.

.

El Atlético, las expectativas y las profecias autocumplidas.



Anda el Atlético de Madrid sumido estos días en la enésima crisis de su historia reciente. Bien es cierto que perder contra un rival a priori directo, un rival con aspiraciones semejantes, como podríamos considerar en este caso al Villareal, podría entrar en las cábalas de cualquier aficionado de cualquier equipo.

Pero la elección de la palabra enésima del primer párrafo no ha sido al azar. Vive el conjunto colchonero en una especie de dejá-vù constante desde que regresó a la máxima categoría del fútbol español, allá por el año 2002, a pesar de seguir una linea ascendente, como podemos ver en este resumen que muestra su clasificación en cada temporada:

2002-03: puesto 12
2003-04: puesto 7
2004-05: puesto 11
2005-06: puesto 10
2006-07: puesto 7
2007-08: puesto 4 – Liga de Campeones (Octavos de Final)
2008-09: puesto 4 – Liga de Campeones (eliminado en primera ronda)


Una trayectoria ascendente en lineas generales que le ha llevado por dos años consecutivos a disputar de nuevo la máxima competición continental. Lo que podríamos considerar el primer paso para volver a situarse entre los grandes del continente, y una vez allí tratar de consolidarse.

Al menos a priori. Nada más lejos de la realidad, si nos fíamos de la imagen que se transmite del equipo. Y, como muestra, basta simplemente con teclear “desde el doblete” en google, para encontrarnos con dos visiones de la realidad totalmente opuestas desde diferentes perspectivas. Igual encontraremos referencias a “mejor inicio desde el doblete” que “decadencia del atlético desde el doblete”. Una dicotomía poco concebible en otros conjuntos, a priori. Pero hasta cierto punto, desde la prensa se contribuye a hinchar y deshinchar el globo atlético, en ocasiones para lanzar las campanas al vuelo, en ocasiones para echar el proyecto por tierra tras un par de malos resultados. Probablemente, el inicio de temporada del conjunto de la rivera del Manzanares no está correspondiendo a lo que cabía esperar, tras la incorporación de buenos fichajes a priori, como Asenjo, pese a determinadas salidas como la de Heitinga al Everton, con el plazo de fichajes ya finalizado.

Es en este punto concreto cuando llegamos a las expectativas mencionadas en el título, y en el debate que cabría plantearse sobre si los objetivos planteados para el Atlético de Madrid desde la prensa y desde una parte de su afición, son plausibles o no. Sobre todo, desde el primero de esos dos agentes del entorno colchonero, la prensa. Desde hace bastante tiempo, este que escribe, sin más relación con el conjunto rojiblanco que “tener amigos del Atleti”, tiene la impresión que el llamado cuarto poder ha hecho de este equipo su particular juguete, aupándolo en cuanto encadenan dos buenos resultados de la misma manera que lo machaca irremisiblemente en la situación contraria. Ni hablemos en momentos como el actual, eliminado de la Champions League y en puestos de riesgo en la competición doméstica.

Nunca se sabe, si partimos de la prensa, cuál debería ser el objetivo real del equipo, no se sabe si es aspirante a todo, no se sabe si es un equipo en crecimiento. Con lo cual siempre habría una diferencia entre las expectativas y el resultado. Con lo cual las referencias al doblete de liga y copa, la más reciente temporada exitosa del club, y al descenso, el peor resultado histórico, siempre vuelven a aparecer.

Sobre la afición, hablando desde la distancia de un no hincha, no cabe sino entender la frustración de ver que un club de los llamados grandes en España, no termina de consolidarse. Año tras año llegan al club futbolistas de gran trayectoria o de brillante futuro. En los últimos años el Atlético ha incorporado a un bota de oro en el mejor momento de su carrera, Forlán, a un joven cualitativamente destacado entre los de su generación, Agüero, a un profesional contrastado como Simao, a un portero que enamoraba la temporada pasada como Asenjo,etc...buenas incorporaciones sin duda. En el apartado de salidas, Fernando Torres abandonaba el club para marcharse a Liverpool, como única baja, digamos, sensible tanto en lo mediático como en lo futbolístico. En el apartado de entrenadores, por ejemplo, hemos visto como a algunos tan válidos como Goyo Manzano, que año tras año sigue consolidando al Mallorca, se les acaba enseñando la puerta. Y la afición ve, y no de manera impasible, como se suceden los proyectos, los jugadores, los entrenadores, mientras que la cúpula permanece inamovible. De manera legal, sí. De manera legítima, según a quien se le pregunte. La afición en cambio si tiene toda la legitimidad del mundo para protestar, cosa que parece se obvia desde los altos estamentos del club.

