.

.

Brasileirão: Río alberga la llave de todas las emociones

Se jugó la penúltima fecha en la mejor liga sudamericana con la consumación de dos remontadas de enorme mérito en la tabla para Fla & Flu y el descalabro de São Paulo y Botafogo como principales noticias. En la fecha en que Diego Souza nos dejó este golazo quedaron cuatro aspirantes a campeonar mientras por abajo otros tantos pelean por eludir las dos plazas restantes de descenso.

Inolvidable el día de ayer para Flamengo, al que todos daban por derrotado tras el traspié ante Goiás el anterior partido. Entonces no solo desaprovechó la ocasión de tomar la punta, sino que todo se tornó negro pues les esperaba la visita a uno de los eternos rivales, Corinthians, que pretendía ajusticiarlos para acabar con sus esperanzas de título. Ni Ronaldo ni Defederico encontraron la fórmula para batir a Bruno ni aprovechar la ausencia de Adriano en el Mengão, que ganó por 0-2 aprovechando el segundo descalabro consecutivo de São Paulo, esta vez ante el propio Goiás (ver vídeo), para tomar el liderato en solitario.



Al Tricolor Paulista lo han adelantado en la clasificación (aunque igualados a puntos, todos a dos de Flamengo) Palmeiras e Internacional, que batieron respectivamente a Atlético Mineiro (una lástima su penosa recta final) y Sport Recife, que pese a haber descendido hace algunas fechas complicó en demasía al Colorado, que solo venció la resistencia de su rival al final del encuentro.

Con poco y nada que decidir en la zona templada salvo el honor y las posiciones finales, toda la emoción restante se traslada a la cola. Ahí Fluminense salió por primera vez desde inicios de campaña del descenso tras golear 4-0 a Vitória, quedando a solo un empate en casa de Coritiba (que cayó goleado 4-1 en Belo Horizonte ante Cruzeiro) para sellar matemáticamente la salvación. Santo André goleó por 5-3 a Náutico, descendiendo a éste y permitiéndose una última chance para salvarse, aunque dependerá de resultados externos amén de su propia victoria. Botafogo cayó en desgracia luego de desaprovechar varias jugadas claras para perder 2-0 ante Atlético Paranaense, que también se salvó definitivamente. El Fogão depende de si mismo para huir de la quema, pero tendrá que ganar para asegurarse la salvación pues un empate puede condenarles por no hablar de una derrota que los descendería con total seguridad.

Alcanzamos pues la jornada definitiva, donde en Río se decidirá si Flamengo conquista su sexto entorchado 17 años después (igualaría de esta forma a São Paulo) y si el día que finaliza el “purgatorio” de Vasco da Gama en segunda no hay que llorar la pérdida de Botafogo, al borde del abismo. Los choques en los que habrá algo en juego serán los siguientes: Coritiba – Fluminense, Botafogo-Palmeiras, Flamengo – Grêmio, Internacional – Santo André y São Paulo - Sport Recife. Suerte a todos ellos.


3 comentarios:

Ariel dijo...

Vergüenza: lo único que se puede decir de esta temporada del Palmeiras. Tarde se acordó de ganar.

El campeonato ya está definido. Grêmio no se va a arriesgar a un linchamiento público de sus jugadores y va a entregar el partido al Fla.

Bien por el Flamengo. Más allá de la incompetencia de mi Verdão, me pone contento que el gran Petkovic haya vuelto de esta manera. Imposible no deslumbrarse con un talento así, cualquiera sea el color de la camiseta.

Lo mismo para Adriano, un jugador que siempre me ha encantado.

Ariel dijo...

Me faltó aclarar que más vergonzoso aún fue lo del Corinthians, que luego de un campeonato tristísimo celebra haberse dejado perder contra el Flamengo.

Dicen que cada uno celebra lo que merece su grandeza...

cityground dijo...

Vaya final de liga mas apasionante en Brasil, parece que Flamengo lo tiene hecho pero viendo lo que ha pasado las últimas jornadas como para fiarse, ¿Gremio se juega algo?, aunque es cierto que si gana puede beneficiar a su gran rival Internacional.

Por abajo increíble Fluminense que esta a punto de culminar una remontada impensable hace un par de meses, a ver si gana a Coritiba y le hace de paso un favor al Botafogo que empatando se salva.

Gran liga la brasileña sin duda la mejor de América.