calado jaja

Un saludo!

Garrincha dijo...

En cuanto a la implantación del Fútbol en USA, hay varios factores a tener en cuenta.

- Su cultura deportiva los lleva a ser más de un jugador que de un equipo. No es algo que se de en todos los casos, pero si en muchos. Mientras Beckham esté alli, muchos llevarán las camisetas de LA Galaxy, pero cuando regrese a Inglaterra o se retire, estas camisetas quedarán en el olvido.

- Entienden el deporte más como un espectáculo que como un duelo honorífico entre deportistas. Pueden irse contentos a casa tras ver perder a los Lakers 97-120 contra Dallas si Kobe Bryant ha anotado 45 puntos, algo inconcebible para cualquier aficionado del resto del mundo. Si mi equipo pierde 4-3, estaré jodido pese a que mi jugador favorito haya anotado un hat-trick. Ellos no lo ven así.

- Antes del fútbol están las 4 grandes ligas: béisbol, fútbol americano, hockey sobre hielo y NBA. Incluso boxeo o algunos otros pueden robarle protagonismo.

- También está lo que ambos comentáis. Por un lado los 0-0, que pueden llegar a ser partidos muy vistosos (y un 3-2 un coñazo de partido) y por otro su sistema cerrado de competición, lo que le resta emoción y dramatismo.

Un saludo!

mostazamerlot dijo...

cuando lei el titulo del cuento pensé que trataba acerca de Juan Roman Frezzelme.

Mauricio dijo...

Hey, no habia leido esto. Mauricio "el pancho" Rivera???? No sabía que yo habia jugado futbol y que me decian pancho jeje, talvez alguna vez me cuentas mas del el, mi estimado Martín.

Martín dijo...

Hum...pues igual Mau, igual...por si acaso, me guardo al personaje...