.

.

Champions League: 3ª jornada grupos A, B, C & D

Concluyó la 3ª jornada de la Champions con el batacazo del Liverpool como hecho más destacado, y las reafirmaciones de Milan, Chelsea y Real Madrid como líderes de sus respectivos grupos.

GRUPO A
Derrota de las que duelen para un Liverpool que nunca encontró su sitio en el BJK İnönü de Estambul, donde un Besiktas más decidido salió a morder consciente de la importancia de una victoria en la noche de hoy para no quedar prácticamente eliminados. De este modo, a los 13’ de juego, tras un malentendido en la defensa inglesa Serdar Özkan se hizo con un balón suelto que remató de primeras ante Hyppiä (menuda semana lleva el central finlandés con los tantos en contra), sobre el que rebotó el balón que despistó a Reina. Saltaba la sorpresa, aunque los reds tenían por delante todo el partido para remontar.

A pesar de ello, no era el día del Liverpool, que tenía el balón pero no creaba peligro, a excepción de las ocasiones que creaba Gerrard, producto de su garra más que del buen fútbol. Siguieron transcurriendo los minutos, el Liverpool no igualaba la contienda y Benítez hizo a los suyos apretar arriba. Esto les costó caro, pues Bobo se hizo con un balón en largo a los 82’ minutos, que aprovechó para batir por bajo a Reina. 2-0, algarabía en el graderío e incredulidad en la cara de los hinchas ingleses. Gerrard, con un soberbio cabezazo, tiro de arrestos para dotar de nuevo de emoción a la contienda, pero ya era demasiado tarde para los suyos, que están obligados a ganarlo todo en la segunda vuelta si no quieren dar el gran batacazo.



En el duelo del Vélodrome que enfrentaba a los dos primeros clasificados, el O.Marsella salió a verlas venir ante un Oporto más lanzado que tuvo dos excelentes ocasiones de mano del mediocentro Raúl Meireles, cuyos sensacionales disparos se estrellaron en ambas ocasiones contra los postes. Los portugueses gozaron de alguna ocasión más antes del descanso pero el marcador no se movería hasta la segunda mitad.

En la reanudación, Cissé se aprovechó de un desbarajuste defensivo en la zaga visitante para centrar a Niang, que batió a bocajarro a Helton. Poco antes, Lisandro López y Hélder Postiga casi dan ventaja a los suyos, que aún así, no tardarían demasiado en empatar pues Lisandro aprovechó un buen balón interior para recortar a Mandanda, que le haría un penalty que Lucho González transformó sin problemas. Poco más de ahí al final, ya que ambos conjuntos parecían satisfechos con la igualada.

El O.Marsella lidera la clasificación con 7 puntos, secundado por un Oporto que suma 5. Besiktas se coloca con 3 y cierra la tabla el Liverpool con 1.

GRUPO B
Pésimo planteamiento de Quique Flores
en la derrota valencianista en la gélida ciudad de Trondheim, casa de un Rosenborg que anda muy lejos de ser el gran dominador en Noruega de los años anteriores, pero que hoy ha sacado lo mejor de si mismo para doblegar a todo un Valencia.

Como decía, el técnico ché erró de inicio colocando un centro del campo con Albelda y Marchena, perfectos para la destrucción pero nulos para la creación, que quedaba a cargo de los interiores (en esta ocasión Gavilán y Joaquín), que casi nunca pudieron superar a sus pares. De este modo, con nada que perder, mucho entusiasmo y la habitual virilidad que ponen en liza estos equipos, el Rosenborg se bastó para desarbolar a un Valencia que no parece ese equipo que goleó el otro día en Riazor. Y.Koné, tras un jugadón por la izquierda de Mikael Dorsin, y Riseth, aprovechando un mal despeje de Marchena a la salida de un córner, hicieron los 2 tantos del encuentro para un Rosenborg que se coloca segundo con 4 puntos gracias a esta victoria y al también sorprendente empate en la jornada inicial en Stamford Bridge.

Precisamente en este último estadio se desarrolló el duelo entre Chelsea y Schalke 04, más igualado de lo que parece pero con suerte desigual para los contendientes. Pronto desnivelaron la balanza los blues, merced a una jugada por la izquierda de Malouda, que recortó a su marcador y chutó sin demasiado peligro, aunque no contaba el extremo francés con la colaboración de Neuer, que se tragó el disparo bajo las piernas. Luego el arquero conseguiría resarcirse tras sendas intervenciones ante Essien y Lampard, que mantuvieron vivos a los suyos e incluso gozaron de alguna ocasión antes del descanso, como el tanto bien anulado a Grossmüller.

