.

.

El fundador de Albania

Llega, tras el paréntesis de las selecciones, una nueva entrega de la serie sobre escudos del fútbol .Como sabéis, podéis leer la versión original en El Enganche. Aquí, la versión extendida (con mas rollo, y posiblemente mas aburrida…así que ya sabéis, vuestra es la decisión de donde leerlo).

Cada nación, por insignificante que pueda parecernos, jalona su historia con una serie de nombres que con el tiempo han entrado en el terreno de lo mítico. Son hombres (o mujeres) que han marcado el devenir de sus pueblos (no siempre para bien precisamente), y cuyos hechos, unas veces reales, otras aumentados generosamente por la leyenda ingenua o los propagandistas a sueldo, y otras directamente inventados, son una parte imprescindible en la creación de lo que podríamos denominar mitos fundacionales de cualquier estado.
Son a la vez memoria colectiva y motor de conciencia, el ejemplo a seguir de cualquier “Patriota” (o de quienes se suelen apropiar de tal término, corrompiéndolo), el corazón y el espíritu de lo que en otra época se llamaría “la raza”…y ahora con otros nombres menos políticamente incorrectos, pero generalmente con el mismo fondo detestable, olor a rancio y a xenofobia.

Uno de los países mas desconocidos (a la vez que pobres) de Europa, es Albania.

Encerrada durante décadas tras las barreras de una dictadura hostil a occidente, y al tiempo enfrentada a la ortodoxia comunista soviética (pero no precisamente por ser mas abierta de mente, a lo Tito, sino por considerarla a la misma demasiado “liberal”), solo se comenzó a escuchar hablar de ella (y por desgracia, no para bien la mayoría de las veces) en las dos últimas décadas.

País de turbulenta historia (algo no demasiado extraño, teniendo en cuenta que forma parte de los Balcanes, una región “que produce mucho mas historia de la que puede consumir” como dijo Churchill), que paso de mano en mano y de gobierno en gobierno a lo largo del siglo XX, tiene también, como no, un Héroe nacional, venerado por todos los Albaneses, sean musulmanes, católicos u ortodoxos, y tengan la ideología que tengan.

Y no se trata de un héroe cualquiera. Desde el nombre del país, sus símbolos nacionales, bandera y escudo, todo allá tiene su origen directo en la obra del más amado hijo de la desgraciada Albania…

Skanderbeg, el príncipe Alejandro (eso significa su nombre traducido del turco), guerrero sin par, émulo, y no solo en el nombre, del Alejandro Macedónico, lucho durante décadas, en la trágica era del fin del imperio Bizantino y la caída de Constantinopla, por mantener la libertad de su tierra ante la acometida otomana.

Legendario estratega, logro mantener en un estado de perpetua zozobra a ejércitos muy superiores al suyo, que se tuvieron que retirar, uno tras otro, incapaces de derrotar al hábil general, maestro de la guerra de guerrillas. Vasallo del rey de Aragón, por entonces también de Nápoles, donde tenia su residencia, fue apoyado por el papado, los venecianos y los napolitanos, todos ellos temerosos del avance turco. De hecho, algunos historiadores afirman que fue la resistencia de los albaneses la que permitió a occidente evitar el horror de la conquista turca…algo que, como se vio años más tarde cuando los otomanos, en castigo por el apoyo a Skanderberg ocuparon la italiana Otranto, no era una hipótesis demasiado descabellada…

Nacido en Kruje, ciudad situada al norte de Albania, el castillo de su ciudad natal se vio cuatro veces sitiado por los turcos(a lo largo de 35 años), deseosos de terminar con tal molesto incordio. Pero solo en el ultimo, diez años después de la muerte del mítico Gjergj Kastrioti (tal era su nombre real), la fortaleza fue tomada, tras un pacto entre sus exhaustos defensores y los sitiadores musulmanes, por el cual estos permitirían a los primeros abandonar el lugar, sin daño. Pero…las promesas fueron rotas, todos los hombres fueron asesinados, y los mujeres y niños esclavizados…así terminaba la libertad Albanesa, ahogada en la sangre de sus hombres y las lagrimas de sus mujeres…

Pero…dejemos atrás la tristeza, ahuyentemos los fantasmas de la historia, y volvamos al futbol…aunque realmente, nunca hemos estado alejados de el…

Y es que el escudo que vamos a estudiar hoy, era imposible de entender sin lo que ahora conocéis.

Este es el emblema del Klubi Sportiv Kastrioti Krujë, un club de pobre historial, con tan solo seis presencias en la máxima categoría (la ultima, la pasada temporada, donde termino descendiendo en los penaltis de la promoción), y que ahora lucha por volver a la elite, ocupando uno de los lugares de privilegio de la segunda división albanesa.

Tratándose el equipo de la localidad natal de Skanderbeg, es normal que tomara como nombre el Apellido original de la familia del Héroe, justo homenaje al más celebre de los ciudadanos de la historia del estado.

Pero no es lo único relacionado con el que aparece en la insignia, como ahora veremos…

En el centro, confluyen los dos elementos principales del escudo.

Por una parte, una especie de fortaleza, y sobre ella, una cabeza tocada por un curioso yelmo. De fondo, el rojo de la bandera nacional.

Vayamos por partes…

Podéis observar en la fotografía superior el paisaje amurallado que aparece en el escudo, en una vista actual y otra de la época de ocupación turca (si, ambas miran en la dirección contraria de la que ocupa en la insignia…como todas las demás imágenes que encontré del castillo). Se trata, como no, del antes mencionado Castillo de Kruje, esa especie de “Masada” Albanesa, que resistió incólume, ataque tras ataque de los muy superiores ejércitos otomanos durante cuatro asedios, hasta el exterminio a traición de sus defensores. En la actualidad, reconstruido en parte, alberga en su interior la sede del museo Skanderbeg (desde 1988), dedicado a la memoria del hijo mas ilustre de la nación…(¿o habría que decir mejor del padre de la misma?)

