.

.

Históricos de la Serie C1 (II): Pescara y Venezia

A la hora de hablar de los equipos con pasado grande que hoy se encuentran militando en la Serie C1, la increíble historia de un ascensor llamado Cremonese se robó la primera parte de la serie. Este artículo es el segundo de esta entrega, que cumple un poco más con lo que intentó su antecesor y les acerca algo sobre la vida del Pescara y el Venezia.

Pescara: El largo camino a casa

Podría decirse, con un ínfimo margen de error, que el hábitat natural de este equipo es la Serie B. Fundado en 1936 en la turística ciudad homónima, el Pescara tiene su historia dividida en dos etapas bien marcadas. Durante la primera, que va desde su creación hasta 1974, este conjunto deambuló entre la Serie C y la IV, con sólo unos contados chispazos en la segunda división y algún que otro descenso a las ligas regionales. La segunda mitad de la vida de esta institución lo situó como un participante frecuente de la Serie B, ya que desde el 74 en adelante sus andanzas se repartieron de la siguiente forma: cinco temporadas en la Serie A —esparcidas en cuatro etapas—, cuatro en la C1 —incluyendo la actual— y una impresionante cifra de 25 campañas en la Serie B, su hogar.

El primer encuentro del Pescara con los grandes de Italia llegó en 1977, cuando se ubicó tercero en la Serie B y consiguió su primer ascenso al círculo privilegiado. La alegría duró poco, dado que apenas pudo clasificar 16º en el próximo certamen y debió volver a segunda. Increíblemente, esta historia se repitió de manera cíclica a partir de la temporada siguiente, ya que fue tercero en la Serie B en el 79 y volvió a perder la categoría un año más tarde quedando 16º.

Su tercera incursión en la fama llegó exactamente una década después de la inaugural y terminó siendo la estadía más larga de su historia en la Serie A. En la temporada 1987/88 consiguió el puesto más alto de su historia, decimosegundo, aunque doce meses más tarde cayó tres posiciones y se vio obligado a volver al lugar de siempre. Ya comenzada la última década del milenio, al Pescara le llegó una nueva oportunidad de jugarse sus fichas entre los mejores, pero la ruleta volvió a girar en su contra. Tuvo su despedida del calcio el 6 de junio de 1993. Ese día, los delfines se llevaron cuatro goles de recuerdo de su visita a Cerdeña y acabaron la temporada en el último lugar. A pesar de que sus frecuentes apariciones en la Serie A hacían prever un regreso, la situación no volvió a ser la misma. El Pescara se había ido para no volver.

Quizás pocos lo recuerden, pero Dunga vistió la camiseta del Pescara en la temporada 92/93. El actual entrenador de Brasil llegó desde la Florentina para sumarse al equipo en ese entonces dirigido por el interminable Giovanni Galeone, quien tuvo tres etapas al frente del club y consiguió dos ascensos, convirtiéndose un gran ídolo para los hinchas.

Desde su última etapa en primera división, el equipo biancoazurri ya no pudo volver a hilvanar buenas campañas que lo acerquen al lugar tan deseado. Permaneció ocho temporadas consecutivas en la Serie B hasta que descendió en el año 2001. Como a todo el mundo le cuesta estar lejos de su casa, el paso del Pescara por esa categoría fue corto y apenas le tomó dos campeonatos volver a su querida Serie B. Este nuevo regreso no fue un lecho de rosas, y luego de cuatro torneos en un bajo nivel volvió a perder la categoría hace apenas unos meses, a mediados de 2007.

Actualmente marcha en el 11º puesto en el Grupo 2. Todo hace pensar que el Pescara deberá pasar al menos un año más en un lugar extraño y desconocido antes de intentar un retorno al sitio donde más a gusto se siente: la vieja Serie B.


Venezia sueña con la vuelta

Los mejores recuerdos de los Leoni Alati se remontan a los primeros años de la década de los ’40. En aquella época, cuando el fantasma de la Segunda Guerra Mundial comenzaba a posarse sobre Europa, el Venezia alcanzaba el éxito más grande de sus 100 años de historia: el campeonato de la Copa Italia de 1941. Esa no fue la única hazaña, ya que un año más tarde consiguió un meritorio tercer puesto en la que sería la tercera de sus doce temporadas en la Serie A. Cuando los cañones del enorme conflicto bélico quedaron en silencio, el fuego del Venezia también comenzó a apagarse.

Los torneos de las Series B y C lo tuvieron como un participante habitual durante los ’50, y aunque tuvo una breve recuperación en la primera parte de la década posterior, el rendimiento del equipo se iría desdibujando paulatinamente. El año de 1967 será recordado como el comienzo de la etapa más negra de su larga historia. Desde ese momento y hasta 1991, el Venezia navegó entre la tercera y la cuarta categoría, acusando incluso una caída a los torneos interregionales en 1982. Recién tras estabilizarse por siete temporadas en la Serie B pudo volver a dar un zarpazo en 1998, cuando alcanzó el ascenso a la elite. Los Lagunari estaban de nuevo entre los poderosos, tres décadas después de haber iniciado un extenso y arduo camino plagado de obstáculos.