Nada más iniciarse el segundo periodo, Drogba (en posición dudosa) cabeceó a la red un preciso centro de Paulo Ferreira para poner el segundo en el marcador. Los germanos estaban desmoralizados, sin su estrella (Kuranyi se lesionó en el calentamiento) y con una losa de dos goles que levantar. Aún así lo intentaron, con poco acierto y algo de mala suerte, pues su mejor ocasión, que estuvo en la cabeza de Larsen, fue a parar del poste a las manos de Petr Cech.

El Chelsea encabeza el grupo con 7 puntos, seguido por el Rosenborg con 4, cerrando Schalke 04 y Valencia con 3 cada uno.

GRUPO C
Sufridísima victoria merengue en el Santiago Bernabéu ante un Olympiakos muy peleón que nunca le perdió la cara al encuentro
e incluso mandó en el marcador durante un tramo importante del mismo. Sin embargo, comenzó la cosa de cara para el Madrid cuando Robinho recuperó un balón en tres cuartos de cancha, pasó a Van Nistelrooy (muy desafortunado hoy), que chutó para que Raúl aprovechase en su mejor faceta el despeje de Nikopolidis. 1-0 en el minuto 2’, lo cual aventuraba no solo noche tranquila sino también goleada.

Pero el Madrid parece empeñado en no dar respiro a su afición esta temporada. Así, tras una buena jugada de Djordjevic, éste centró tras dejar atrás a Salgado (hoy titular por las bajas en la zaga y la incorporación de Ramos al centro de la defensa) y Galleti, sólo en el centro del área, colocó el balón lejos de Casillas. En el minuto 7’ ya estaba la cosa con 1-1. Poco después llegaría la expulsión de Torosidis tras derribar a Van Nistelrooy cuando se disponía a encañonar con la diestra en el mano a mano. El Madrid tenía el encuentro en la mano, pero incomprensiblemente erró una y otra vez en la creación y luego en la contención, pues el conjunto heleno siguió llegando pese a contar con un hombre menos. Así las cosas, se llegó al descanso con el partido empatado.

Tras el descanso, lejos de salir más concentrado para derrotar a un rival maltrecho, el Madrid volvió a salir en las nubes, lo cual fue perfectamente aprovechado por Julio César (1-2), absolutamente sólo en el primer palo rematando un servicio desde la izquierda de Djordjević. Tocaba tirar de bemoles ya que con fútbol no se podía. Ramos comenzó a subir con mayor asiduidad, Sneijder a intentar más disparos y Guti a trazar más pases de gol de los suyos, pero el incómodo visitante resistía en pie. Hasta que en el minuto 68’, Guti abrió para la incorporación de Ramos, que templó el balón al segundo palo para que Robinho batiese al palo corto a Nikopolidis con un fino testarazo. Comenzaba el festival del brasileño, que ya había dejado algunos destellos al inicio del choque pero que se fue diluyendo hasta este momento.

Poco después, en una nueva diagonal trazada por el díscolo carioca, Patsatzoglou se vio abocado a hacerle penalty, mareado entre tanta bicicleta. Van Nistelrooy desaprovechó la pena máxima para adelantar a los suyos, algo que casi les cuesta un disgusto pues al instante Djordjević volvió a gozar de una gran oportunidad, salvada por un Casillas al que el Bernabéu no tardaría en encumbrar a la categoría de héroe, más aún cuando en la siguiente jugada Robinho y Van the Man se combinaron para que el brasileño lanzase un inalcanzable punterazo que completaría la remontada. Doblete y ovación para Robinho, que se reconciliaba de este modo con el respetable.

Eso sí, como el Madrid es mucho Madrid, volvió a conceder un par de ocasiones al recién incorporado Kovacevic (viejo conocido y bestia negra), que un inmenso Casillas se encargaría de atajar como mejor sabe. Con todo el Bernabéu a los pies de su querido guardameta, Robinho lideró una nueva contra en el 93’ para que Balboa se consagrase materializando el 4-2, la tranquilidad y dando permiso al árbitro para poner fin a la contienda.

