.

.

La batalla de un equipo

Hay cientos de clubes que, de una u otra forma, rinden tributo a héroes de su país, a leyendas-relatos que forjan la identidad de la nación, a grandes batallas y a demás iconos del patriotismo. Pensemos por ejemplo en el Almirante Brown y el Belgrano argentinos, el O'Higgins chileno o los Maccabis israelíes. Más raro es que un equipo de fútbol dé el nombre a una batalla.

Quien ostenta esa curiosidad es The Strongest, equipo centenario, decano y de los de mejor palmarés del fútbol boliviano. El club de La Paz, fundado en 1908, fue forjando su propia leyenda en el primer cuarto del siglo XX, ganando la mayoría de los campeonatos disputados y consiguiendo en su crecimiento una gran masa de simpatizantes. En 1930 llegaría incluso a alzarse con el título sin perder ni recibir siquiera un gol. Dos años más tarde, sin embargo, estallaría la llamada guerra del Chaco.


El Chaco, una durísima región, de calor extremo y poca agua, que hoy se reparte entre Paraguay, Bolivia, Argentina y Brasil fue el escenario de la más cruel guerra que se vivió en América del Sur en el siglo XX. Por cuestiones limítrofes mal resueltas, posibles yacimientos de petróleo, tensiones nacionalistas y una salida al mar, allí se enfrentaron las dos naciones más castigadas (territorialmente) de la región: Paraguay y Bolivia. La guerra entre dos países ya de por sí débiles económicamente supuso un gasto en vidas considerable (Paraguay mandó al frente a niños cuando se acabaron sus reservas de hombres) y, por supuesto, entre esas vidas se encontraban las de muchos seguidores del club más popular de Bolivia. No sólo seguidores: jugadores del equipo como Carlos Zalles Guerra marcharon al frente para no volver.

A mediados de mayo de 1934, las tropas bolivianas consiguieron detener el avance paraguayo con una gran victoria en lo que se conocería como la batalla de Cañada Strongest. Según las fuentes, conocida así porque allí murió el jugador Rosendo Bullaín o, versión más romántica, porque la garra y la bravura del equipo sirvió de inspiración a los combatientes. Sea como sea, el nombre del club quedó ligado para siempre a la batalla.

La guerra terminó un año más tarde con ambos bandos extenuados y con Paraguay haciéndose con la mayor parte del Chaco boreal. A Bolivia no le fue especialmente bien a partir de entonces, con una interminable sucesión de golpes de estado y dictaduras. La historia de The Strongest también es agridulce: siguió ganando torneos (si bien no con la suficiencia de antes: el último, el clausura 2004), pero sufrió la tragedia aérea de Viloco en 1969, en la que murieron 16 de sus jugadores y 3 directivos.

Para saber más y mejor: aquí, aquí o aquí.

La foto, según Guillermo Mejillones, lleva por título: "Deportistas de Strongest en el frente"

1 comentario:

cityground dijo...

Interesante y muy curioso el artículo, otra guerra mas absurda.

Desconozco mucho del fútbol boliviano pero siempre me llamaron la atención el nombre de algunos de sus equipos como el propio The Strongest, Blooming, Oriente Petrolero o Jorge Wilstermann.