.

.

A orillas del Dniester, en un país que no existe...

En el capítulo de hoy de “Heráldica Deportiva”, volveremos a un lugar que ya habiamos visitado antes, via intertoto… Recordad que podéis encontrar el original en El Enganche, aquí una versión algo modificada…

En la intricada geografía europea, cuyas líneas fronterizas están marcadas a sangre y fuego por la historia, en lugar de por meridianos o paralelos, existen multitud de pequeñas anomalías, matices y rarezas. Encontramos a un país latino en mitad de un mar de eslavos (Rumania), a protestantes (anteriores a la reforma) en valles perdidos de los Alpes (Los valdenses), a islas lingüísticas a cientos de kilómetros de donde impera su idioma natal (como los Rumanos-griegos). A lo largo del tiempo, han nacido y han muerto decenas de países y dinastía, los pueblos han viajado, se han mezclado, o han perdido sus hogares, sobre todo en las guerras…o en las paces.

Por eso, no nos debería extrañar gran cosa que hoy hablemos de los escudos de dos de los principales representantes futbolísticos de la capital de un estado que no existe, el ultimo residuo soviético del continente (o al menos eso proclaman sus dirigentes).

Transnitria. A muchos seguramente no os sonara este nombre, ni su situación.

Entre Rumania y Ucrania, cerca del mar negro y a orillas del Dniéster, y habitada mayoritariamente por un pueblo de lengua rumana, se encuentra Moldavia, una de las antiguas republicas soviéticas que formaban la URSS, creada durante la 2º guerra mundial con territorios arrebatadas a Rumania y Ucrania.

Con la disgregación soviética, la pequeña republica (de una extensión similar a la de Cataluña), se hizo independiente, aunque una parte importante de la población lo que deseaba realmente era su integración en Rumania (una situación similar a la Chipriota y el deseo de unirse a Grecia). Sin embargo…

La zona oriental de la republica, la situada en la ribera izquierda de Dniester, de poco mas de 4000 kilómetros cuadrados de extensión, estaba (y esta) habitada mayoritariamente por elementos eslavos (rusos y ucranianos sobre todo), a los que no le hacia gracia alguna quedar englobados dentro de una “Gran Rumania”. Así que, apenas establecida la independencia Moldava, ellos proclamaron a su vez la propia, apoyados sobre todo por la presencia en su territorio de una importante fuerza militar rusa. Tras una guerra civil en 1992, la situación quedo en una especie de limbo jurídico, en la que aun sigue, con Transnitria como país independiente de facto, pero sin reconocimiento oficial por parte de estado alguno.

Lo curioso es que a pesar de todo, los equipos de la zona, a diferencia de lo que sucede con los de Chipre norte, siguen disputando (y arrasando) en la liga moldava (de 12 participantes en la primera división moldava, 5 son transnitrios).

Uno de ellos, especialmente, es el rey indiscutible del balompié moldavo, el tirano que ha ganado las nueve últimas ligas, el matón del barrio…o mejor dicho, el Sheriff.

Y es que ese es el nombre que lleva desde su fundación, en 1997. Desde entonces, y tras un primer triunfo en la copa de 1999, el equipo simplemente ha barrido en las competiciones nacionales, ganando todas las ligas desde el 2001, y otras cinco copas más.

El escudo del equipo es este.



Que es básicamente similar al logo de la compañía del mismo nombre (y que usa como símbolo una de las típicas estrellas que portaban los Sheriffs del Oeste), propietaria del equipo, mezcla de monopolio estatal con multinacional, y a la que se acusa de servir de tapadera para blanqueo de dinero y de estar involucrada en multitud de negocios ilegales. Lo cierto es que domina buena parte de la actividad económica del país…lo que en un lugar como ese, significa que es poseedora de unos fuertes lazos con los dirigentes del territorio…

Pero no, a pesar de ser el más poderoso, no es realmente este equipo y su emblema el que nos interesaba más.

Otros dos equipos de la ciudad forman en la élite del fútbol nacional.

El mas antiguo (y tradicionalmente el único representante de la ciudad) es el CS Tiligul-Tiras Tiraspol (Tiras era el nombre griego del río Dniester, de ahí y de la palabra griega Polis, que significa ciudad, deriva el de la misma), que a punto estuvo de disputar en una ocasión la primera división soviética…y es que, habiendo terminado subcampeón de segunda en 1991, tendría que haber ascendido…de haberse disputado la temporada de 1992, pero la quiebra del sistema, acabo con sus posibilidades y sumergiéndole en la mediocridad, ya que desde entonces apenas logro tres copas del Moldavia, y de ser el único equipo de Tiraspol, ha pasado a ser el tercero…debido además de a la fulgurante aparición del Sheriff, a la de nuestra próximo protagonista…(del escudo del Tiras, que podéis ver al lado, se puede decir poquito, al menos que uno tenga demasiada imaginación…)

Y por fin llegamos al club (y por consiguiente, al escudo), que quería daros a conocer.

En 1993, en la capital de Moldavia, Chisinau, se funda un equipo mítico (al menos para los jugadores del PC Futbol, entre los que me incluyo), el FC Constructorul.

Este, en 1997, logra su única liga (y la única lograda por otro equipo distinto al Sheriff y al Zimbru Chisinau, que se reparten las otras 17 ediciones celebradas).

