.

.

Estadios sin clubes…la historia del Thames y el New Brighton Tower

Esta es una vieja historia, a veces incluso una historia de éxitos (y si no que se lo pregunten al Chelsea o al Liverpool), aunque la mas de las veces, la decadencia y el fracaso son sus protagonistas principales.

El motivo de la fundación de los clubes de fútbol, al menos de aquellos que pierden sus raíces en los tiempos de Maricastaña, suele ser de lo mas peregrino, desde amigos que se unen para practicar una afición común, grupo de trabajadores de determinado oficio, estudiantes de algún centro, equipos de iglesia, fundados para evitar malos pensamientos disfrutando de un deporte sano...y asi podriamos seguir hasta el infinito.
Pocos de ellos nacen desde luego pensando en ser grandes equipos, ni creyendo que cien años después se hablaría aun de ellos…el negocio no iba antes que el fútbol tampoco, y al que se le ocurriría la idea de cobrar por jugar le hubieran tachado de loco, sino de indecente, por querer corromper los valores del Sport con el sucio dinero…

Pero…en casos especiales, el nacimiento de algunos equipos si que se debe a este tipo de cosas tan poco “deportivas”, lo cual al final, y transcurrido el tiempo, que todo lo cura, no quiere decir nada, ¿a quien se le ocurriría decir que el Liverpool es un club de pega porque lo fundo el dueño de un estadio, no un grupo de aficionados…? ¿Es por eso ahora menos “honorable”, o seguido, o su afición menos digna? Viéndolo con esta perspectiva, casos como el del Ciudad de Murcia (y ahora el Granada 74) y otros cambian algo, no los diferencian las formas, sino los tiempos…

Mas, de lo que quisiera hablaros ahora no es de estos casos de final feliz, sino de algunos otros proyectos de breve vida, condenados no por sus deméritos deportivos, sino por no haberse logrado captar una hinchada fiel…y es que sin aficionados, por muy bueno que pueda ser un club (aunque si un equipo es bueno, suele ganarse seguidores…), al final no es nada.

Y el primero de estos desheredados de la fortuna es el New Brighton Tower.

En si todo lo que rodea a este equipo es fascinante (fascinación morbosa con un toque kitsch), desde su nombre a su historia y la de la población a la cual representaba.

Pongámonos en antecedentes. A mediados del XIX, se crea en la parte opuesta a Liverpool del estuario del Mersey un complejo balneario al que se da el nombre de New Brighton, un poco en homenaje(y otro poco como declaración de intenciones de lo que se pretendía conseguir) a la famosa ciudad vacacional del sur de Inglaterra.

Entre el complejo hotelero y residencial de la zona, se construyo en 1896 una enorme torre (172 metros), la llamada New Brighton tower, a imitación de su rival, la Blackpool tower, edificada dos años antes(a su vez derivación de la Eiffel…y es que en la historia de esta singular población, todo parece ser una mera reproducción de segunda o tercera mano).

Dicha torre, bajo la cual existía una sala de espectáculos multiusos, desapareció hace largo tiempo. Pero antes de irse, se introdujo de forma singular en el mundo del fútbol.

En el mismo año de construcción de la torre, los propietarios de la misma, dentro de un grandioso proyecto para atraer a mas visitantes invernales( lo que ahora se llamaría rimbombantemente desestacionalización de la oferta turística,) decidieron construir un gigantesco estadio(con capacidad para 80.000 espectadores…tengamos en cuenta que en la actualidad dicha población tiene…14500 habitantes) y formar un club de fútbol para que jugara allí, el New Brighton Tower F.C, que tras jugar en ligas de segundo nivel, fue aceptado como miembro de la football league en 1898, participando en la segunda división. En tres temporadas que participo en la misma, la cual contaba con 18 equipos, finalizo 5º, 10º y 4º. Llego a contar entre sus filas con jugadores internacionales, pero la escasez de público (alrededor de 1000 espectadores por partidos) y el elevado coste del equipo, hizo decidir abandonar a sus propietarios, disolviéndose el club en 1901.

Así termino el primer equipo de New Brighton en la liga de fútbol. Y digo el primero, porque años después, en 1921, fue fundado otro equipo en la localidad, el New Brighton AFC, que también jugo en The Tower Grounds (el estadio de su antecesor), que en 1923 fue incluido en la tercera división norte de la liga de fútbol. Y ahí se quedo, hasta su exclusión en 1951. Y es que menos en su segunda temporada, donde quedo tercero, en el resto (22 campañas) termino por debajo del décimo puesto (en varios ocasiones, últimos, y suerte que no descendía nadie por entonces). Desaparecido en 1981, tras vagar por ligas menores, ha tenido un remake posterior (creado en 1996), que anda por la onceava división del fútbol ingles…

Por cierto, paradojas de la vida, mientras en New Brighton tenían estadio pero no un club a su altura, el Brighton tiene equipo, pero perdieron el estadio, como nos contaba hace un año Borja Barba

Y de la decadente y hortera localidad costera, pasamos a la capital del reino, Londres, para hablar de perros. Para ser más precisos, de Galgos.

Y es que a mediados de la década de los veinte existía en el corazón de la metrópoli un inmenso estadio de 120.000 plazas, donde se hacían carreras de galgos (y de motos), el West Ham Stadium (sin relación con el equipo, excepto la zona donde se encuentra).
Para diversificar aun mas el negocio, los propietarios decidieron crear un club profesional (así introducían también el fútbol en el campo). Tras un par de años compitiendo en bajas categorías, fueron escogidos (en esa época no se ascendía) por la liga de fútbol para sustituir a un equipo Gales (el Merthyr Town), entrando en la tercera división sur. Se trataba del Thames AFC.

