.

.

La caida del Anorthosis

Sábado 28 de abril del 2007. Se disputaba en la capital, Nicosia, un encuentro de la máxima entre dos de los mejores equipos de Chipre, los locales del Apoel y sus rivales exiliados del Anorthosis Famagusta. Se trataba de la penúltima jornada, la 25, de liga. Los de casa se presentaban en el partido como campeones de la competición, mientras los de la vieja señora se habían asegurado el tercer puesto del campeonato y acababan, tres días antes, de clasificarse para la final de copa, que a la postre ganarían dos semanas mas tarde.

Era pues un choque sin nada en juego, salvo la honrilla y el prestigio de derrotar a un rival histórico. En el 28”, el medio centro Chrysis Michael, internacional chipriota, lograba para el Athletic Football Club of Greeks of Nicosia (pues eso significa APOEL) el único tanto del encuentro. Era la quinta derrota en la temporada 2006-2007 del equipo del Ave Fénix, y la ultima en liga por más de un año. El último encuentro de esa campaña se saldo con un 1-0 sobre el AEL Limassol.

En toda la temporada siguiente, la 2007-2008, no conoció la derrota, tras 26 partidos de temporada regular y 6 de Play off por el titulo.

La actual empezó con el mismo buen pie (aderezada de paso por su espectacular rendimiento europeo), y tras cinco jornadas había logrado cuatros victorias (en los primeros cuatro encuentros) y un empate, encabezando la tabla con 13 puntos, con solo un gol en contra.

Mas…nada dura eternamente, y hoy, lunes, 27 de octubre, los de la ciudad oculta en la arena (Ammóchōstos, el nombre en griego de Famagusta) vieron como de nuevo la derrota volvía a formar parte de sus vidas…

Y ya que tenían que perder, mejor hacerlo a lo grande, se dijeron.

De nuevo en la capital, donde comenzó todo, pero esta vez a manos del otro grande de la ciudad, los verdes del Omonia, el Anorthosis cayo vencido por cuatro goles a cero, dos del esloveno Anton Žlogar, el primero y el ultimo, otro del veterano, ex del celta, Ioannis Okkas, y el tercero de Cafu (no el brasileño, sino otro jugador del mismo apodo natural de Cabo Verde). De este modo, además, pasaba del primer al tercer puesto, mientras que los dos primeros pasaban a manos de sus verdugos, el Omonia y el Apoel.

Han sido 39 jornadas, 1 de la temporada 2006-2007, 32 de la 2007-2008 y 6 de la 2008-2009, las que necesito esa malhadada diosa que es la fortuna para volver a maldecir con la malicia de su lado oscuro a nuestros héroes. Te costo, vieja hechicera, admítelo…

Todo se termina, nada es para siempre, pero lo que hicieron estos chicos, bien merece un brindis, ¡Grande Anorthosis, Aguante Famagusta¡

3 comentarios:

DesertoGaara dijo...

Me ha gustado que recuerdes al Timao en una entrada :) , cuidado con el Anorthosis este que puede darle una sorpresa al Bremen que la verdad da un poco de pena en grupos, eso si dudo que un equipo de chipre vuelve a clasificarse para la liga de campeones el año que viene.

Por cierto, hechale un vistazo a mi blog por favor, trata sobre el futbol sudamericano , brasileño mayoritariamente, si me dejas un comentario me alegraras bastante.

Albertigues.blogspot.com, respecto al tema de poner blogs a la derecha y un banner arriba como es? XD

cityground dijo...

Estas grandes rachas hay que acabarlas así, a lo grande.

martín, ¿jugo el anorthosis con todos los titulares?, el resultado me sorprende un poco, pero eso quiere decir que no solo el Anorthosis tiene buen nivel sino que hay un par de equipos interesantes, cuantos extranjeros juegan en Chipre.

Martín dijo...

Lo de los titulares no lo encontré, pero la derrota no me sorprende(tal vez si lo abultado del marcador), el Omonia es desde los 50 el mejor equipo de Chipre(y el que mas aficionados lleva al campo), y este mismo año fue capaz de pasar dos fases de la UEFA, eliminando por ejemplo al AEK de Atenas, y solo cayendo ante el Manchester City. No es un cualquiera.

Omonia,Apoel y Anorthosis estan un paso largo por encima del resto de clubes de chipre, hoy por hoy apostaria a que no desentonarian demasiado en la liga griega, quien sabe si alguna vez...