Sin embargo, el escaso seguimiento del equipo (solo 450 espectadores de media en la temporada 2001-2002), le hicieron cambiar su sede, trasladándose para la siguiente campaña a Tiraspol (donde multiplico por tres la asistencia de público), donde continua desde entonces.

Si, cierto, es imposible sentir demasiada simpatía por quien “destruyo” la identidad de un club tan bizarro como el Constructorul, pero al menos no se puede negar que el nuevo símbolo de la entidad tiene mucho mayor interés…fijaos.



La forma del escudo, con esa curiosa disposición en la parte superior, ya habla algo de la historia de la ciudad, fundada en 1792 por los rusos, como fortaleza. Y es precisamente la disposición de un bastión, en una época en la que los diseñadores de las nuevas fortificaciones seguían los dictados de Vauban, lo que cierra el emblema.

Los colores verde y rojo del equipo, lo son a la vez de la bandera de la ciudad, que a su vez copia los de la bandera de Transnitria…que a su vez adopto como propia la enseña que lucia en toda Moldavia en la época soviética…la imaginación al poder (con el escudo paso lo mismo...).

Y nos queda la figura central del escudo, un mito de la historia rusa, y fundador de la ciudad.

Alexander Suvorov, conde de Rimnik, Príncipe de Italia, generalísimo de los ejércitos Rusos, además de otro larguísima serie de títulos, uno de los mas importantes generales rusos que ha existido jamás, estuvo en la región luchando contra los turcos y ampliando el territorio de la tierra de los zares a costa del Imperio Otomano.

Fue entonces, cuando decidió la creación de una serie de fortificaciones para proteger el cruce del río, de donde nació Tiraspol.

En 1979, en el 250 aniversario del nacimiento de Suvorov, se alzó, en la plaza principal de la Villa, una estatua ecuestre del militar, y es justo esa representación la que se escogió posteriormente para dibujar la imagen presente en el escudo del FC Tiraspol.

Por cierto, que aunque héroe nacional ruso, su memoria no es recordada con tanta benevolencia por los polacos, a los que sus tropas masacraron en la toma de Varsovia (se calcula que alrededor de 25000 polacos fueron asesinados por las tropas cosacas), ni los Turcos (en la conquista de Ismail, una ciudad fortaleza cercana a Tiraspol, a la que se consideraba inexpugnable, murieron prácticamente la totalidad de sus 40.000 habitantes…hombres, mujeres y niños, en una lucha casa por casa):

Tal vez próximamente sigamos oyendo hablar algo mas de este desconocido y aislado rincón (Rusia, su principal protector, esta intentado al parecer terminar con la situación de cara a mejorar su imagen en la zona, abogando por una autonomía transnitria dentro de Moldavia), y no solo por sus símbolos (y sobre el tema…fijaos en esta noticia, recién salida del horno…).

Más información sobre Transnitria la encontraréis en el genial blog Fronteras (al que nunca me cansaré de recomendar).

7 comentarios:

jonceltic dijo...

con vosotros siempre me sumerjo en rincones del planeta de cuero que nunca antes pensé en ellos, pero se agradece que conecteis con todo lo que ruede... y que no pare la pelota.

Diego González dijo...

Qué buena entrada, Martín. Una auténtica gozada futbolera y geográfica, lo tuyo.

By the way: estoy preparando una entrada titulada "Grandes victorias de pequeños equipos", dedicada precisamente a eso. A las victorias más épicas (es decir, las que haya) de los últimos clasificados de las selecciones de la FIFA. ¿Tienes algo parecido por aquí?

Un saludo.

Martín dijo...

Pues...sobre ese tema, recuerdo sobre todo la victoria de Luxemburgo en Suiza:

http://cafefutbol.blogspot.com/2008/09/luxemburgo-alcanza-la-gloria-pies-de.html

Lo malo de los equipos que estan en la parte final de la lista FIFA...es que no suelen ganar casi nunca.

Por cierto, no se si te servira, pero esto tiene algo que ver con el tema del futbol "bizarro" (ademas existe un documental sobre el mismo):

http://www.prnewswire.co.uk/cgi/news/release?id=86844

Ariel dijo...

Espectacular historia, Martín.

Conocía algo de este país no reconocido gracias a mi gusto por coleccionar billetes de otras latitudes. En varios lugares vi billetes de este lugar al que rara vez se escucha nombrar.

Debe ser extraño pasar por un país que no existe. Me hace acordar a lo que sucede en la película de Tom Hanks.

Es increíble terminar hablando de esto gracias al fútbol. Y también mágico.

¿Quién no jugaba amistosos contra el Constructorul durante la pretemporada?

Estoja dijo...

Joder Martín, buenísimo el artículo. me encanta este tipo de artículos que sueles hacer.

Yo si que conocía esa zona, pero por alguna razón la conocía bajo otro de sus nombres, Pridnestrovia.

Por otra parte, en los primeros párrafos escribes: "una situación similar a la Chipriota y el deseo de unirse a Chipre". ¿Querías escribir Grecia?

Martín dijo...

@Ariel: Vayas ariel, bonita colección tiene que ser esa (aun recuerdo un album que coleccione de niño que era de billetes del mundo...). Me encanta cualquier cosa que sirva para viajar por el mundo, sean billetes, sellos, escudos o lo que sea.

@Estoja: Si, justo era eso, voy a ver si lo cambio.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!