.

.

Totti será X

No, no se trata de que al romanista le haya dado, como al ex del Levante Bruno Cirillo, por querer ejercer de actor Porno. Ni siquiera que haya participado en alguna sesión fotográfica subida de tono para algún calendario benéfico.

No, lo del bueno de Francesco es algo mucho mas hermoso e histórico, y de hecho, no centrado únicamente en el, sino en la plantilla entera de la Roma y la de su rival ciudadano, la Lazio.

Y es que a partir del comienzo de la temporada 2009-2010, los dos grandes clubes de la capital de Italia lucirán en sus camisetas, en lugar de los tradicionales números arábigos, los clásicos romanos (si, de ahí la X de Totti, por portar el 10 en la actualidad).

Y lo harán no como estrategia publicitaria, sino como homenaje, sentido homenaje, a uno de los hechos mas luctuosos de la historia de Roma, del que se cumplirán dos milenios el próximo año.

Antes de explicar la génesis de dicha decisión, toca retroceder en el tiempo, muy muy atrás…

Hasta septiembre del año 9 D.C., en tiempos del Octavio Augusto.

Por entonces, el naciente imperio romano centraba su atención en la turbulenta Germania, donde varias legiones intentaban someter a los belicosos pueblos del norte.

Años atrás, los romanos habían atravesado el Rhin, llegando incluso hasta el Elba, pero sin ejercer un verdadero dominio efectivo de la zona.

El gobernador romano de la provincia era por entonces Publio Quintilio Varo. Encargado por el Cesar de mejorar esta situación, fue traicionado por un jefe germano romanizado al que creía amigo, El celebre Arminio (Si, justamente, el nombre del Arminia de Bielefeld es el honor al mismo, dado que esa ciudad esta muy cercana al bosque donde tuvo lugar la acción).

Este le condujo, para sofocar una presunta rebelión (que el mismo, junto a otros conjurados, había provocado), junto a tres de sus legiones, a través de un escabroso terreno, lleno de bosques y pantanos, y allí, en mitad de los mismos, en el a partir de entonces tristemente famoso bosque de Teutoburgo, se produjo la emboscada tan bien tramada.

Sin guías, con las rutas cortadas, pesadamente armados, los legionarios se vieron imposibilitados de moverse con rapidez, los veloces germanos, atacaban una y otra vez, retirándose a continuación. Aquello se convirtió en una carnicería, de la que solo unos pocos lograron escapar con vida .El resto…algunos tuvieron suerte, y murieron en el acto. Otros, se suicidaron antes de ser capturados, pues los crueles bárbaros torturaban a los prisioneros hasta la muerte. De los capturados…mejor no decir nada.

Aquello ocurrió alrededor del nueve de septiembre del año 9. La masacre, mejor término que el de batalla, duro varios días. Al final de los mismos, se calcula que entre 15 y 20.000 soldados romanos, yacían muertos bajo la sombra de los árboles.

Tres legiones fueron totalmente aniquiladas, y la romanización del norte de Europa, detenida, para nunca volver a ser reanudada.

Los romanos volvieron allí, esta vez 50.000 de ellos, para intentar mantener su prestigio, enterrar a sus muertos, y recuperar sus “águilas”, los estandartes de las legiones perdidas, pero estas, la XVII, XVIII y XIX, jamás volvieron a ser creadas, ni sus números vueltos a ser usado para legión alguna…

Años después, el emperador aun se levantaba a mitad de la noche, gritando: Quintili Vare, legiones redde! (“¡Varo, devuélveme mis legiones ¡”)…

Pero es hora de dejar atrás el atroz pasado, y regresar al presente.

Franco Sensi, presidente de la Roma hasta el pasado agosto, cuando se produjo su fallecimiento, había soñado con esta batalla desde que leyera sobre ella de niño. En declaraciones hechas poco antes de su muerte, hablaba de la fuerte impresión que le causara, y lo mucho que deseaba honrar la memoria de lo sucedido. Así fue como se le ocurrió por un lado solicitar la celebración de la final de la Champions league 2009, que le fue concedida, y por otro trasladar a la Federación Italiana de Futbol la idea de lucir en las camisetas números romanos, gesto al que se unió, en un acto de hermanamiento, su rival Lacial.

Aunque murió antes de poder conocer el resultado de sus desvelos, finalmente la Federación accedió, así como a permitir que los números malditos, el XVII, XVIII y XIX, no fueran usados por jugador alguno.

Como broche de oro , en el verano del 2009, la Roma tiene previsto celebrar dos partidos amistosos en Alemania, uno en Hannover, ciudad situada en lo que por entonces era la comarca habitada por la tribu de Arminio, y otro, a modo de revancha pacifica, contra el Arminia Bielefeld.

Desde el Café, seguiremos atento el desarrollo de estos encuentros y de los actos que tendrán lugar alrededor de los mismos.

Para terminar, os dejo una pequeña nota que escribí, precisamente sobre esta batalla, hace unos años…y es que a mí también me marcó un poco…:

Cierro los ojos y por unos instantes me veo en mitad del bosque goteante de humedad, oscuro.

En mitad de la maleza, legionarios veteranos de mil batallas cierran filas aterrados, se oyen risas fantasmales, ruidos aquí y allá, algo se mueve…

De repente una lanza partida de no se sabe donde atraviesa a uno de ellos. Miradas hacia lo desconocido. Nadie. No se atreven a correr tras la sombra asesina, pues ello supone la muerte. El quedarse quieto, también. No hay esperanza, poco a poco los supervivientes sucumben. Solo queda un reducido grupo. Esperan la muerte, que saben inevitable, todos los intentos por salir de la espesura han fracasado.

Y ahí llega. Partiendo de todos lados al mismo tiempo, un grito animal de batalla estremece los duros corazones. Rodeados por una marea humana el círculo de valientes es arrasado, nadie queda en pie. El frío norte no es territorio romano ya, ni lo será nunca...

Posdata: Para tener mas información sobre el homenaje romanista, recomiendo encarecidamente que veáis esto, no dejéis de hacerlo.

3 comentarios:

Luisi dijo...

Genial Martín. Ya te lo dije y me repito. Genial. ;-)

Y sinceramente, ojalá algún diregente de alguno de los dos clubes te lean y les den por poner en marcha los números romanos... Ya sólo les faltaría ir en cuádrigas a los entrenamientos, jejejeje.

Un abrazo!

cityground dijo...

Maravillosa inocentada, nunca dejáis de sorprenderme.

Carlos Pérez dijo...

No sé si será inocentada o no... pero me lo he creido totalmente.

Saludos Martín! Eres un fiera!