.

.

El retorno del Granada

Si cuando todo parece desesperado, cuando la luz se oculta y parece que nunca va a volver a amanecer, tu, perdido en mitad de una noche que parece eterna aun conservas esperanzas, la gente, esa misma que te llamaría gafe o ciezo, cenizo o aguafiestas si en mitad de una época de bonanza advirtieras que esta no duraría por siempre, esa misma masa te llamaría iluso, inconsciente, ingenuo.

Y sin embargo, todos sabemos que al final, el sol vuelve a levantarse, y sus rayos nos vuelven a iluminar. Todo es cuestión de tiempo y de un poco de fe.

Hace siete años el Granada caía a tercera división, victima de una deuda galopante, incapaz de pagar el salario a los jugadores. Como setas, comenzaban a surgir equipos “alternativos”, que pretendían substituir al histórico en el corazón de los granadinos, vista su casi imposible viabilidad. No había futuro, o eso parecía.

En el verano del 2007, Carlos Marsá, el dueño del Granada 74, en uno de los episodios mas tristes de la historia reciente del fútbol español, compra el Ciudad de Murcia, que acababa de hacer una temporada soberbia, a punto de ascender a primera, y lo traslada, cambiándole el nombre. Granada volvería a tener un equipo en segunda tras veinte años…pero no era su equipo, ni lo había logrado donde había que hacerlo, legítimamente, en el césped.

¿Era el final definitivo, cambiarían los hinchas sus colores, apoyarían a este equipo de nuevos ricos, en lugar de al suyo de siempre?

La respuesta la conocemos todos. Incapaz de poder jugar en Granada, el 74 tuvo que hacerlo en Motril, descendiendo de forma sorprendente, tras un buen inicio de campaña. Al año siguiente, caía desde segunda B a tercera deportívamente y por impagos a primera andaluza…era el último clavo en el ataúd, y el club desaparecía tan rápido como había nacido.

Mientras, el Granada histórico veía como el dueño del Udinese, Gino Pozzo decidía invertir en el equipo, que transformado en sociedad anónima formaba un poderoso bloque, candidato a todo. Curiosamente, la mano derecha de Pozzo en el club es Quique Pina, el mismo Quique Pina que había fundado el Ciudad de Murcia y luego lo había vendido a Marsá…extraños giros de la vida.

El Granada, a pesar de algunos altibajos y de tener que luchar hasta el final contra la oposición de un correoso Melilla, lograba el liderato del grupo. Se la jugaría con el Alcorcón, equipo elevado a la categoría de mítico tras su eliminatoria copera ante el Madrid.

El dos a cero de la ida dejaba el ascenso a un palmo, y ayer ese palmo se cerró. La derrota por la minima ante los amarillos, sabía a gloria, a la gloria de volver a un fútbol más profesional, a ver tu nombre en las quinielas o tus resultados en la televisión.

Y nosotros podremos disfrutar de ver sus rayas horizontales (que tantas vueltas han dado a lo largo de su historia) sobre los campos de segunda.

Esperemos eso si que el fantasma de los Fernández, Aguirre Suárez y Montero Castillo no vuelva a sobrevolar jamás a la ciudad, aquella defensa era al fútbol lo que Gran Ganga a la música…

Para terminar, una curiosidad. En la ultima temporada que el Granada anduvo por segunda, en 1987, uno de los fichajes estrellas fue el de Maradona. Ciertamente, no el de Diego, ni siquiera el de Hugo (que estuvo por España también, en el Rayo), sino el de Lalo. Pues la presencia de Lalo, aunque intrascendente en los terrenos de juego, sirvió para ver, en un amistoso ante el Malmoe, a los tres hermanos Maradona juntos, luciendo la elástica rojiblanca. Supongo que el Diego estaba tan emocionado de que alguien fichara a su hermano, que estaba dispuesto a todo en agradecimiento…

Felicidades al Granada, y que esta vez, el sueño dure más…

Artículos relacionados:

-Aguirre Suárez y la brutalidad de la defensa del Granada en los 70.

- Crónica del partido de los tres Maradona.

6 comentarios:

cityground dijo...

Una buena noticia el ascenso del Granada, esa ciudad merecía tener a su club de verdad en Segunda.

Me da que puede ser el Cartagena de la próxima temporada, su plantilla este año para 2ªB era espectacular, su entrenador Fabri entreno en Huesca y nos dejo tirados para irse al Almería, bastante cerrojero era el tío.

Ese Granada de los 70 tiene una fama terrible, debían ser duros de narices, supongo que se deben de reír cuando se habla de persecución y entradas fuertes a Messi o Cristiano Ronaldo, juego de niños comparado con lo que se hacía en esa época y no solo el Granada.

Martín dijo...

Y también pasó por aquí Fabri City, lo cesaron el año pasado y al final ascendimos. Y si, el Granada el próximo año apunta alto.

El Fútbol español el los 70 tocó fondo, y en buena medida por los asesinos que habia sobre el cesped, se permitian demasiadas cosas...

xtaoth dijo...

Creo que eso es lo que más me gusta de la segunda división: su dinamismo con los equipos que la componen. Ves su composición año tras año y se parecen como un huevo a una castaña.

Ahora a ver si sube también en Eibar, uno de esos equipos que siempre me han caído bien y un clásico entre los clásicos de segunda.

PD: ahora que me acuerdo del Eibar, una idea para un artículo sería aquellos equipos que más temporadas han estado en segunda división sin haber pisado jamás la primera... Aunque bueno, tampoco me he parado a buscar si ya lo habíais escrito XD

Martín dijo...

@Xtaoth: Aquí lo tienes :-P

http://cafefutbol.blogspot.com/2009/06/la-primera-no-es-para-ti-equipos.html

Estoja dijo...

Gran noticia. Paco Sanz ya no está en el Granada, ¿no?

Martín dijo...

No, ahora el poder lo tienen los "italianos"...