Y de “gloriosos” podemos calificar, sin exageraciones, los resultados de las dos campañas que permanecieron dentro de la football league. La primera finalizo vigésimo segundo de 24, la segunda el ultimo de la división. Pero no se quedo ahí la cosa, y se digno también batir algunos records de la liga, el del campo de mayor aforo usado en una temporada regular, y al tiempo, el de partido de liga con menos espectadores, 469 en un partido contra el Luton (lo que equivale al 0,4% del aforo…).

Hay que tener en cuenta que en la zona ya existían varios equipos, de mayor nivel, lo cual no ayudaba precisamente a que dicho club tuviera excesivo éxito social, y menos con los paupérrimos resultados…

Así que, al igual que en el caso del Tower, los directivos decidieron eliminar la sección, oscuro final para una mala idea, en lugar de invitar a alguno de los clubes de la zona a jugar allí (lo cual hubiera hecho seguramente el actual Leyton Orient, entonces Clapton Orient, que estuvo cerca de fusionarse con el Thames, por cierto), crear uno nuevo, como si eso de crear una afición se pudiera comprar con dinero…

Con esto debería terminar, pero por no mostrar solo el lado negativo de este tipo de fundaciones, os menciono brevemente lo que sucedió con Chelsea y Liverpool.

El día que los blues abandonen Stamford Bridge, se ira algo mas que un estadio, desaparecerá el motivo de su fundación. Creados en 1905 para jugar en el mismo, ese mismo año fueron elegidos para entrar en la 2º división, y dos años después ya estaban en primera. Inicio fulgurante para un club de larga y brillante historia (no al nivel de los mas grandes de la liga, pero si al de un equipo importante), y esplendido presente.

Lo curioso es que por poco, todo esto podría haber sido futbol ficción, simplemente con que el Fulham, el club mas importante en la zona donde se construyo el estadio, hubiera aceptado la propuesta de jugar en el mismo. También sorprende el nombre adoptado por el equipo, tomado de un barrio vecino (debido a que el Fulham ya tenia el del propio cogido).Por cierto, otros de los que se barajaron, fueron los de Kensington FC, Stamford Bridge FC y London FC (Lastima este ultimo, hubiera estado bien un club con el nombre de la ciudad).

Y…ya que estamos, termino con el posiblemente más extraño caso, el del Liverpool. En el estadio de Anfield, venia jugando desde unos años el Everton, pero el propietario del campo, decidió subirle el precio del alquiler anual, cosa que rechazaron los Toffies, lo que motivo su traslado. El dueño del estadio fundo entonces un nuevo equipo para que jugara allí. Su primer nombre fue también Everton, pero tuvo que cambiarlo posteriormente, debido a la negativa de la federación inglesa a esa usurpación de nombre. Así nació el Liverpool FC, de cuya historia no nos debemos ocupar en esta ocasión…solo mencionar una curiosidad, a ese primitivo Liverpool, se le conocía por el equipo de los Macs, algo que se puede entender, viendo la primera alineación del club, con la que concluimos:

Ross, Hannah, McLean, Kelso, McQueen, McBride, Wyllie, Smith, Miller, McVean and Kelvin

7 comentarios:

Jose David Lopez dijo...

Sublime, serio, documentativo y bien ilustrado. Pedazo de post con una historia preciosa. como tu, a mí me hubiera gustado más un London FC o que la historia de gigante Blue la hubiera tenido el Fulham.

Así mismo, me quedo con esta frase: casos como el del Ciudad de Murcia (y ahora el Granada 74) y otros cambian algo, no los diferencian las formas, sino los tiempos…

Perfecta manera de ver la creación de un club.

Anónimo dijo...

Gran artículo.

jpx dijo...

Martín, me quito el sombrero ante el artículo. De verdad. Había oido algo acerca de la fundación del Liverpool, pero desconocía por completo el resto del artículo. Este post no es solo sobre futbol, es sobre cultura, sobre historia, sobre economía...y sobre futbol puro y duro, que coño.Un diez.

Un abrazo, amigo.
Juampex.

Martín dijo...

@Jose david y Juampex: Gracias por vuestras palabras ;-)

Le tenia muchas ganas a este articulo, hace meses que supe de las historia de ambos equipos(primero del Tower, despues del Thames), y pense que podrian dar para algo bonito, pero me costo horrores comenzarla, no sabia muy bien como encararlo...me alegro que saliera algo medio interesante.

chimoeneas dijo...

pues sí, muy gran artículo. y casi dedicado, porque estos días estuve bien cerquita de new brighton (lástima que no conociera su historia) y estaba a punto de escribir también esa historia de la fundación del liverpool.
ya comento más cosicas mañana!

Estoja dijo...

Bueno, acabo de leer el post y me ha encantado. Muy bueno. Felicidades.

Mauricio dijo...

Vaya, he visto clubes sin estadio, pero nunca habia visto estadios sin club. Gran articulo Martín. Ahora si ya lo leí jeje.

En el juego de futbol para Play Station 2, Pro Evolution Soccer, ponen al Chelsea como London F.C. pero es por cuestion de derechos de autor jeje. No es tarde para fundar dicho club. Ni el Arsenal podría competir con el.

Chimo: Es culpa de Martín, por no terminar a tiempo su artículo jaja