.

.

La toalla

Hace una semana, publicabamos una encuesta en donde cada uno de los miembros del equipo (y varios de nuestros comentaristas) daba su opinión sobre una serie de temas futbolísticos, entre otros, el porque se es de un determinado equipo.

Unos aducían motivos de cercanía, otros familiares, se hablaba de escudos, nombres, colores, historia, de que determinados jugadores lucieran su camiseta…

Un sin fin de posibilidades para una de esas elecciones que son para toda la vida, porque cuando se ama de verdad a unos colores, el idilio solo termina en la tumba.

A veces, cuando mis amigos me preguntan porque soy del Sevilla, y entre menciones al origen ecijano de mis padres, suelo comentar medio en broma, medio en serio, que el motivo principal es una toalla

No una toalla cualquiera, ni esta toalla, sino uno de mis primeros recuerdos infantiles, de esa época cuando comienzas a almacenar en el cerebro una serie de datos inútiles que, veinte años después te saltan a la mente, sin motivo aparente y de improviso, para dejarte sumido en una agridulce y melancólica sensación, trasladándote por unos instantes a esos tiempos donde no existían hipotecas, suegras ni jefes vociferantes, y donde tu máxima preocupación era poder permanecer despierto algo mas de tiempo, como la gente mayor, a la que tanto envidiabas, porque podían hacer lo que quisieran , y mientras te acostabas a desgana, pensaba lo feliz que serias cuando crecieras, siendo dueño de tu propia vida, sin que nadie te mandara…

Y es que en mi mente, mi niñez esta secada con una toalla blanca y roja, con un escudo del Sevilla en el centro.

Hace unos meses, supongo que inmerso en uno de esos ataques de Peter Pan que a veces me dan, de no querer crecer ni asumir que la juventud esta caminando sus últimos pasos junto a mi, y esta a punto de desearme suerte y seguir su propio camino(y vale, que en mi oficio me tratan de joven continuamente, pero trabajando con el Imserso, y teniendo en cuenta que para ellos toda persona de menos de 60 lo es, no es un gran consuelo), estaba hojeando viejos álbumes de fotos, repasando mi infancia entre instantáneas de cumpleaños, navidades y vacaciones, cuando de repente, descubrí algo que no esperaba encontrar, uno de esos hallazgos que te alegran el día y te hacen poner sonrisa de idiota, mientras una lagrima intenta, la muy cobarde, escapar por tus mejillas.

Porque, aquella toalla, maldita toalla, culpable de tantos sinsabores, amargos domingos y desilusiones infinitas, aquella que me hizo ver el mundo con ojos de perdedor y cinismo de realista bien informado, aquella que creía perdida para siempre, como esos criminales que desaparecen sin dejar rastro tras cometer alguna de sus fechorías, volvió de repente de aquel perdido rincón de la memoria donde permanecía, cogiendo polvo, para mostrarse de nuevo ante mis ojos.

Y también ante los vuestros.



Ese niño de abundante mofletes y cara de pardillo es el que esto suscribe, y esa que sostengo, a modo de mortaja cubriendo mi infantil cuerpo, la inmortal, maldita y, por que no decirlo, amada Toalla. Yo soy lo que soy por ella, y así a de ser…

Que esto sirva de advertencia a padres incautos, nada de dejar en manos de seres inmaduros cosas de potencial peligro, fijaos a donde puede llevarlos...

8 comentarios:

Luisi dijo...

Bonita historia, sin duda.

Ojalá yo tuviera una historia así, aunque fuera la mitad de la mitad de tu historia.

Martín dijo...

Luisi, pareces Bilbo Bolson...(y la cosa es que no se porque, te identifico con un Hobbit, ji,ji)

;-)

Giorgio dijo...

el aficionado de verdad es aquel al que nadie le inculca especialmente...aquel que entre los 0 y 5 años va "xupandp" unos colores y no se sabe porqué

saludos

Borja Barba dijo...

Qué historia tan bonita y qué bien contada, muy emocionante. Un motivo peregrino para ser sevillista, pero tan importante como otro cualquiera... Ya me gustaría a mí tener un motivo así.

Garrincha dijo...

No dudes Martín que material tóxico de tal calibre jamás caerá en manos de mis querubines jajaja

Al igual que Borja, me gustaría tener un motivo así para justificar mi madridismo, pero no lo tengo jeje. En mi casa gustaba el fútbol, pero pese a que somos 7, solo a 3 nos atraía. Mi padre merengue, mi hermano colchonero ... y yo que me hice también del Madrid, pero no por influencia paterna, sino porque me dio por ahí, y en plena época del Dream Team jaja.

Del Inter sin embargo me hizo un gol irrepetible de Djorkaeff a la Roma, de una belleza y plasticidad memorables. O de Racing Club su preciosa historia, y el idilio que su sufridísima afición mantiene con el equipo desde siempre.

Un saludo!!

juampex dijo...

Yo soy madridista y muchas veces tambien me he preguntado el por qué. La cuestión es que mis primeros recuerdos futboleros son de las ligas de la quinta del buitre, pero el recuerdo mas fuerte que tengo es de las ligas de Tenerife...(y luego me tocó tb aguantar el chaparrón del Dream Team...)la decepción, la impotencia, el estar triste así, de repente...
Eso fue lo que me dejó bien a las claras que sería merengón para los restos.

chimoeneas dijo...

una historia preciosa, la verdad. y aunque parezca raro, de pequeño (no tan pequeño, como de diez-once años) también era bastante sevillista, sin razón aparente... hasta todavía sigue colgada en mi habitación una bufanda que me compré en aquella época (y un camiseta umbro con la publicidad de marbella)

Martín dijo...

Je,tenemos la misma camiseta Chimo(y no te extrañe que la misma bufanda...).

@Juampex, te entiendo, yo me hice sevillista de verdad, pero de verdad(antes lo era, pero mas light), a partir del lio del descenso a 2ºb, y despues me toco sufrir los dos descensos a 2º, las temporadas nefastas, la casi ruina...despues de eso, sabes que siempre seras de ese equipo.