.

.

Thuram & Camacho: sin pelos en la lengua

Estos últimos días dos famosos personajes del mundillo futbolístico han hecho una serie de declaraciones aprovechando sendos actos públicos que han llevado a más de uno a rasgarse las vestiduras. Pero, ¿por qué tanta polémica? Recapitulemos lo expresado por ambos, empezando por Liliam Thuram, ex jugador de Parma, Juventus o Barcelona (entre otros) además de campeón mundial y europeo con el combinado nacional francés:

“Italia es racista”. Tras una década defendiendo los colores parmesanos y bianconeros, el otrora defensor francés lanzó esta dura sentencia durante la presentación de su libro “Mis estrellas negras”, en el que criticó que lo que sucede cada fin de semana en los graderíos italianos respecto a los jugadores de color es fiel reflejo del sentir de la sociedad en el país transalpino. Sin duda esto guarda relación directa con la situación del delantero nerazzurro Mario Balotelli, que es pitado y recibe insultos racistas bastantes más veces de las que uno puede recordar cuando juega fuera del Meazza. Thuram declaró que "Lo que es dramático es que se inviertan los papeles" y que "en lugar de comprender el enorme sufrimiento de ese joven, se le obligue a pedir perdón por su comportamiento" al haber usado Balotelli la ironía al aplaudir al público del Chievo cuando fue sustituido por su técnico luego de recibir una vez más los vergonzosos insultos por el color de su piel.

Y no sé qué opinaréis vosotros, pero yo estoy bastante de acuerdo. No tanto en lo de Italia porque aunque es un país que he visitado un par de veces no puedo decir que conozca en profundidad a sus gentes ni que los ultras representen a la gran masa de aquellas tierras, aunque como seguidor del Calcio sí que es una lacra que llevo demasiado tiempo soportando y que ha contribuido a vaciar unos estadios antaño hermosos por su colorido en el graderío. En cuanto al jugador, ¿por qué debe pedir perdón la persona ofendida? ¿por ser negra, oriental o judía? ¿no debería ser al contrario? Si en algo que resulta tan obvio se duda e incluso se fomenta el castigo al jugador es que vamos mal …

Por otro lado Jose Antonio Camacho, actual técnico de Osasuna y anteriormente de otros como RCD Español, Sevilla o Real Madrid (además de la selección española) manifestó en un encuentro con reclusos en una cárcel en Pamplona que solo entrenaría al FC Barcelona si sus hijos lo necesitarán para poder alimentarse, pero jamás en caso contrario. Tan sencilla y honesta declaración parece haber levantado ampollas entre ciertos personajes ávidos de alimentar un escándalo inexistente. Mi opinión como madridista declarado que soy es que entiendo su postura por completo, la apoyo y probablemente yo haría lo mismo. Respeto al eterno rival, pero jamás querría verme en la tesitura de tener que trabajar para ellos por el bien de los míos. No solo eso, entendería que en la acera contraria Josep Guardiola declarase exactamente lo mismo respecto al Real Madrid, y no solo no me sentiría ofendido como otros sino que lo vería como algo de lo más normal del mundo…

Particularmente creo que la denuncia que realiza Thuram es un tema mucho más serio que la descontextualización que se ha hecho de las declaraciones de Camacho. ¿Qué opináis vosotros al respecto?

3 comentarios:

xtaoth dijo...

Poco hay que decir o comentar. Mucha gente espera de los futbolistas que sean ejemplo para los jóvenes (aunque me temo que estén hablando de que no se vayan de juerga y cosas similares).

Ejemplos para los jóvenes son esta gente, la que dice verdades como casas para intentar cambiar injusticias o porque están hartos de hipocresías, a pesar de que saben que muchos les saltarán al cuello. Ese es el verdadero ejemplo que debería seguir la gente.

...Italia será racista, mucho más que España, pero aquí tampoco nos quedamos cortos... Eso también tendría que decirse de una vez.

Juanan dijo...

Yo no creo que España sea un pais racista. O al menos mas racista que Alemania o Inglaterra pero SI mucho menos politicamente correcto. No es tanto lo que decimos sino como lo decimos.

Julio dijo...

Los países no racistas, lo son las personas, y lo son muchas (no hay más que hablar con la gente). Lo que pasa es que no lo van a reconocer, ya no públicamente, sino que incluso no se dan cuenta ellos mismos que lo son o ni siquiera saben reconocer una actitud racista. No creo que se trate de corrección política, es que aquí, como el problema no se ha dado con la virulencia que en otros sitios (simplemente porque hace muy poco que convivimos con gente de otras razas), se prefiere obviar el asunto, restarle importancia y buscar justificaciones. Ejemplo claro, el de Luis Aragonés. Lo que dijo es racista, y poco importa que sea amigo de Samuel Etoo, o que él diga que no lo es. Pero la reacción frecuente fue decir "no, Luis no es racista", "eso no tuvo importancia" o "pues peor son los del país X". Sin embargo, jamás nadie pidió perdón, ni Luis, ni la federación, ni nadie. Por puro orgullo.