.

.

Hace 50 años...

Hace casi 50 años, un 23 de enero de 1958, el Sevilla, que la temporada anterior había terminado subcampeon de la liga española, tras el Real Madrid, lo que le valió lograr el pase a la Copa de Europa, dado el carácter de vigente ganador de la misma de equipo merengue, se enfrentaba en Chamartin con el conjunto local, en los cuartos de final de dicha competición, tras haber derrotado en las fases anteriores al Benfica, campeón portugués, y al Aarhus danés. Esta fue, durante mucho, mucho tiempo, la mejor clasificación sevillista en una competición europea, exactamente hasta que el 6 de abril del 2006, tras superar al Zenit de San Petersburgo se metió en las semifinales de la copa de la UEFA.

Ese 23 de Enero, de infausto recuerdo para la parroquia nervionense, el equipo andaluz termino aplastado por el que era entonces y fue durante unos cuantos años mas, el dominador indiscutible de Europa. El 8 a 0 que reflejo el resultado final, dice todo sobre la superioridad blanca, y escuchar los nombres de los goleadores, di Stéfano, con 4 tantos, Kopa, con 2, y Gento y Marsal con 1, nos hace recordar quienes componían el mejor equipo de todos los tiempos. La vuelta, el 23 de febrero, con el 2 a 2 final, marco el adiós del Sevilla al paraíso futbolístico, a aquel lugar donde en las siguientes cinco décadas, los principales jugadores del mundo harían gozar a enfervorizados aficionados, y donde una serie de equipos alcanzarían las glorias del Olimpo balompédico. Pero no solo fue el largo adiós del Sevilla lo que se produjo en esa eliminatoria, el 6 de febrero, regresando de Belgrado, donde acababa de superar la eliminatoria, el avión del Manchester United sufrió un accidente en Munich, en el cual murieron 9 de los componentes del equipo. A pesar de todo, jugaron las semifinales, ganando el encuentro de ida, aunque finalmente fue el Milán el que logro el pase a la final, donde el Real consiguió su tercera copa de Europa consecutiva.

Ahora, 50 años después, el equipo sevillista retorna a donde pocos de sus aficionados hubieran tenido la esperanza de verle hace unos años, cuando hundidos en segunda, arruinados, apenas podían esperar otra cosa que intentar ascender a primera con un equipo hecho de retales, sin gastarse un duro.

Ese equipo de retales, inicio una ascensión imparable, que en apenas un lustro le vio coronarse dos veces campeón de la UEFA, hito inimaginable. Tal vez, vista su trayectoria en los últimos tiempos, el equipo sevillista debió haber entrado antes en la Champions, en cualquiera de los dos últimos años especialmente, incluso, fue una decepción para muchos de sus aficionados no haber conseguido el año anterior superar al Osasuna de Aguirre en la lucha por el cuarto puesto. Pero…a veces, lo que es una desilusión, se puede transformar en un autentico regalo, los dos años gloriosos del Club en la UEFA, así lo demuestran.

Por eso, creo que el reencuentro con la remozada Champions, la que para muchos siempre seguirá siendo la Copa de Europa, llega justo en su momento, tras haber ido subiendo peldaño a peldaño, no debido a un año afortunado, sino a una trayectoria, lo cual al menos espero que evite lo sucedido a otros equipos españoles noveles en la competición, que pagaron dolorosamente el esfuerzo realizado en la misma, como le sucedió al Celta, al Betis o a la Real.


¿Qué podemos esperar del club? ¿Notara en exceso el debut? Espero que no, tal vez la UEFA no sea la Champions, pero un equipo que paseo por España y Europa en los dos últimos años un fútbol efectivo y brillante, un juego de conjunto demoledor, y que se fajo en finales diversas ante grandes equipos, no debería mostrar excesivos nervios, mas allá del primer partido, si se quiere. Por ahora, lo importante, es pasar la fase de grupos, algo que, al menos, parece entrar dentro de sus posibilidades. A partir de ahí, todo lo demás será solo soñar, y los sueños son libres.

Ojala esas miradas al cielo del partido contra el AEK vuelvan a repetirse, y al menos se pueda dedicar al compañero ausente una actuación digna. Una tragedia marco su despedida, una tragedia marco su retorno, esperemos que sea el fin del circulo...



Mucha suerte en la competición, como al resto de equipos españoles, y en general, a los equipos que practiquen buen fútbol.

Posdata: Espero que no se me hayan notado demasiado los colores ;-)


4 comentarios:

Mauricio dijo...

Aguante Sevilla! No soy seguidor del equipo andaluz, pero su juego me ha cautivado. Estoy seguro que haran un gran papel

ruben dijo...

El Sevilla va a ser la revelación. Aunque espero que no pague caro su poca experiencia en esta competición, cosa muy importante.

Un saludo!

Martín dijo...

Pues no empezo bien precisamente...a ver si a partir de ahora, mejora.

Garrincha dijo...

Bonito post Martín, se hacía necesaria una mención a aquel gran Sevilla de los años 50.

La verdad que yo tampoco me esperaba lo sucedido en el Emirates Stadium, pero estoy seguro que en el Pizjuán habrá revancha y que el Sevilla accederá a la fase eliminatoria.

Un saludo!