.

.

Milan-Inter: dos vecinos que se alejan


Una golondrina no hace verano. Tampoco un único partido, jugado a principios de temporada, en una fecha más propia del Trofeo Naranja, puede servir para medir lo que veremos éste y el próximo año. Pero lo que se ha visto esta noche en el derby milanés parece confirmar lo que se venía intuyendo durante este verano: que el Inter es el equipo más fuerte de Italia y que el Milan tendrá muy difícil optar por el título. Son sólo dos jornadas (apenas un punto de diferencia), pero la suficiencia con la que se han empleado los nerazzurri con sus vecinos (nada menos que un 0-4) hablan de lo muy cuesta arriba que se le puede hacer la temporada a los berlusconianos.

Desgraciadamente para sus seguidores, la impresión que dejó el Milan no fue la de tener un mal día, sino la de no poder dar mucho más de sí. Los únicos detalles que dejó fueron las arrancadas de Pato, algún desmarque de Flamini (sintomáticamente sustituido en el descanso) y un paradón de Storari (presunto suplente) ante un tiro de Sneijder. Poco más. Como ejemplo del desastre y de la falta de concentración en la que se embarcó este equipo tras los primeros compases del partido, una anécdota: acabando el primer tiempo, tras el penalty cometido (que supuso el 0-2), Gattuso pidió el cambio; de hecho, llegó a salir del campo mientras Seedorf recibía instrucciones de Leonardo. El proceso, sin embargo, se alargó y Gattuso tuvo que regresar al césped... para volver a salir de él expulsado con una segunda amarilla. Desnortado con once tras el segundo gol, contar con un hombre menos no supuso precisamente una solución a los problemas.

Para la otra parte, obviamente, todo fueron buenas noticias. Mourinho dejó en el banquillo a Santon y Muntari y optó por la veteranía de Zanetti en el lateral izquierdo y del recientemente adquirido Sneijder (que lo intentó, sin mucha suerte, lanzando varias faltas). Visto el resultado, la cosa no pudo salir mejor, para un equipo que contaba con unos Motta y Milito muy enchufados. Gracias a una bella triangulación entre éstos llegaría el primer gol de la noche. El argentino marcaría después de penalty cometido sobre Etoo. Y Maicon, en una gran arrancada (yo que era más Danialvista estoy empezando a dudar) sentenció con un Milan entregado tras la expulsión de su capitán antes de finalizar el primer tiempo. La segunda parte, bajo un acuerdo tácito de no agresión y jugada casi andando, dejaría el golazo final de Stankovic y el definitivo 0-4.

Nadie gana ni pierde un campeonato en la segunda jornada. Pero la fortaleza y resolución demostrada por el Inter y la impotencia del Milan parecen dar algunas claves de cómo será el futuro próximo de ambos equipos, sobre todo teniendo en cuenta que, lejos de las casualidades, el resultado resume la trayectoria que ambos equipos vienen siguiendo desde hace ya bastante tiempo.

PD: Felicidades a Domin! (¡pero recuerda que la temporada es larga!)



1 comentario:

El Rey del Futblog dijo...

Vaya ostia le han dado al Milan.

Definitivamente el Barça lo tiene más difícil en Champions que el Madrid.

Ah, y cada vez que veo a Eto'o confirmo más que el Barça ha perdido con su cambio...al tiempo.

Saludos desde El Rey del Futblog! Esperamos tu visita!