Mucho más tranquilo ha sido el duelo de Bremen, donde Diego ha liderado magistralmente a un Werder que necesitaba esta victoria como fuese para albergar esperanzas de clasificación. Sanogo, tras una acrobática finta para sentar a Ballotta hizo el primero de la noche en el 28’. Ya en la segunda mitad, Hugo Almeida aprovechó un gran pase de Frings desde el carril del 8 para poner el 2º en el marcador del Weserstadion, que no volvería a inquietarse hasta que Manfredini recortó distancias en el 82’ aprovechando un despeje al centro de Wiese. Victoria justa para los germanos, que siguen en la pelea.

El R.Madrid lidera en solitario con 7 puntos, seguido del Olympiakos con 4, W.Bremen con 3 y por último Lazio con 2.


GRUPO D
El Milan ha dado carpetazo a la crisis que vive en el campeonato doméstico con una goleada solvente ante el incipiente Shaktar Donetsk, con sendos dobletes de Gilardino, que se reafirma, y Seedorf, todo un crack del que a estas alturas poco queda por decir. Los tantos del punta italiano llegaron en los 15’ minutos iniciales, ambos con buenos testarazos ante la pasividad de su marcador, que le inquietó lo justo. Gracias a la ventaja adquirida, el conjunto rossonero vivió un primer tramo tranquilo, sin alteraciones hasta el descanso.

Tras la reanudación, el toro Lucarelli aprovechó el rechacé de Kalac a tiro de Brandao para reducir distancias y llevar la inquietud a la grada de San Siro. Durante 10 minutos los ucranianos maniataron al actual campeón, encerrándolo en su área e incluso teniendo alguna buena ocasión para igualar. Sin embargo, tras una gran jugada de Kaká que murió en el poste, el consiguiente córner llegó a Seedorf, que con un control sublime y una no menos efectiva volea, puso tierra de por medio en el 62’. Por si esto fuera poco, el genial centrocampista holandés hizo el más difícil todavía al aprovechar un despeje de Pyatov para anotar un golazo desde fuera del área sin dejarla caer. De ahí al final, cura balsámica para un Milan muy necesitado por su mal hacer en el Calcio.

Por último, en Lisboa el Benfica lo ha pasado muy mal para derrotar a un Celtic que renunció desde el principio a atacar, sabiendo que su principal baza estaba en las contras que pudieran cazar. El ligero dominio de los de Camacho en la primera mitad tornó en abrumador en la segunda, cuando los de Gordon Strachan se encerraron atrás y las águilas comenzaron a crear una ocasión tras otra. Partidazo de Cardozo, que tuvo varias oportunidades y fue el autor del único gol del encuentro en el 87’, un poco tarde pues antes ya había merecido en más de una ocasión batir a Boruc.

El grupo queda encabezado por Milan y Shaktar, ambos con 6 puntos, aunque Celtic y Benfica tienen 3 unidades y prometen guerra.

6 comentarios:

cityground dijo...

Vi un rato el partido del Besiktas-Liverpool, y me gusto el equipo turco, en la segunda parte jugaron muy bien a la contra (buen gol Bobo), el Liverpool decepcionante.

Por cierto me alegro que perdiera el Celtic, los equipo escoceses me caen bien pero me empiezan a cansar con el futbol tan defensivo que hacen en Europa, el Rangers contra el Barca y el Celtic ayer, insufrible.

Espero que en el grupo del Madrid pase el Werder bremen, al menos siempre intenta jugar al ataque y eso ahora es raro de ver y se agradece.

La quinta del Buitre dijo...

Es increíble cómo se está complicando la vida el Liverpool de Benítez. Tanto, que ahora está obligado a ganar todos sus partidos. Algo difícil.


Un abrazo Garrincha.

Mauricio dijo...

Terrible lo que pasa con los Reds.

En cuanto a los merengues, como se dan a odiar los condenados :p

La quinta del Buitre dijo...

@ mauricio

¿Por?

Garrincha dijo...

jajaja Quinta, es por "cargarme" un poco. Cada mail que me envía o cada vez que nos cruzamos por Msn me lo suelta, pero tendrá que chincharse jeje.

Un saludo!!

fernando dijo...

El Liverpool está al borde de la eliminación. Ya no tiene margen de error. Debe ganar los tres partidos que restan y aun así quiza no se meta.

un abrazo