.

.

Ustedes me están matando

Eso mismo le diría yo a los responsables deportivos de Racing (técnico y jugadores) si tuviera la ocasión de hacerlo cara a cara. Por si no fuera suficiente lo pasado en años anteriores, los flirteos con el descenso, la crisis institucional, las constantes burlas de todas las demás hinchadas e incluso el pésimo inicio del actual Apertura, ahora van y pierden en casa el clásico ante el Rojo. Seguramente algún colega argentino me diría eso de “te querés matar”, y no le faltaría razón.


Anoche otra derrota (1-2) contra Independiente, para quedarnos con 4 paupérrimos puntos tras 6 fechas en las que aún no se ha vencido. ¿Lo mejor? Para mi, que como estaba trabajando no pude verlo, sino seguramente aún estaría llorando en alguna esquina agarrado a alguna botella quitapenas. Si se ha agotado la fórmula de Caruso Lombardi es algo que desconozco, lo único que sé es que o reaccionan ya o nos espera otro calvario de acá al próximo mes de mayo a la conclusión del Clausura.




De todas formas, no son los únicos que andan amargándome la existencia estos días. El Málaga está jugando bien en líneas generales pero anda desacertado de cara a puerta, algo que estoy seguro a corto plazo se solucionará. Saint-Étienne comenzó mal pero poco a poco va recuperándose con gran protagonismo goleador de un ex de Racing, Gonzalo Bergessio. Incluso el Borussia Dortmund me inquieta, sobre todo tras las dos últimas y dolorosas derrotas en el Westfalenstadion ante Bayern y Schalke 04, pero las últimas campañas comenzaron mal y luego repuntaron positivamente.


Sin embargo, el que más me inquieta está también al otro lado del charco, y no es otro que Botafogo, que tras un inicio irregular pareció encadenar una buena racha que acabó hace ya meses. Apenas mantienen el tipo en la Copa Sudamericana, pero en el Brasileirão los empates (13, sin dudas el que más de todo el campeonato) los están hundiendo. Antepenúltimo a falta de 12 jornadas, lo suyo es un caso muy particular. De los 8 últimos clasificados han sido los que menos derrotas suman, e incluso su media goleadora es buena. Viéndoles jugar se diría que son un equipo de la zona media-alta con capacidad para poner en aprietos a los mejores equipos pero sin pelear en serio por las cosas importantes. Pero la realidad es otra, y la lacra de los empates así como los goles encajados son los que lastran su actuación por el momento. Y si, para completar mi sufrida hoja de ruta, ahí va la derrota por 1-3 ante Vitória, un equipo que para colmo viste los mismos colores que el archirrival Flamengo…




Tendré que rezarle a mis dioses balompédicos particulares (Garrincha, Di Stéfano, Juanito…) por unos cuantos resultados favorables para enderezar el rumbo, sino será mi corazón futbolero quien sufrirá las consecuencias.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Está visto que Caruso Lombardi sólo puede hacer "funcionar" a un equipo en una temporada. Las segundas partes para él, fueron desastrosas.

Si Argentina no va al mundial dijo...

¡Caruso mercenario del fútbol!