.

.

David Beckham: el hombre que no debía estar allí.


Probablemente, en todo el planeta futbolístico no hay un jugador más alejado del concepto "Café Fútbol" que el centrocampista británico David Beckham. Si aqui nos gusta normalmente disfrutar de nuestro amado deporte en su versión menos mainstream, el rubio inglés viene a representar justamente el concepto opuesto: el brillo de los flashes por encima del barro reseco en unos tacos, el poderío de la moneda sobre el romanticismo de la devoción. Pero hubo quien dijo una vez que los extremos se atraen. Y quizá sea este el momento en el que, David Robert Joseph Beckham, la persona, se ha dado cuenta de que hay trenes que no pasan por todas las estaciones, por mucho que poner David Beckham en google ofrezca veinte millones de páginas.

Pero hay algo en la situación actual del jugador que a mí sí me sugiere que tiene cabida en nuestro blog. Imaginemos la persona por encima del personaje, una persona que en un momento de su vida toma una decisión de las más importantes de su vida y que a la hora h del día d, pesan más la perspectiva económica personal, el negocio en si, o incluso las ganas de tomar un rumbo que pocos habían tomado antes. Muchos menos si cabe estando en plenitud de facultades como, en mi humilde opinión de aficionado, es el caso que nos ocupa. Pongamos que esa persona va descubriendo poco a poco como las consecuencias de su decisión no solo no le reportan ningún beneficio en terminos personales sino que, más bien al contrario, le está llevando a perder cosas importantes a nivel profesional. Cualquiera, al menos, se plantearía la posibilidad de reconducir semejante situación, máxime en caso de que replanteársela a tiempo pudiera suponer la posibilidad de volver, a tiempo, a un status profesional al menos semejante al punto inicial al de la decisión errónea.

No resulta necesario hacer un gran ejercicio de introspección para imaginar que David Beckham tiene en mente la Copa del Mundo de Sudáfrica en 2010, y que es plenamente consciente que según van pasando los años, los meses, y prácticamente los días, su participación en el citado evento defendiendo la camiseta de Inglaterra va tornándose más complicada. Si tenemos en cuenta que la competición americana, la Major League Soccer, no es precisamente de primer nivel, la dificultad aumenta exponencialmente.

David Robert Joseph Beckham, probablemente, nunca ha sido el crack que se nos vendía-bombardeaba más bien- desde los medios hace 5 años, pero tampoco ha sido un mal jugador de primer nivel, cuando ha estado en el sitio adecuado. Y desde luego, creo que se le puede acusar de cualquier cosa menos de ser un tipo acomodado, igual que aquel personaje del que hablábamos dos párrafos más arriba. Aquel que nunca debió salir tan pronto para, como el protagonista de la película Clerks, acabar repitiéndose a si mismo y al mundo que él no debía estar allí.

Creo que, hoy día, David Beckham es un ejemplo de cómo reconocer errores pasados y poner su pasión futbolística, defender a su selección en una gran cita, por delante de intereses económicos. Y ahí si enlaza con nuestro pequeño gran mundo Café Fútbol. Creo.

4 comentarios:

Devo dijo...

Pedazo de post Juampex, no me cansare de decirlo, me encantan tus articulos. Creo que le diste al clavo en todo lo que mencionas. Beckham es un jugador que tomo una decision erronea, en un mal momento. Los millones y millones de dolares uno encima del otro confudieron al ingles y lo llevaron a ser estrella de un equipo en un futbol totalmente subdesarrolado. Claramente su lugar en el mundo era Manchester, no tengo dudas que de haberse quedado alli podria haber hecho historia, casi a la altura de Giggs o Scholes.

Y si, yo veo muy dificil la participacion de David en Sudafrica 2010, mas aun con su inmediata salida del Milan y de Italia, un futbol ampliamente superior al de Norteamerica.

Un saludo cafeteros!

El Balón Europeo

``Como poner en problemas al Barcelona ´´

Martín dijo...

No se, Beckham tiene todos los ingredientes para ser uno de esos jugadores a los que hacer la raya, pero...lo siento, no puedo, y encima confieso que me cae bien, su entrega en el campo me hace imposible meterle dentro del club de los que son mas mediaticos que futbolistas. Coincido contigo, ademas, lo que hizo en su ultima temporada en el Madrid, dejaba claro que no estaba tan acabado como para desperdiciar sus siguientes años en el futbol norteamericano, sin duda, un error, que ojala aun este a tiempo de remediar...

Garrincha dijo...

El error no fue los Galaxy ni Norteamérica. El error tiene nombre y apellido: Victoria Adams (ahora V.Beckham).
Lo más grande es que a pesar de ello ha prevalecido a lo largo de los años, aunque perdió año y pico muy valioso en la costa californiana.

Un saludo!

Estoja dijo...

Estoy convencido de que Beckham creía que el nivel en la MLS era mejor. Y es que realmente el nivel es bajísimo, y más aún en los Galaxy donde el año pasado solo Donovan y Beckham ponían criterio en el juego.

Por otra parte creo que el error de Beckham no fue fichar por los Galaxy sino firmar por 5 años (son muchísimos para un campeonato como el norteamericano).

El artículo me ha gustado mucho pero creo que Beckham es mucho más que "tampoco ha sido un mal jugador".