.

.

Breves apuntes de las primeras horas mundialistas


Tshabalala soltó un latigazo a la escuadra que supuso el primer grito de gol del campeonato, capaz de silenciar por un momento las folklóricas aunque insoportables vuvuzuelas. El entusiasmo y alegría de todo un país quedaba reflejado en el simpático baile con el que festejaron su gol mientras México recibía un tortazo que lo dejó atónito y por momentos a merced de los sudafricanos. Solo el desacierto arriba de Modise y un error propio en la zaga propició la igualada de Rafa Márquez. México debe mejorar, pero además agregar a su juego una velocidad más además de mayor agresividad arriba. ¿Qué hace C.Blanco disputando el Mundial? ¿Porqué no es titular Guardado?

Tan aburrido como decepcionante el Uruguay – Francia que corrobora el pésimo estado de Les Bleus así como la lástima que supone que La Celeste tenga un ataque tan explosivo pero tan pocos recursos para llevarles balones de calidad. Lodeiro, llamado a ser el enganche que ofrezca ese “algo” distinto, entró en la 2ª mitad y se fue expulsado. Su homónimo francés, Gourcuff, salió por la puerta de atrás (sustituido por Malouda) tras otra decepcionante actuación. El 0-0 final deja con las mismas opciones a todos en el Grupo A.

• Si sabíamos que Grecia tenía muy poco hoy nos lo confirmó en su choque ante los surcoreanos, tan impetuosos como siempre pero cada día con más oficio. Siguen lejos de sudamericanos o europeos en este aspecto, pero continúan creciendo y con su victoria (2-0) encaminan un pase a cuartos destinado a jugarse en el duelo ante Nigeria. En cuanto a los helenos este debe ser el canto de cisne del combinado que dirige Otto Rehagel.

Park Ji-Sung anotó en su tercera copa consecutiva en otras tantas participaciones. Sin ser delantero ni un goleador contrastado a sus 29 años logra un hito para su país y aún estaría a tiempo de acudir a Brasil 2014 con su selección.

Gabriel Heinze es discutido en su país, lo dejó ir Ferguson como si nada del United y se marchó del Real Madrid tras hacer un buen trabajo. Convertido en héroe en Marsella, ha ayudado con goles decisivos a títulos en todos aquellos equipos en los que ha estado. Hoy contra Nigeria anotó el primer y por ahora único tanto argentino en el Mundial, tan importante que vale una victoria. Ni Messi (muy incisivo pero desafortunado de cara al arco) ni Higuaín (sustituido por Diego Milito tras errar 2 claras chances) ni Tévez. Heinze se elevó por encima de la defensa nigeriana para dejar su sello y reivindicarse una vez más. Nunca será una estrella, no posee un gran recorrido por el carril izquierdo ni la técnica de los grandes laterales, pero además de su polivalencia atesora una profesionalidad que muchos de sus semejantes quisieran tener y poder demostrar. Merecido.



• Veremos que nos deja ahora el Inglaterra-USA en el que podremos disfrutar del debut del equipo de Capello, uno de los favoritos en las apuestas para todo el mundo menos para ellos. Por circunstancias de la vida un servidor se relaciona diariamente en su trabajo con decenas de personas venidas de Reino Unido, especialmente ingleses, muy escépticos respecto a su plantel pero confiados en que el gran Fabio sacará lo mejor de los suyos.

1 comentario:

Panorama Fútbol dijo...

Corea del Sur ha demostrado ser un colectivo con virtudes variadas: disciplina táctica en defensa y criterio a la hora de jugar el balón. El apartado físico es una de sus mayores desventajas y no es casualidad que sufran contra los equipos africanos. Destaco a Ki Sung-Yong porque su juego hace mejor al colectivo. Dominar el partido es realmente meritorio si el enemigo te pone las cosas difíciles, pero el rival no quería el balón y han permitido la superioridad coreana.

Grecia metió a Tziolis para juntar las líneas y cerrar filas, pero el experimento duró poco tiempo. Tienen una idea de juego y un estilo propio (vivir por y para defender), pero carecen de un plan secundario. Si encajan un gol en los primeros compases, el rival tratará de dormir el encuentro y cederte el balón. En ese escenario son inferiores porque buscan el juego directo, es decir, recurren al pelotazo. Son un plantel gris, carente de ambición y en plena decadencia.

Argentina puso en liza una defensa de tres centrales y un carrilero en la zona diestra para dar entrada a un jugador de perfil ofensivo. El medio del campo es el hilo conductor entre una defensa veterana y unos atacantes verticales. Falta equilibrio porque los delanteros se quedan rezagados después de una pérdida en plena fase ofensiva. Leo Messi ha sido el futbolista más diferencial: ha generado muchísimo desequilibrio porque juega liberado por la zona central.

Nigeria apuesta por el sistema táctico de predominio holandés (4-3-3), pero hay graves carencias: no hay un creador de juego y la defensa muestra síntoma de debilidad. Hacen marcaje mixto en los córners, pero varios bloqueos y una nula concentración han posibilitado el tanto argentino. Se encuentran cómodos jugando al contraataque porque su presencia física puede permitirse tener partidos de ida y vuelta. Enyeama ha salvado a su equipo de encajar más goles.

Inglaterra mantiene el 4-4-2 de la fase previa (mismos automatismos). Dos líneas de cuatro muy juntas, salida rápida al contragolpe y mediocentros de largo recorrido. El técnico italiano situó de titulares a Heskey y Green para zanjar cualquier debate. Si las transiciones no logran fluidez, se ralentiza el juego y pierden el esférico en lugares peligrosos. No tienen un jugador específico que se encargue de robar balones y es algo que resta posesión de balón y control.

Estados Unidos alcanzó su punto álgido en la Copa Confederaciones de la FIFA. Tienen orden, rigidez táctica y potencia física. Su argumento es presionar la salida de balón y basan todo su estilo en la disciplina. Un sistema de coberturas que no permite dejar espacios al rival. Donovan y Dempsey son los más desequilibrantes y los que tienen más recorrido. Han apostado por ser más ofensivos con la titularidad de Bradley. Será difícil sorprenderlos por su exceso de protección.

Un saludo desde Panorama Fútbol