.

.

La bella y las bestias



En estos tiempos que corren a mitad de camino entre lo políticamente correcto y el cotilleo más descarado, el inicio del Mundial de Sudáfrica viene marcado en el ámbito mediático por la primera plana que desde algunos medios se le ha “regalado” al capitán de la selección española y a una periodista deportiva. Su pecado no es otro que ser llamativos (o eso que hoy se denomina como famosos), tanto por físico como por presencia en los medios de comunicación, lograda por sus méritos profesionales. Bueno, ese y el tener que acudir, por motivos laborales a un mismo acontecimiento.

Hay quien dice que ellos mismos se lo han buscado por aparecer en público en repetidas ocasiones, que ambos son suficientemente conocidos como para intentar ser discretos. Pero cabría plantearse hasta que punto nadie tiene autoridad para decirle, aconsejarle, a un tercero (o a una pareja) en qué medida debe controlar sus apariciones en público para que no se vea asediado. Conozco lo justo sobre el mundo de la prensa rosa, pero parece que en esta relación están aplicando la misma ley del embudo que en tantas otras ocasiones: una vez que uno entra en esa rueda, se convierte en carnaza. Da igual lo que entendamos por entrar en esa rueda, si uno se ha metido o le han empujado por pasear juntos. Ya estás dentro, lo siento parecen decir, y sentirse legitimados para todo. Pero esto no ocurre solo en prensa del corazón, no.

Vemos como el mismísimo “The Times” ha llevado a su portada la relación entre ambos. Leemos en el grandísimo blog “El mundialato” de nuestro amigo Miguel Gutiérrez, que en Reuters, una de las mayores agencias de prensa del mundo, ofrecen 12 instantáneas de la protagonista femenina de esta historia entre el resto de capturas del España-Honduras. Leo en prnoticias que el propio Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de Prensa de Madrid, ha criticado la ubicación de Sara Carbonero cerca de la portería en la que se encontraba Casillas. Ha calificado, según esta noticia, de vergonzosa esa ubicación. También señala que como periodista no debería mezclar los sentimientos con su trabajo.

Es vergonzoso, sí. Y ridículo también. Es ridículo decir que por estar a treinta metros en el mismo estadio se mezclan sentimientos con el trabajo. Y es realmente vergonzoso que se juzgue el trabajo de dos personas por la relación sentimental que tengan entre ellas, y se la exponga además, tanto en imágenes como en opiniones, sobremanera por el hecho puntual de su físico como ocurre con Sara Carbonero. Es curioso que nadie se plantea por ejemplo sí es ético que David Villa y Juanma Castaño sean amigos o colegas y estén también en Sudáfrica. La amistad entre entrenadores, representantes, presidentes, jugadores y personajes en general del mundo del fútbol con la gente de los medios de comunicación no es nada nuevo, pero si nos detenemos a mirar con lupa el rendimiento de nuestros dos protagonistas en sus respectivos puestos, ¿por qué no hacerlo con los demás? ¿por qué es legítimo escuchar a Roberto Gómez defender a Fabio Capello, si supuestamente son tan amigos? ¿hasta qué punto son imparciales las opiniones de Fernando Torres que realiza su representante, Jose A. Martín “Petón” en la televisión? Y esto son solo dos ejemplos. De hecho el propio Juanma Castaño criticó a través de Twitter lo que se le está haciendo a su compañera de profesión. Pero puestos a dudar y a ser demagogos, podríamos dudar de muchos más, antes que de Casillas y Carbonero.

Desde siempre se trata de enseñar a los niños que no hay que juzgar desde las apariencias. Parece que a partir de ahora habrá que empezar a explicitar más y decir que no solo no hay que juzgar a partir de lo que en nuestros cánones occidentales consideramos un aspecto negativo, sino que también vale lo mismo para un aspecto positivo, como el de Carbonero. Incluso, más allá de elementos físicos, para los valores positivos como el amor entre dos personas.

5 comentarios:

Julio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Julio dijo...

Coño, si ver su consigo escribir sin que se me vayan los dedos...

¿Y a qué viene lo de la Inquisición? ¿A qué se refieren, a la cruzada contra la propia Sara, o su lreación, o lo que sea? Es que he intentado aumentar la imagen y no veo nada.

Al Urbaneja le tengo manía desde que le veía en no sé qué tertulia.

jartu88 dijo...

creo que se le ha dado demasiada importancia a la relacion entre Sara e Iker, estoy de acuerdo contigo en tu articulo de todas maneras lo que hay es que vender noticias y fijate tu donde se fueron a meter.

enhorabuena por tu blog, te agrego a mi lista de blogs

Un saludo

http://planetafutbol88.blogspot.com/

C.S.R dijo...

Suscribimos TOTALMENTE este post. Y mientras acá debatimos sobre los megas de la cámara de fotos del móvil que nos impiden apreciar el detalle en la foto del "Welcome" que hemos cosido en punto de cruz, hay un gafe heróico Brasil arriba Brasil abajo que conducirá a La Roja a la victoria. Y nosotros ya le estamos ayudando: http://apps.facebook.com/cardenhosa

Panorama Fútbol dijo...

La periodista está ejerciendo su labor con profesionalidad, saber estar y, siempre, con el único objetivo de informar con rigor de lo que acontece en la concentración de España.

Un saludo desde Panorama Fútbol