.

.

¡ Al carajo con Bognor ¡

Hay lugares que son conocidos por sus bellos paisajes, sus esplendidos monumentos, su rica cultura o su especial gastronomía.

También hay casos donde la fama proviene mas en concreto de algún sector de su economía, sea esta la industria, su puerto o ciertas actividades ilícitas

Pero pocos sitios podrán esgrimir como el principal motivo de su celebridad una blasfemia, fuera pronunciada realmente o no…que en estos casos, es lo de menos.

En el sur de Inglaterra, no demasiado lejos de Brighton, se recuesta sobre la costa del Atlántico la pequeña ciudad de Bognor Regis, de poco más de 60.000 vecinos. Es una de esos típicos pueblos-balnearios de la costa británica a los que tanto satirizaba Wodehouse (a ellos y a sus excéntricos visitantes), y que a falta de otra cosa mejor(o sea, de un lugar con un agua que no te hiele el alma al bañarte y de un sol que te haga sentir ganas de introducirte en la misma) hacen las veces de un Torremolinos anglosajón.

Antiguo pueblo pesquero (algo que en ocasiones no era mas que un eufemismo de su verdadera y honrada actividad, el contrabando), a partir del siglo XVIII se convirtió en uno de los lugares de reposo de la alta sociedad inglesa, que acudían allí para relajarse y recuperar la saludy de paso murmurar, presentar en sociedad a sus rollizas herederas y evitar que el sol les dañara en exceso su cutis blanquecino.

Por entonces, el nombre del lugar era Bognor, sin el añadido de su apellido regio. Este lo toma a partir de 1929, cuando el monarca británico de aquel entonces, Jorge V, siempre delicado de salud, convaleció allí tras una grave enfermedad.

Bognor fue escogido por su fama de saludable y los benéficos efectos de su clima en sus visitantes.

Pero…uno tiene la impresión de que aparte de ser un lugar “realmente” sano, también debía ser “mortalmente” aburrido. Solo así se explica las ultimas palabras atribuidas al monarca en su lecho de muerte (posiblemente no mas que un mito, pero eso ya no importa…). Alguien, para animarle, le dijo que parecía encontrarse mucho mejor, y que dentro de poco podría volver a Bognor a terminar de restablecerse.

En esos momentos, seria cuando el monarca pronunciaría sus inmortales palabras:

“Bugger Bognor ¡”

Que vendría a significar mas o menos(aquí podéis encontrar una explicación mas exacta de lo que vendría a equivaler en castellano) “¡ Fastidioso Bognor¡”. Si, en el titulo del artículo, no he podido evitar traducirlo de forma menos educada y más castiza….y seguramente más cercana al espíritu real.

Por cierto, no quiero dejar pasar, antes de zanjar la parte histórico-geográfica y comenzar la futbolística del articulo, el recordar el asombroso parecido entre el rey ingles y el ultimo Zar de Rusia, Nicolás II(algo no tan extraño sabiendo que eran parientes), que les llevaba a veces, cuando el monarca ruso visitaba el Reino Unido, a intercambiar sus papeles, para confusión de sus acompañantes…os dejo una fotografía, para ver si sois capaces de decir quien es quien…

Pues bien, esta claro que en un blog como este, no podía faltar la vertiente balompédica de la localidad, no excesivamente brillante, siendo generosos…

Y es que el Bognor Regis Town F.C. (fundado como Bognor FC en 1886, y que con posterioridad cambio de nombre para adecuarse a nuevo apelativo de la ciudad), siempre jugando en divisiones no profesionales, fuera de la liga de futbol, estuvo demasiado lejos del glamour de las categorías superiores, contentándose de vez en cuando con algún ascenso o con algunas buenas actuaciones coperas.

Fueron años y años de disputarse copas del condado, lideratos de campeonatos regionales e intensos derbies con conjuntos de poblaciones cercanas, que apenas merecerían una simple coma en una hipotética historia del Futbol, pero que no carecerían de interés y pasión en su momento(y tal vez aun en el recuerdo) para sus protagonistas y espectadores. Así es el futbol, sea en Maracaná o en el más ínfimo estadio de tierra del planeta…

Lo mas interesante precisamente de este equipo esta en ese algo de inmovilismo genético que preside la trayectoria del club, encarnada en una figura mítica(mítica en Bognor, al menos) del club, la de Jack Pearce, primero jugador del equipo, desde el 70(cuando llego tenia 21 años), y desde el 76(cuando tenia 26) como entrenador, puesto que ocupó a lo largo de 31 temporadas, hasta octubre del 2007. Y lo curioso es que se hizo cargo del puesto…porque nadie mas quería asumirlo. Su comienzo no pudo ser mejor, ultimo clasificado y descenso de categoría, pero…con el tiempo, se hizo un hueco en la historia del club (más que un hueco, para ser precisos en la metáfora habría que decir que una línea de metro completa) y en el corazón de sus aficionados, que vieron como vencían cinco años seguidos en la Copa del Condado de Sussex(del 80 al 84), algo que ningún club había logrado jamás (vale, no es la copa del Mundo, pero cada cosa en su perspectiva), y no solo eso, sino que llevo al club a la segunda ronda de la FA cup(para lo que tenia que superar cinco eliminatorias nada menos), tres veces en cuatro años (en una de ellas la temporada 84-85, eliminó entre otros al Swansea City).
Tras su renuncia al cargo de entrenador, paso a asumir el cargo de General Manager, con lo que continua su vinculación a la entidad.

Con el, el club logró su mayor éxito deportivo en liga, al ser uno de los fundadores, en la campaña 2004-2005, de la recién creada conferencia sur(uno de los 2º grupos en los que se divide la sexta división inglesa), en la que desde entonces juega.

Sin embargo, hay años en los que nada sale bien, y esta temporada, en la que se cumple el 125 aniversario de su fundación, comenzó torcida para los intereses roqueros (es como es conocido el equipo, “The Rocks”). Y es que a un incendio sufrido en el estadio en el mes de agosto(posiblemente provocado), se le unió un desastroso comienzo de temporada, que le lleva en la actualidad a ostentar el farolillo rojo de la Conferencia sur, con solo ocho puntos tras 16 jornadas, y una única victoria en el casillero.

Será difícil, y mas viendo la suerte que le acompaña, que se salve, pero…todo es posible en el mundo del futbol, quien sabe si a partir de ahora los equipos que visiten la localidad no se tendrán que despedir tras su choque citando el glorioso epitafio Georgiano… a ver, todos juntos…¡BUGGER BOGNOR ¡

Posdata: Y como ya sabéis nuestra querencia por las mascotas en este blog(por su exterminio masivo, claro), os dejo este enlace, por si alguno desea promocionar a la del Bognor regis...

4 comentarios:

Kementari dijo...

¡Qué deliciosa lectura!
Aparte de ser un relato muy bien documentado históricamente, siempre me llama la atención la habilidad de Martín para enlazar anécdotas rigurosamente históricas con el fútbol.
¡Y yo que pensaba que no había nada más aburrido que ese deporte!

Martín dijo...

Jo, mira que llamar aburrido al futbol...no sabes la de cosas interesantes que hay alrededor suyo...(e incluso, en ocasiones, dentro del campo...).

(Posdata: No, a pesar del comentario, no te voy a dar la tableta de chocolate venezolano de Aldo ;-)

Kementari dijo...

¿Es que no sabes que es una treta típica de dentistas el regalar chocolate?
Ah, mísero de ti.

chimoeneas dijo...

muy buena la historia! lo más parecido que conozco es blackpool y si tiene algo que ver, entiendo que a jorge le pareciera un coñazo.
con mascota y todo que tienen