.

.

En cualquier lugar de cualquier país



En cualquier lugar de cualquier país, dos porterías, sean de madera, metal o simplemente un par de mochilas, crean y definen un espacio mágico, donde la realidad y la fantasía difuminan sus fronteras. Un terreno sagrado, donde los sueños de los participantes nacen y se suceden al ritmo marcado por una pequeña esfera rellena de simple aire. Carreras, pases, recortes y tiros se convierten al unísono en una sinfonía de movimientos, una coral que canta las alabanzas de esa religión moderna que es el fútbol.

Da igual que estemos cerca del cielo, elevados sobre las llanuras en algún altiplano de enrarecida atmosfera, o a la orilla del infinito mar, con las olas bañando los bordes del campo. Da igual que la piel de los participantes sea blanca, negra, o cualquiera de las variaciones de la raza humana. Ni siquiera importa si los jugadores aun no conocen la cuchilla del barbero o si ya hace tiempo que peinan canas. En todas partes, durante el tiempo que el esférico se convierte en ídolo sagrado, todo se iguala, todos los pensamientos y ambiciones, por lejana que estén las culturas de los participantes, se vuelven comunes. Solo importa la geometría, el unir en santa comunión una esfera en el rectángulo que marcan postes, suelo y larguero, la alargada puerta a la gloria.

Y cuando el balón entra y la victoria es nuestra… pocas cosas se acercan mas al éxtasis sexual, o si se prefiere a una especie de mística unión con la redonda divinidad. Esa sensación de poder, de goce, de desbordante alegría, es muy difícil lograrla en cualquier otro ámbito de la vida.

Un gol no es solo un gol, y el que no entienda eso, jamás podrá comprender realmente a la humanidad

5 comentarios:

Martín dijo...

Por cierto, la fotografia, sacada ayer al mediodia, corresponde a la zona de la Azohia, la parte cartagenera de la bahia de Mazarrón.

Carlos Fuentes dijo...

y un poco más abajo del sitio desde el que está sacada la foto hay un bar estupendo

Martín dijo...

@Carlos: ¿de donde crees que veniamos, carlos? :-P

Carlos Pérez dijo...

Justico por ahi estuvimos los de mi grupo de senderismo hace poquico, estuvimos a punto de bañarnos, hacia muy buen tiempo.

En 2 semanas o asi era el Murcia-Cartagena y bien que nos reímos con los 3 senderistas de allí que nos acompañaron.

Un saludo!

kipzy dijo...

jugar en la playa contra los negritos brasileros que te la mueven, te la pisan, te bailan etc... que regalo divino, al tiempo que uno debe retribuirles el regalo de las patadas, cubrir con el cuerpo, ir con fiereza a cada pelota, etc ya que es la unica manera de continuar en partido :P