.

.

La maldición de nunca acabar

En todo deporte, el azar puede convertirse en protagonista central de las definiciones. El fútbol no es la excepción, y por eso muchas veces el final menos previsible termina siendo el elegido. No hubo fiesta en Elland Road. No hubo ascenso para el Leeds y no hubo justicia para un plantel que debió cargar con una sanción que no le correspondía. Los Whites deberán permanecer al menos una temporada más en la League One, cumpliendo una condena que parecía estar a punto de terminar.

Pese a su enorme tradición e inobjetable belleza, el magnífico estadio de Wembley no es un lugar de afecto para los aficionados del Leeds. Este imponente recinto, todo un templo del fútbol, ya es sin dudas el sitio preciso donde la suerte se le escurre entre los dedos al equipo blanco. Hace dos años, cuando el regreso a la Premier League estaba a sólo un paso de distancia, el destino gambeteó los sueños de los Whites sobre el mismo césped que este domingo fue testigo del enésimo fracaso de esta institución. Casualidad o no, para un conjunto que se vistió de perdedor en sus dos últimas excursiones los arcos parecen no existir en esta cancha.

Solamente cinco años después de haber conseguido su ascenso desde la Conference, el Doncaster Rovers siguió con su frenético ascenso hacia los escalones más altos del fútbol británico, llevándose por delante a su rival de turno, que en esta ocasión fue el desafortunado Leeds. Sin necesidad de desplegar un juego vistoso ni aceitado, los vikingos se hicieron con el pasaje a la Championship gracias a un implacable cabezazo de James Hayter, a los dos minutos de la segunda mitad.

El tanto que puso en ventaja al Doncaster representó uno de los pocos errores de los conducidos por Gary McAllister a lo largo de todo el encuentro. Podría decirse que casi ningún equipo puede perder un partido cuando dispone de casi tres cuartos de la posesión de la pelota y su oponente no crea peligro, pero el Leeds lo hizo. Por imprecisiones propias en ataque y aciertos ajenos a la hora de defender un resultado, los Whites vuelven a quedarse con las manos vacías.

Analizar el descuento de 15 puntos que se le aplicó a la institución a comienzo de temporada es absolutamente ridículo a esta altura, aunque en esa penalización está la principal razón del fracaso. Esta vez no fueron los jugadores quienes no cumplieron con sus tareas, como sí sucedió en las tormentas más recientes que sobrevolaron Elland Road. Dentro del campo las cosas se hicieron bien, aceptando las dificultades naturales de un castigo tan duro y superando situaciones conflictivas, como el alejamiento del hoy más odiado que nunca Dennis Wise. Por eso no resultó extraño ver al arquero Casper Ankergren despotricar contra la sanción, ni a los fanáticos del Leeds abuchear e insultar a Brian Mawhinney, presidente de la Football League, en los instantes previos al encuentro.

Lo que también merece un párrafo aparte es el comportamiento de la hinchada de los Whites. Los números oficiales indican que más de 36.000 fanáticos se acercaron a Wembley, pese a que en algunos sitios se habla de un número aún mayor. Es cierto que se trataba de una final, pero el promedio de 26.500 espectadores por partido de local en Elland Road no sólo fue el récord de la League One, sino que también es superior al de todos los equipos de la Championship y al de siete clubes de la Premier League. Indudablemente, que un equipo alcance el 14º puesto en asistencia en un país como Inglaterra, estando en la tercera categoría, es un hecho que sólo podrá repetirse mientras el Leeds deba permanecer en este círculo del infierno.

Aunque en la parte de Yorkshire que viste de blanco no sea momento para pensar en el futuro inmediato, la realidad es que hay una temporada próxima, para la cual se deberán ajustar todos los detalles posibles que ayuden a asegurar un rápido y efectivo regreso a la categoría superior. McAllister ya fue confirmado en el cargo, lo que representa al menos un intento de continuidad en el proyecto.

En lo que respecta a la conformación del plantel, todavía hay más teorías que certezas. Sin embargo, el Leeds ya se aseguró la contratación de Andy Robinson, estrella del recientemente ascendido Swansea. El mundialista angoleño Rui Marques renovó su contrato y todo parece indicar que el danés Ankergren continuará en el club. Resta definir lo que ocurrirá con los delanteros Beckford, Kandol y Freedman. Frustrado el ascenso, es muy probable que más de uno de ellos decida buscar otros rumbos. En este aspecto, es una pena que Tore Andre Flo haya decidido poner fin a su extensa carrera.

Todavía falta bastante tiempo para que el Leeds tenga la posibilidad de saborear una revancha por todos estos acontecimientos. Muchos preveían que este año se vería el principio de la resurrección de un glorioso equipo que debió caer hasta el fondo del abismo. Lo sucedido este fin de semana indica lo contrario. El destino volvió a darle la espalda a los Whites y este proceso de limpieza deberá extenderse al menos una temporada más. Las decisiones que se tomen serán las encargadas de que esta maldición comience a llegar a su fin.

