.

.

"All you can eat"

Proceda, proceda, no tenga ningún tipo de dudas ni resquemor alguno. Puede usted unirse a la fila para apalear a los muñecos, si al fin y al cabo eso pasa por prepotentes!

Por supuesto que sí, no se preocupe usted por tener remordimientos, si está más que justificado! Encima de partir desde una posición de privilegio se permiten el lujo de fallar a las primeras de cambio. Dele, dele, no tema por nada, si somos muchos los que lo hacemos! A mayor número de apaleantes más se difumina la responsabilidad, ¡y tantos no podemos estar equivocados!


¿Cómo? No, no, eso no lo tenga en cuenta. Si los rivales han hecho un partido maravilloso o una eliminatoria sobresaliente no tenemos que tenerlo en cuenta. Eso es su obligación, y al fin y al cabo, por si usted no se ha dado cuenta, aquí lo que importa, lo que vende, es quién cae eliminado, para poder “avalanzarnos” sobre él. El otro ganará, pero la victoria puede ser efímera; la derrota en cambio ya no puede cambiarse.

Además, tranquilo, que ya saldrán sus palmeros a defenderles. Esto son habas contadas, unos defienden a “x” por que les interesa, y otros a “y”, entre ellos se “apalean” pero todo está controlado. Incluso habrá quien diga que todo puede ser hasta por una cuestión de azar, que si este balón al palo por aquí, que si una lesión de un portero por allá... nada, ¡excusas de perdedores! También se les puede decir que hubieran fichado otro portero u otro delantero, ¿no?

¿Perdón? Sí, sí, los de ayer el año pasado llegaron a semifinales, y los años anteriores también, pero esto corrobora lo que le digo, las victorias son absolutamente efímeras. Y para eso estamos nosotros, para recordarlo, ¿no? . Y si quiere le cuento un secreto, uno de los que ayer ganó también está en el punto de mira, ¡¡si llevaba tres años fracasando también en los octavos!! ¿le parece a usted normal? con semejante dispendio de dinero año sí año también!! Todo eso nos legitima a los de la fila para, como poco, desahogarnos.

Que sí...si en parte lleva razón, no todo es blanco o negro, y puede que en los torneos domésticos vayan como un tiro, pero si no les damos palos hoy, cuándo se los vamos a dar! Esto es como en esos buffets libres, All you can eat!



3 comentarios:

jpx dijo...

Este artículo está inspirado en uno de Enric González, titulado "El viejo", escrito tras la victoria española en la última Eurocopa. Aqui dejo el enlace:

http://superga.blogspot.com/2008/06/el-viejo-por-enric-gonzlez.html

Saludos a todos!

Fernando dijo...

Sigo al Chelsea desde mucho antes de la llegada de Avramovich, y la verdad es que sigo pensando que es un equipo "chico". Con sólo tres títulos ligueros, no se puede hablar de él como del United o el Liverpool.

Sin embargo, creo que el Chelsea ayer (y la semana pasada, en Italia) fue superior a su rival. Pero el fútbol se trata de merecimientos, sino de goles.

Me sigue pareciendo extraño que se hable de "la eliminación del Chelsea" y no de "el Inter pasa a cuartos".

Ladran Sancho...

FI dijo...

He leído más de Mourinho que del propio Inter.