.

.

2-9-1939 El diez a cero que dejó de existir

Sábado, dos de septiembre de 1939. Un día antes, el ejército alemán había invadido Polonia. Toda Europa contenía la respiración, siguiendo el curso de los acontecimientos, que parecían, esta vez si, conducir a un inevitable enfrentamiento total. Gran Bretaña y Francia, garantes de la soberanía Polaca, habían lanzado un ultimátum a Hitler, dándole dos días para retirar sus fuerzas. El tres de septiembre, cumplido el plazo, ambas potencias declararon la guerra al III Reich. Se iniciaban así seis largos años de un conflicto agotador que cambió el mundo y ensangrentó la tierra.

La liga inglesa disputaba ese fin de semana su tercera jornada. Los espectadores e incluso los jugadores tenían sus mentes más en lo que sucedía en las cancillerias que en lo que se desarrollaba sobre el césped. Para muchos futbolistas, que poco después serian llamados a filas, los partidos que disputaron ese día serian los últimos oficiales de sus carreras profesionales. La contienda se veía próxima, pero nadie podía imaginar la magnitud de la misma…ni su duración. La football league tardaría siete años en volver a reanudar el campeonato con normalidad, hasta la temporada 1946-1947.

La liga de 1939-40 fue la única en la larga historia de la liga inglesa que tuvo que ser suspendida sin llegar a completarse. Aunque los mismos equipos que participaron en ella serian los que lo harían en la 46-47, los resultados obtenidos en esas tres primeras jornadas se perdieron para siempre, quedando apenas como una nota a pie de pagina de la historia del fútbol, como un “mira lo que pudo haber sido…y no fue”.


Así el liderato del Blackpool en primera (el único club capaz de ganar sus tres choques), o los cuatro tantos de Ted Drake (en lo que fue su ultimo encuentro oficial) para el Arsenal ante el Sunderland, aun siendo reales se convirtieron, por los caprichos del destino, en simple ilusión.

Pero si algún resultado marcó ese canto del cisne del futbol en la paz, esa postrera fiesta del balón en la víspera de la tragedia fue, sin duda, el del Bournemouth- Northampton.

En aquella época solo existían tres categorías profesionales, la primera y la segunda, de grupo único, y una tercera dividida en dos grupos, el norte y el sur, que es el que nos ocupa.

Los locales, por entonces llamados aun Bournemouth and Boscombe Athletic Football Club (de hecho es aun el nombre oficial que aparece en los registros. Boscombe es un suburbio de Bournemouth, que es donde surgió el equipo y donde aun juega), llegaban al encuentro tras una derrota por tres a cero y un empate a cero. Aun no había marcado en liga.

Enfrente, el Northampton Town había vencido en uno de sus choques y caído en el otro, ambos por uno a cero.



No son precisamente equipos de glorioso historial (el Northampton solo ha estado una temporada en la máxima categoría, el mayor logro del B&B son tres campañas en segunda), pero ese día ambos escribieron una pagina de la historia del futbol…que desgraciadamente, alguien se encargó de arrancar.

Diez a cero. Uno de esos resultados que hunden en la postración a la afición perdedora, en la depresión al portero que lo recibe, y que suele poner en la puerta del paro al entrenador responsable.

Y sin embargo…horas después, cuando las balas comenzaron a dictar su ley, el increíble marcador había perdido toda su carga explosiva, las bombas de verdad se encargaron de ello.

Alrededor de 780 jugadores profesionales fueron reclutados en las siguientes semanas. Cerca de 100 perdieron la vida en la contienda.

Entre ellos, Peter Monaghan, uno de los componentes del once del Bournemouth. Para el, ese diez a cero se convirtió en su epitafio como futbolista. Cayó en enero de 1945, camino de Holanda.

Que su recuerdo perdure, como el de todas esas generaciones de jóvenes barridas por las guerras…

Apéndice Documental

Mucha y mejor información sobre lo sucedido en esa ultima jornada, en este excelente artículo.

4 comentarios:

Juampex dijo...

Joder Martín, que pedazo de post.

Sin palabras me he quedado. Enhorabuena.

Billy dijo...

Que gran post! has juntado lo que más me gusta, fútbol inglés, história, fútbol modesto, muy buen curro, enhorabuena!

Un saludo!
Gran torfeo, el años pasado el Leeds llegó bastante lejos, semifianles creo, me alegro de que este año no lo jeugue :P.
A ver que nos depara este gran torneo este año.

Un saludo!
http://truedons.blogspot.com/

cityground dijo...

Pedazo de artículo que te has marcado, la 2ª Guerra Mundial fue devastadora para Europa y también en mucho menor medida para el fútbol, igual esa temporada el Blackpool hubiera ganado su única liga, gracias a Hitler nunca lo sabremos.

Las historias sobre la 2ª Guerra Mundial siempre me han apasionado aunque odio todas las guerras.

Mauricio dijo...

Tremendo artículo. Es increible, tanta historia perdida, por culpa de la maldita guerra :(