14 comentarios:

El_Acertijo dijo...

me cae bien el Leeds.. q lastima

abrazo de gol

www.tremendamentemotivados.blogspot.com

RUben

Anfield dijo...

El equipo de Axel Torres sube!!! que pena que sea a costa del Leeds.

cityground dijo...

Sinceramente la sanción de -15 al Leeds me parece injusta, es de lo poco que no me gusta de las ligas inglesas, aunque al final el favorecido fuera el Forest por la sanción hay que reconocer que el Leeds ha sido mejor y merecía el ascenso. Esperaba que en el play-off lo lograra pero como le paso al Forest el año pasado es una lotería y aunque seas mejor a un partido todo puede pasar.

Si mantiene la base del equipo con algún refuerzo (gran fichaje el de Robinson) creo que el año que viene no se escapa, solo veo al Leicester con un potencial similar.

Sera mi equipo en la League One, la afición increíble, ha demostrado ser de las mejores de Inglaterra.

La quinta del Buitre dijo...

El Leeds paga los platos rotos de una mala gestión financiera. Cuando estuvo a punto de llegar a la final de la Champions, lo hizo con un gran equipo formado a base de pedir préstamos.

Es una lástima que no haya subido de categoría.


Un abrazo.

pablo dijo...

Siempre resulta curioso, y un tanto doloroso, ver a un histórico en lugares tan lejanos a la élite. Este equipo ganó mucha grandeza y antipatías hace tres décadas. Una afición tan numerosa merece estar más arriba.

Un saludo.

enelfondohaysitio dijo...

Pues yo me alegro, a los "Peacocks" les tengo un asco y una mania............. nada que pringuen otro añito y se lo sigan pasando bien por ahi abajo

Fútbol de Primera dijo...

Una lástima que el Leeds no pudo acompañar al Forest en el ascenso a la Championship.

Veo que todos hablan de la sanción, mismo lo he leído en algunos lados, pero no sé aún a que se debe... Quince puntos? En otros lados esas sanciones sólo se aplican por hechos de violencia graves de la afición.

Saludos!

Mauricio dijo...

Una pena, realmente. Todos aqui, o al menos la gran mayoría queriamos el ascenso del Leeds y el Forest. Al final, se dió el del Forest, pero el Leeds deberá esperar un año más. Ya libres de sanciones, esperemos que puedan lograr el ascenso directo, para no depender del Play-Off

Martín dijo...

@FDP: Pues no fue por violencia, sino por temas economicos...y la cosa es que no fue el unico sancionado a lo largo de la campaña, en la misma One varios equipos mas fueron privados de puntos(y si el leeds dejo de ascender por ellos, creo recordar que el Bournemouth descendio a causa de los mismos).

Ariel dijo...

@ Martín:
Al Leeds se lo sancionó por temas económicos el año pasado, cuando le quitaron 10 puntos y descendió de la Championship. Por eso el malestar, porque es inédito que a un club se le aplique una segunda sanción.

@ FDP:
La segunda sanción fue impuesta porque Ken Bates, presidente del club, no cumplió con el ordenamiento que debía realizar y trató de sacarse la situación de encima. Es ridículo que una institución sea castigada por segunda vez cuando el problema estuvo con su presidente, que es quien debió ser expulsado.

Ariel dijo...

Hoy se dieron a conocer las apuestas para la próxima temporada:

Leeds es favorito con 4/1
Sigue Leicester con 5/1
Terceros aparecen Colchester, Carlisle y Peterborough, pero con un lejano 12/1

En cuanto a los Whites, también se confirmó que se le renovará el contrato a Jonathan Howson, de gran final de temporada y héroe en semifinales ante Carlisle. Otro anuncio importante es que se intentará mantener toda la plantilla.

Martín dijo...

Vaya con el Peterborough, recien ascendido y ya metido entre los favoritos...

Por mi parte no doy favoritos, sino mis favoritos, los tres que desearia que ascendieran son el Leyton Orient, el Bristol rovers y el Leeds United.

cityground dijo...

El Peterborough se ha gastado mucho dinero en fichajes estos dos últimos años y supongo harán un buen equipo en la League One pero de allí a ponerlo entre los favoritos. Por cierto, este enero ficharon a Joe Lewis del Norwich por 400.000 libras y es el portero reserva de la Sub 21 por detrás de Joe Hart del manchester City, y Capello lo ha convocado como tercer portero de la absoluta en sustitución del lesionado Kirkland, no creo que debute pero seria increible que un jugador de cuarta categoría debutara con los pross, ademas tienen a Mclean que marco 29 goles en liga casi nada.

Garrincha dijo...

Se ve que no a todo el mundo le cae bien el Leeds jaja

Vergonzoso lo que comenta Ariel sobre Ken Bates, verdadero culpable de la situación, de la que los jugadores en una encomiable campaña casi sacan al club.

Estará bonita la categoría la próxima campaña, ojalá que sea la del retorno definitivo del Leeds.

Un saludo!