.

.

Boyacá y Universitario Sucre entran en la historia

En los días recientes han sucedido cantidad de acontecimientos en ese fútbol sudamericano que tanto amamos pero que tanto nos ha costado seguir últimamente por unas u otras razones (principalmente por nuestros estudios/trabajos), por lo que se nos hace justo destacar lo más importante aunque haya perdido algo de actualidad… eso sí, ¿que sería de nosotros sin esa informalidad que nos caracteriza? Como bien dice el dicho “mejor tarde que nunca”.

Final Colombia
Comenzamos en el país cafetero por excelencia, donde el Boyacá Chicó ha hecho historia al proclamarse campeón por primera vez en su historia el pasado domingo tras igualar a uno contra el América de Cali (igual que en el polémico choque de ida) e imponerse en la tanda definitiva de penales, llevando la locura a las gradas del estadio “La Independencia” y las calles de Tunja.

Como dato curioso cabe resaltar que los Ajedrezados fueron fundados hace apenas 6 años por su presidente Eduardo Pimentel, obrador de un milagro del que fue ideólogo y creador, llegando incluso a dirigir al plantel entre 2004 y 2005 para llevarlo hoy de la mano del técnico Alberto Gamero a una conquista que premian tanto el esfuerzo como el buen hacer de directiva, técnicos, jugadores (gran temporada del argentino Miguel Caneo) y afición. Enhorabuena a todos ellos.



Bolivia
Viajamos ahora al país que preside Evo Morales, donde también hemos conocido un nuevo campeón en la figura del Universitario de Sucre (rival clásico de mi Real Potosí) tras 46 años de historia en los que apenas habían logrado un título de segunda (2005) y la participación en la Copa Sudamericana hace un par de años.

El once dirigido por Eduardo Villegas gritó campeón el domingo pasado luego de igualar a un tanto en su casa del Olímpico Patria ante San José de Oruro, coronándose con 2 jornadas de antelación a la finalización del campeonato. La U salió a buscar una victoria que asegurase el título ante su afición, logrando abrir el marcador a los 13 minutos gracias al tanto de Marcelo Gómez, aunque el empate de Darwin Peña en la recta final del choque llevó cierta incertidumbre a la hinchada local. El pitido final trajo la merecida explosión de júbilo en jugadores y afición, que recogen el premio a una campaña en la que sin duda han demostrado ser los mejores.





3 comentarios:

Martín dijo...

La camiseta del Bocaya es casi delictiva...¡¡mis ojos¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Es curioso, dos debutantes en campeonar, al mismo tiempo...

NoTe dijo...

Gran temporada de Caneo, un chico que en Boca nunca tuvo chances. Saludos desde Buenos Aires

cityground dijo...

Parece que hay una revolución en las ligas sudamericanas, dos campeones bastante sorprendentes, enhorabuena a los dos.