Quizá sea por influencia de mis estudios en psicología, pero creo que el mayor rival al que se enfrenta una institución histórica como el Atlético son las profecías autocumplidas. Este fenómeno investigado desde de la psicología social explica como las expectativas pueden influir en el resultado final de un proceso. Un ejemplo gráfico sería un banco del que surgiera el rumor sobre su (supuesta) quiebra, probablemente, la gente comenzara a retirar sus ahorros del citado banco. Llegados a un punto, esa conducta intermedia acabaría facilitando el hecho en si: la quiebra del banco.
Trasladado al fútbol, el Atlético corre el serio peligro, sobre todo los jugadores, de creerse en una situación de crisis real, comenzar a sentir la presión por no poder fallar, retroalimentándose las sensaciones negativas de no comenzar a llegar los buenos resultados. Sin pretender ser agorero, sino dar una opinión, ya han aparecido reacciones en esta dirección desde el vestuarios, aludiendo a sentir mayor presión cuando el equipo juega en casa.

Todo esto está más relacionado con la psicología social que con un balón de cuero, cierto es. Pero Quique Flores, y a los responsables del equipo, tienen frente a sí la obligación de tener en cuenta todos estos factores. Es un duro trabajo, y no siempre está bien visto. Por ejemplo, en la semana previa al derbi frente al Madrid, un psicólogo analizaba las causas que, a su juicio, contribuían a que el Atlético no saliera vencedor en el clásico de la capital.

La columna de Manuel Esteban, Manolete, el mismo día, señalaba esto.

“Los derbis no se ganan en el sillón del psicólogo”

...aunque tener la mente clara debe ayudar. Creo.

(Para el que le interese conocer algo más sobre las profecías autocumplidas, aquí tiene este enlace)

4 comentarios:

psicologia futbol dijo...

yo espero que el barce sea el ganador de este partido aunque es claro que el atlante no va a regalar nada yo creo que el barsa sacara ventaja.

Martín dijo...

Es que uno de los problemas gordos del Atleti es que ni ellos ni nadie tienen realmente claro de que van, o de que deben ir.

Estamos hablando de un club que fue durante un tiempo el segundo de España (en los 60 era mucho mas competidor del Real Madrid que el Barcelona), pero...una liga en los ultimos treinta y tantos años, una permanente sensación de frustración(porque ni siquiera quedar cuartos parece suficiente para muchos,asi que cuando aun quedan por detras mucho peor) y una directiva llegada con malas artes (que daño mas enorme le hizo al equipo la presidencia de los gil, ya no solo deportivamente, sino de imagen), hacen de este equipo una desgracia permanente. Y mira que lo siento, porque es de los que me cae bien, la liga que mas he celebrado desde que tengo memoria es la que gano el Atleti.

Lo primero es dejar de cultivar ese aura de derrotismo (lo del pupas y demas), pero sin caer tampoco en vivir de la historia (las 9 ligas). Paso a paso, ir construyendo de nuevo un equipo que vuelva a ser de los grandes...aunque uno duda que en los tiempos que corren, pueda volver a ser el que fue, el Madrid y el Barça se alejaron demasiado ya.

cityground dijo...

Es una pena en la situación que esta el Atletico, creo que es un club que vive desde hace años en la crispación y eso no ayuda nada al equipo. La gente esta cansada de los dirigentes y los resultados en los últimos años comparados con su brillante pasado son lamentables.

La confección de la plantilla es horrible, tiene grandes jugadores en ataque con una defensa que sufriría en segunda, además de ser una plantilla muy corta para jugar Champions, Liga y Copa que viendo el sorteo debe ser su objetivo además de no pasar apuros en la liga.

Como martín celebre el doblete del Atletico porque es un equipo que me cae bien (mucho mejor que Madrid y Barca), y hasta hace pocos años era el tercer equipo de España no tan lejos de los dos grandes.

Mauricio dijo...

Es un problema cuando gente se adueña de un equipo, del cual solo se benefician, sin aportar nada.

Lo peor de todo, es que no se vislumbra algo que pueda cambiar esa situación