De aquella temporada 98/99, que encontró al Venezia ubicándose en el 11º puesto, el jugador más recordado es Álvaro Recoba. El uruguayo llegó a préstamo desde el Inter en medio del certamen, y sus 10 goles en 19 partidos sirvieron para que el equipo evitara el descenso. Ya sin el talentoso delantero entre sus filas, todo se hizo cuesta arriba en el torneo siguiente y el club volvió a la Serie B. De aquella despedida quedó para las estadísticas el pobre paso por la institución del yugoslavo Dejan Petkovic, uno de los mejores pateadores de tiros libres que ha dado el fútbol mundial en los últimos tiempos.

Desde aquel descenso hasta la más reciente aparición del Venezia en la primera división pasó tan sólo un año. El club volvió a conseguir el pasaje dorado en 2001, aunque no pudo mantenerse y perdió la categoría meses después. Ese fue el punto de partida para otra época de sufrimiento. Establecido en la Serie B, las tres temporadas siguientes fueron sistemáticamente una peor que la otra. Finalmente, en aquel escandaloso verano europeo de 2005 el club afrontó su castigo. Al descenso que se había ganado por terminar en el 21º puesto se le sumó una penalización por problemas financieros, por lo que cayó dos escalones de una sola vez.

Como podía imaginarse, la Serie C2 quedaba chica para un equipo con pasado grande, y al Venezia le alcanzó apenas un torneo para arrasar con sus rivales y recuperar parte del terreno perdido. Al año siguiente estuvo a punto de concretar el deseo de retornar a la segunda categoría en el año de su centenario, pero en su camino se topó con un escollo llamado Pisa Calcio, que lo superó en los play offs. Actualmente ocupa el sexto puesto en el Grupo A y solamente lo separan unas pocas unidades de la zona para pelear por un ascenso. Todavía queda mucho camino por recorrer, y muchas posibilidades de navegar nuevamente hacia los canales del éxito.

7 comentarios:

RDaneel dijo...

Si en la serie A juegan duro, no logro imaginar como se debe jugar en la C2.

Martín dijo...

Del Pescara lo que mas me gusta es su escudo, que encuentro bastante curioso, ah y este poster...

http://www.ncf-brescia.com/images/pescara_calcio.jpg

En cuanto al Venecia, es uno de esos club italiano a los que tengo cierto cariño(puro romanticismo historico), a ver si con suerte retorna a segunda al menos.

Garrincha dijo...

Que buena serie Ariel ;)

Me encanta el sabor ochentero que destila esa foto con la equipación lila del Pescara, aunque su indumentaria blanquiazul me parece más bonita.

Respecto al Venezia, inolvidables sus temporadas en primera con ese traje negro y ese campo que no me gustaban nada, pero el equipo me caía bien. Aquella media temporada con Recoba fue impresionante, aún la recuerdo.
Por último, creo que en su última etapa hubo un caso de amaño de partidos en el que un jugador brasileño del Venezia, recién llegado anotó un gol y pilló a compañeros y rivales desconcertados pues habían pactado el empate jajaja.

Un saludo!!

Ariel dijo...

@ Martín,

Muy bonito el póster, pero eso sí, tiene muy poco que ver con el Pescara.

Las niñas de la foto son argentinas y están posando para una promoción previa al mundial de Alemania.

Es increíble hasta donde llegan nuestras exportaciones de carne :) jejeje


@ Garrincha,

La camiseta negra me agradaba. Por lo menos era distinta al resto.

cityground dijo...

Buen post, la Serie C1 es bastante dura, no es nada facil ascender a la Serie B.

Del Pescara me sorprendia estos años que estuvo en la Serie B las bajisimas entradas que tenia en su estadio, supongo que en la Serie C1 aun iran menos.

Del Venezia (aparte de su horrible estadio como muchos de Italia), tambien recuerdo sobre todo el año que estuvo Recoba.

Mauricio dijo...

Pescara suena a Serie B. Definitivamente son el uno para el otro. Ojala regreso pronto.

En cuanto al Venezia, me pregunyo si para llegar al estadio hay que ir en góndola jeje

Darío dijo...

El Venezia en realidad ha estado pocas temporadas en la serie A, creo que la primera fuén en 1998-99, estuvo 2 temporadas más.
Sí, su estadio es bastante chico, pero más chico aún es el del Siena (actualmente en la Serie A).
El Pescara es conocido por haber paseado en la Serie A en la época de Maradona en el Napoli y a principios de los 90, como equipo el Pescara es mucho más que el Venezia.
La última temporada del Pescara en la Serie A fué en el año 1992.