.

.

Las otras estrellas del fútbol

Uno de los artículos que más me han impactado en los últimos meses fue el publicado por el gran Borja Barba en Diarios de Fútbol previo a la disputa de la final del último mundial. Su título, “Quiero esa estrella en mi pecho” bombardeaba mi cabeza los minutos previos a la disputa del gran duelo entre España y Holanda. Hace unos días, ese titular volvía a martillear mi cerebro buscando el modo de adquirir una camiseta de la Selección Española con la insignia distintiva. Poco después, en una conversación con un amigo tratábamos de aclararnos cual era el significado de cada estrella sobre los diferentes escudos en el mundo del fútbol. Como diría Earl Hickey, el karma trataba de decirme que tendría que informarme del tema, y decidí escribir sobre ello.

Antes de comenzar la elaboración de este artículo, recordé como hace bastante tiempo mi compañero Chimoeneas había escrito un brillante post sobre las estrellas presentes en los escudos de la Bundesliga, y en ese artículo recordé el extraño sistema de los teutones para “aderezar” los escudos de sus clubes. El “código” no sigue aparentemente una relación matemática, puesto que se otorga una estrella al club que ha conseguido al menos tres campeonatos, la segunda estrella al acreedor de al menos cinco títulos, la tercera al conseguir díez Bundesligas y la cuarta (que sólo posee el Bayern de Munich) al vencer en más de 20 ediciones del Torneo. Nada que ver con el sistema original, creado por los italianos en 1958, gracias al impulso de Umberto Agnelli. La Juventus de Turín fue el primer equipo en lucir esa estrella sobre el escudo, al conseguir su décimo scudetto. Desde entonces quedó establecida la regla de una estrella por cada diez ligas logradas, siendo la propia Vecchia Signora el único club que luce dos en el país transalpino.

Pero, por sorprendente que pueda parecer para los menos eruditos en materia de heráldica futbolística, como un servidor sin ir más lejos, muchos más países realizan esta práctica de “estrellar” los escudos de sus clubes. En Turquía, por ejemplo, se estableció un ratio de una por cada cínco títulos logrados de la Superliga Turca, mientras que en Holanda se emplea un sistema similar (aunque con cada estrella significa 10 títulos) desde el año 2007, al igual que ocurre en Suecia. Como nota de originalidad, por su discreción, señalar que la camiseta del Benfica portugués para esta temporada lleva una estrella en el interior del cuello, como bien destacaron en su día en el imprescindible blog Todo sobre Camisetas. En los países sudamericanos también existen muchos clubes que aportan este elemento a su escudo y/o uniforme, al igual que en Asia. Por ejemplo, anoche mismo pudimos observar como la nueva zamarra de Peñarol portaba ocho estrellas en su manga: cinco plateadas por sus victorias en la Libertadores y tres doradas por sus victorias en la extinta Copa Intercontinental, hoy llamado Copa Mundial de Clubes.

En el apartado de selecciones, no solamente los vencedores en mundiales llevan una (o varias), sino que por ejemplo, las selecciones participantes en la Copa de África de Naciones pueden llevar una estrella por cada título conseguido, como ejemplo,valga la redundancia, la camiseta que aquí os mostramos de la Selección de Camerún con cuatro estrellas. Y respecto a las naciones que han llegado a alzar el trofeo de Campeón del Mundo, una de las cosas más llamativas que encontré al documentarme antes de contaros todo esto fue el modo en que se comenzaron a colocar las estrellas sobre los escudos de sus selecciones. Brasil fue la primera selección en colocar el símbolo, tras su victoria en el Mundial de 1970 (la tercera de su palmarés) colocando directamente tres estrellas sobre el pecho de la canarinha, conducta que siguieron los italianos tras su victoria en España’82, y así hasta nuestros días. Es curioso el caso de Uruguay, quienes han llegado a lucir hasta cuatro estrellas en su pecho, debido a que añadían una estrella por cada mundial conseguido y otra por cada título olímpico conseguido, debido a que según algunas fuentes, en las fechas de consecución de ambas medallas (1924 Y 1928) no se había comenzado a disputar la Copa Mundial de la FIFA, de la cual se proclamaron campeones en su primera edicion, siendo los primeros en hacerse acreedores de ella. Como bien sabemos todos, la última selección en añadir una estrella a su pecho fue la española, haciendo realidad el deseo de mucha gente, como el bueno de Borja, como un servidor, y probablemente como a muchos de los que estáis leyendo estas líneas.

3 comentarios:

Reyes de Atzavares dijo...

Bastante interesante la entrada, no sabía nada en absoluto de la estrella del Benfica.

saludos

Mauricio dijo...

Interesante.

Por ejemplo boca se agrega una estrella hasta cuando gana los torneos amistosos de verano.

Lo de Uruguay es porque la FIFA los acreditó como campeones mundiales en esas dos olimpiadas, pues se disputaban bajo el ampara de FIFA, con los estelares de cada equipo.

Nahuel Bargas dijo...

Hola me gustó tu blog .Te invito a que leas el mio.Su nombre es Sentir el fútbol y su dirección es bargasnahuel.blogspot.com