.

.

Bursaspor, la sorpresa del año en el Viejo Continente

Cada temporada son aquellos clubes bautizados como matagigantes los que dan la sorpresa en su respectivo campeonato. Muchos comienzan bien y acaban claudicando, otros aguantan el tirón para caer de la manera más trágica y los menos pueden coronar su año de ensueño con la gloria del anhelado título. Centrándonos en el ámbito europeo podríamos referirnos a preciosos cuentos del balón como el que vive el Fulham (que merece su post por donde estaba hace 2 años y donde está ahora), el buen hacer del Rubin Kazán en Rusia (ya bicampeón), mismo camino que siguen los rumanos del CFR Cluj, los múltiples outsiders de la Ligue 1 o el campañón de un Twente Enschede a un paso de imponerse en la Eredivisie.

Pero no hablaremos de ninguno de ellos (al menos aún) pues hay incluso una revelación que supera sus gestas, sino de aquel equipo que hace vivir en una nube a la afición de Bursa (floreciente ciudad de la Región del Mármara), una de las hinchadas más animosas de la de por sí apasionada Turquía. Como dijimos el martes, los Yeşil Timsahlar ("Caimanes Verdes") dependen de sí mismos para romper el monopolio de los 3 poderosos clubes de Estambul, algo que solo ha logrado en contadas ocasiones un Trabzonspor lejos de sus mejores tiempos.

Antes de entrar en lo meramente futbolístico aquello que rodea a este singular conjunto merece que atendamos a una serie de datos y curiosidades relacionadas con la historia que pretendemos acercaros: el club “apenas” tiene 46 años (el primero de junio cumplirá un año más) pero es tras los grandes el cuarto del país en tener canal de televisión propio. No debe extrañar pues la ciudad, antigua capital del Imperio Otomano, es una de las de mayor progreso en los recientes decenios en el país turco, algo que no ha de sorprender conociendo su rica historia y el creciente desarrollo industrial que vive desde hace años.

Apenas regresados a la Super Lig en 2006, si bien hace justo un año se les acusaba de actuar como intermediarios en una red de apuestas ilegales (la UEFA sospechó de su victoria por 2-0 sobre el Ankaraspor) ahora todo eso queda en el olvido para los incondicionales que llenan cada partido en casa el vetusto Estadio Atatürk (que roza los 20.000 espectadores), cuyo banquillo llegó a acoger a un ilustre como Gica Hagi apenas en 2003 cuando daba sus primeros pasos como técnico.

Dirigidos actualmente por Ertuğrul Sağlam, que cumple su primer año al mando, el plantel verdiblanco se compone básicamente por turcos, complementados con varios jugadores del ámbito geográfico de la zona y un par de argentinos, de los cuales el mediocampista Pablo Batalla es el más destacado, cumpliendo un importante papel en el conjunto gracias a su llegada (segundo máximo artillero del equipo, honor que comparte con Volkan Şen) y su creatividad.
 
Sin embargo la faceta anotadora está tan repartida que va desde los tres goles anotados por el veterano arquero búlgaro Ivankov hasta los ocho del joven pero batallador centrocampista Ozan İpek. Así, al no haber un goleador claro se reparte tal función entre todos los integrantes, aunque esta labor debería corresponder al imberbe Sercan Yıldırım (20 años le contemplan a este internacional en todas las selecciones inferiores de su país), posiblemente la mayor promesa de los verdiblancos y al que sigue entre otros el Manchester United desde hace tiempo, pero que no acaba de romper en el crack de futuro que todos esperan.

Lo que les resta para sumar su primer campeonato nacional liguero (junto a la Copa que obtuvieron en 1986) son cuatro finales que comenzarán el próximo domingo con un duelo terrible en el Ali Sami Yen ante el Galatasaray de Frank Rijkaard, que pretende apurar sus opciones venciendo a los hasta ahora líderes (el Fenerbahçe apenas tiene un punto menos que nuestros protagonistas). Luego recibirán al Kayserispor, descansarán en la penúltima fecha debido a la sanción que pesa sobre el descendido Ankaraspor y cerrarán en casa ante el siempre complicado Besiktas, que también pretenderá apurar sus chances europeas de cara a la temporada que viene.

Por tanto el panorama no se presenta nada sencillo para el Bursaspor Kubulu, aunque llegados a este punto ¿quién dijo en algún momento que lo fuera? Apenas les falta ese pequeño empujón para entrar en la historia, ahí donde estuvo cerca de inscribir su nombre el Sivaspor pero donde ellos parecen decididos a entrar por la puerta grande. El 16 de mayo, la definición, y como siempre nosotros estaremos para contaros que sucedió.

Os dejamos con el vídeo de su último choque, jugado como local ante el Gaziantespor, al que venció por 2-0:



3 comentarios:

Manuel Lidueña Góngora dijo...

Siempre es agradable que nuevos equipos luchen por titulos y hagan sufrir a los grandes.

Saludos

José David López dijo...

Hola cafeteros:

Llevo semanas intentando sacar huecos dentro de la actualidad para hablar sobre la autentica revelación europea (junto con el Fulham). Gracias por recordarme que debo hablar de ellos. Un saludo desde El Enganche chicos...

cityground dijo...

Sin duda una de las revelaciones en Europa, ayer perdió el liderato a manos del Fenerhahce pero sigue teniendo serias opciones al titulo.