Pero estudiemos ahora al barbudo busto…

Si, ya se que todos sabíais que se trataba de nuestro tan nombrado protagonista, pero…lo que me interesa destacar es la presencia de ese tan pintoresco casco que ciñe su testa.

Pero antes, no puedo dejar de contaros que, de como todo personaje legendario, del señor de Kruje se han tejido leyendas sobre su prodigiosa fuerza, hasta elevarlo casi a la categoría de Hércules, capaz de matar a un jabalí de un golpe o derribar a un búfalo de otro, de partir en dos a dos hombres con un solo golpe de cimitarra, o de que en sus campañas fuera capaz de matar en combate, el solo, a tres mil hombres.

El Yelmo de Skanderbeg es de hecho uno de los símbolos albaneses por excelencia, hasta el punto de figurar en el escudo nacional, sobre el Águila bicéfala (animal presente igualmente en la bandera). Además, figura en la insignia de otro equipo de futbol albanés (de mayor enjundia que el Kruje, pero también descendido la pasada campaña), el Skenderbeu Korçë.

El original se encuentra en Viena , en Neue Burg (ya sabes Estoja…queremos que te acerques allí y nos cuentes tus impresiones) y esta fabricado en metal blanco y adornado con bandas de oro. En la parte superior, la cabeza de una cabra con cuernos de bronce. En la parte inferior, una inscripción dice lo siguiente * IN * PE * RA * TO * RE * BT *, que mas o menos vendría a significa Jesús Nazareno te bendice, príncipe de Mat (una parte de Albania), rey de los albaneses (mas de lo que era el pueblo en si que del territorio), terror de los otomanos y rey del Epiro (una región disputada largo tiempo entre Albania y Grecia y actualmente dividida entre ambos).

Su presencia en la capital austriaca(junto a dos de las espadas usadas por el guerrero), es de por si una historia digna de contar, aunque su inicio fue la salida de su mujer y su hijo hacia Italia, tras su muerte.

Existen distintas versiones del significado del mismo (algunos hablan de que hace referencia a la Diosa Griega Diana, la cazadora), pero una de las mas verídicas es la que cree que su presencia es debida al apelativo "Dhu lKarnejn" (que significaría “dueño de dos cuernos”), que era uno de los que se atribuían a Alejandro Magno, con lo que al apropiárselo Skanderberg se convertiría en una especie de nuevo Alejandro, como a su vez los albaneses se dicen descendientes del macedonio (y es que la madre del conquistador era de origen Ilirio, los “antecesores” de los modernos albaneses).

Volviendo de nuevo a la historia, veamos en que otras áreas del simbolismo albano intervino la mano del inmortal guerrero.

La bandera nacional tiene su origen en la enseña de batalla que portaban las tropas del rebelde, que a su vez estaba basada en la usada por el agonizante (por aquel entonces) imperio Bizantino. Ese Águila de doble cabeza simbolizaba la doble soberanía del Basileus (el emperador bizantino), religiosa y política, y a su vez su dominio sobre el oeste y el este (o al menos la reclamación de dicho dominio). El escudo de los zares, de nuevo presente en la Rusia actual, tiene el mismo origen que el albanés.

El escudo, como hemos visto, une el águila al yelmo, así que poco mas queda por decir de el…

Por fin, el actual nombre oficial del país, Shqipëria, deriva de la presencia del Águila en la bandera, y es que significa “la tierra de las Águilas”…término que, claro esta, no se empezó a usar hasta que comenzó a usarse la enseña.

Así que el Nombre de un país, su bandera y su escudo…pocos protagonistas de la historia pueden presumir de haber significado tanto para su pueblo y su imaginario colectivo… Gjergj Kastrioti, Príncipe Alejandro, Iskander Beg o Skanderberg, como se te quiera llamar, que tu nombre nunca sea olvidado.



Otros post relacionados:

Albania, el fútbol en el país de las Aguilas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena explicacion sobre la historia de albania... me alegra ver al menos algun español que sepa su historia. Un saludo de parte de un albanes^_^.

PD: Si quieres saber mas cosas añademe a naselquemas@hotmail.com

chimoeneas dijo...

buah, es-pec-ta-cu-lar. y la de cosas que he aprendido sobre albania...

Estoja dijo...

Muy bueno el artículo Martín. Como chimoeneas, he aprendido mucho sobre Albania, más bien todo, reconozco que poco sabía de lo que nos cuentas.

Ya he localizado el lugar donde está el yelmo y creo que justo en esas dependencias del palacio aún no he estado así que creo que intentaré ir en los próximos fines de semana.

Ya te contaré qué tal :-)

Martín dijo...

Gracias, esto de tener un enviado especial en viena...ji,ji ;-)

ARO GERALDES dijo...

¿Aburrida? En absoluto: da placer leer estas historias que enseñan mucho más allá del fútbol.
Saludos desde Buenos Aires...

saddam dijo...

toma ya!!
de largo nada,mas bien al contrario

Martín dijo...

Anda Saddam, tu por aqui...es que es leer Albania y apareces ;-)

Gracias Aro, me alegra ver que coincidimos en el gusto por los escudos, y todo lo que hay tras ellos...:-)

Chimo, ese juego de palabras con lo que pone en el yelmo...

Anónimo dijo...

Muy interesante, exelentes datos. Saludos desde Posadas, Argentina:)