.

.

El recuerdo de los Reggae Boyz (II)

Como había prometido hace varios días, aquí está la continuación del primer post sobre la selección de Jamaica que disputó el mundial de Francia '98

Si de estrellas fugaces se trata, Deon Burton es un ejemplar perfecto. De madre inglesa y padre jamaiquino, quién emigró hacia Europa en los ‘60, nació y creció en la ciudad británica de Reading. Dio sus primeros pasos como futbolista en el Portsmouth y llegó a los Reggae Boyz por casualidad. El entrenador René Simoes convocaba asiduamente a uno de sus compañeros en el Derby County: Daryll Powell. Este volante, otro de los nacidos en Inglaterra, le insistió a Burton para que viajara a Kingston y probara suerte en la tierra natal de su progenitor. Así empezó su carrera con la selección. Los últimos cinco encuentros de la clasificación fueron espectaculares. El delantero marcó cuatro goles, aseguró el pasaje a Francia y fue premiado como el deportista del año en Jamaica. No rindió bien en la máxima cita del fútbol mundial y a partir de ese momento se dedicó a acumular clubes en su extenso currículum. Actualmente se desempeña en el Sheffield Wednesday, el décimo equipo de su trayectoria.

El líder en partidos internacionales representando a Jamaica es Durrant Brown, defensor central de aquel conjunto del ’98. Su trayectoria pasó absolutamente desapercibida, ya que vistió casi con exclusividad la camiseta del Wadadah FC. Este equipo, cuyo particular nombre significa “amor y paz”, milita actualmente en la segunda categoría y tiene una camiseta tan curiosa como su denominación: amarilla, roja y verde a rayas verticales. Otro que tenía un papel importante en ese equipo y aún continúa en el anonimato es quien llevó el dorsal número 10 en la cita francesa, Walter Boyd. Este delantero de 35 años vistió las camisetas del Swansea y Kilmarnock en Europa. Actualmente juega en el Naggo Head de su país de origen, donde también integró las filas de otro conjunto con nombre sumamente curioso: Constant Spring.

Cuando los Reggae Boyz se preparaban para Francia, había un jugador al que todos señalaban como “la gran esperanza del fútbol jamaiquino”. Se trataba del polifuncional Ricardo Gardner, quien en ese entonces contaba con apenas 19 años. Los pronósticos no se equivocaron, porque con el correr de los años se convirtió en el jugador nacido en esta nación caribeña con más extensa y uniforme trayectoria en una liga importante. Luego del mundial, Gardner pasó del Harbour View al Bolton Wanderers por una suma cercana al millón de libras, toda una fortuna para una liga tan exótica como empobrecida. Desde aquel entonces, Gardner jugó más de 300 partidos para los Trotters, una cifra que difícilmente pueda ser igualada por otro jamaiquino en un futuro cercano.

Resulta bastante curioso que ninguno de los jugadores del plantel que en aquel entonces disfrutaban de mayor prestigio había nacido en la isla. Frank Sinclair —ocho temporadas en el Chelsea y actualmente en el Huddersfield—, Robbie Earle —más de 600 partidos defendiendo los colores de Port Vale primero y Wimbledon más tarde— y Darryl Powell —varios años en la Premier League— son los más notorios. Todos ellos tienen su lugar de origen en Inglaterra, bien lejos del ritmo del reggae. Sólo a modo de estadística queda para aclarar que un total de siete futbolistas de los que viajaron a Francia nacieron en tierras británicas. El otro “extranjero” del equipo era Andy Williams, quien es oriundo de Canadá.

Los Reggae Boyz no necesitaron destacarse dentro del campo de juego para hacerse un lugar en la memoria de los grandes aficionados. Su alegría y carisma fueron suficientes para que aquella hazaña de clasificar a un mundial sea recordada con cariño por los más fanáticos. Se ganaron el afecto a fuerza de personalidad, sabiéndose un equipo exótico, desconocido, encantador. Ellos dijeron presente, con su particular estilo, en un fútbol dominado por los países poderosos. Nunca vamos a olvidarlos.

5 comentarios:

Robur dijo...

Saludos!!

Es la primera vez que visito el blog y quería primeramente felicitaros por el mismo: muy interesante!!

Volviendo al tema, yo creo que tengo una edad similar a la tuya y también tengo un recuerdo cariñoso hacia aquella selección, y su papel en la cita francesa.

Me los llegaba a pedir en el Pro por aquella época...

Ricardo Gardner sigue jugando en el Bolton, no?

Martín dijo...

Me da a mi que los aficionados del Wadadah tienen que ser buenos botanicos...porque deben entender un rato de "Hierba".

¿Sera un equipo Rastafari?

A Burton lo he fichado alguna vez tambien en el PC Futbol, lo reconozco, aparte de fichar a los buenos, me encantaba hacer fichajes exoticos, tipo que veia de algun pais raro, tipo que intentaba ficharme...:-)

JCM dijo...

Increíble la forma en el Jamaica clasificó a ese mundial, en el primer partido de la hexagonal perdieron contra Mexico 6-0, y pasó el incidente aquel de Onandi Lowe...pero bueno en el mundial fué toda una fiesta para ellos, la victoria contra Japón fué realmente histórica.
Saludos buen blog.

Dadan Narval dijo...

Qué clase tenía Theodore Whitmore, de verdad. Enorme jugador. Una pena que nunca tuviera una oportunidad en un equipo de nivel. Burton fue un terrible bluf. De Jamaica, probablemente el mejor jugador era y es Ricardo Gardner, gran lateral zurdo, no sé si gracias o a pesar de Sam Allardyce.

Garrincha dijo...

Que gran reportaje Ariel, me ha encantado :D

De todos los que nombras me sorprende que aún siga en activo Sinclair, pensaba que ya estaría retirado, y sin embargo ahí anda en un histórico muy lejos de sus mejores días.

Un saludo!!