.

.

Pequeños

Tienes suerte, seguidor de un grande. Podrás probar el sabor del triunfo y empacharte de él año tras año. Podrás compartir la alegría de la victoria, alegría que se repetirá prácticamente todas las semanas, al lado de muchísima gente que estará siempre contigo en todas las celebraciones. Tienes suerte, porque podrás disfrutar cada año de los mejores jugadores del mundo, que besan tu escudo y repiten, hasta hacérnoslo creer a todos, que llevar esa camiseta era su sueño desde pequeño. Tienes suerte, porque jamás te perderás un partido de tu equipo en directo, aunque sea el más intrascendente amistoso al otro lado del mundo. Los telediarios de los domingos abrirán con el resultado de tu club y no tendrás que buscar demasiado para saber cuántas veces estornudó en un entrenamiento el lateral izquierdo suplente. Tienes suerte, porque, allá donde vayas, por muchos océanos que cruces, siempre podrás hablar con un extraño sobre la marcha del equipo y nunca tendrás que dar muchas explicaciones sobre por qué declaraste tu amor a ese club.

Pero, aunque admiro tu suerte, no la envidio. Nunca llorarás la enésima derrota de tu equipo, ni en tu mente habrá espacio para albergar los sueños de un futuro imposible. Nunca te tocará soportar el tedio de partidos y temporadas en los que nunca pasa nada, ni se espera que pase; ni sentirás la rabia que supone una final o un ascenso perdidos, sabiendo que esa oportunidad quizás nunca se vuelva a repetir. Nunca sentirás la soledad del que siempre fracasa y las dudas que te carcomen por la noche sobre si vale la pena seguir a algo que no llegará a ninguna parte. No tendrás que llevar camisetas que se rasgan al segundo uso, pero que sientes como una segunda piel, ni te tocará padecer un frío infernal en un estadio sin techo del que nunca antes habías hablado. Tampoco sentirás ese orgullo que supone explicarle a un extraño en qué parte del mundo se encuentra tu club y las pequeñas glorias que has podido alcanzar junto a él. Nunca serás víctima de esa tonta ignorancia que supone volver a ilusionarte por tu equipo en verano cuando hace solo unos meses no te quedaban insultos por inventar contra la directiva, y puede que jamás comprendas que, a veces, "¡a segunda!", más que un cántico ofensivo, es un grito de celebración. Tienes suerte, seguidor de un grande, pero al final, nunca sabrás lo que es el amor verdadero, el que da todo y nada espera.

7 comentarios:

Martín dijo...

Genial Chimo, muy muy bueno.

Solo que admito que no puedo entender que alguien sea del Madrid o el Barcelona(aparte de gente que sea de Madrid o el Barcelona). ¿que encuentran siguiendo a equipos de ese tipo? ¿que esperan disfrutar animando a equipos que más que clubes son multinacionales, que ganan un año si y otro tambien, donde el dinero es lo que mueve todo, que estan continuamente en la prensa, no cuando deben estarlo, sino hasta por tatuajes o abdominales? ¿como logran sentirlo propio cuando todo el mundo es de tu misma cuerda? ¿donde queda ese sentimiento de ser alguien especial, de que lo tuyo y lo suyo es algo personal? no lo entiendo ahora y supongo que nunca lo entenderé. Para mi ser del Madrid o el Barcelona hoy por hoy es como ser seguidor de un frigorífico, serán muy eficientes, excelentes en su trabajo, pero enfrian cualquier cosa. No veo sentimiento alguno en ellos.

Anónimo dijo...

Cercados por el Clásico desde hace días, qué gusto da leer una reivindicación de la verdadera afición al fútbol, la que ha acabado convirtiendo en grandes a los grandes.

Carlos Pérez dijo...

Magistral, Chimo. Los últimos artículos que se alejan de 'el partido del siglo' son realmente buenos, me siento muy identificado.

Un saludo.

Reyes de Atzavares dijo...

Muy grande,

El equipo de mi pueblo (el Villajoyosa CF de tercera, 30.000 habitantes) fue donde empezó Luis García Plaza, también tuvimos a Natalio (Tenerife), crió a Catalá (Villarreal B)

Perdimos una carámbola imposible de ganar en Novelda, fuimos más de 3 autobuses sabiendo que era difícil.

Vaya que si te entiendo, claro que también soy del barça. Así que tengo los dos placeres, los dos párrafos.

saludos

Alex Maladroit dijo...

Hala Oviedo, joder. Después de leer esto, he tenido que gritarlo. Y qué si estamos en 2ªB, empatando con el Zamora contra 10 jugadores, perdiendo contra el Lemona... ya vendrán los buenos tiempos.

cityground dijo...

Muy bueno, muchos seguidores de equipos modestos nos sentimos muy identificados.

Tenemos otros placeres que ganar la liga o la Champions, además estos del Madrid y Barca nunca sabrán lo bien que sabe un ascenso.

Djalma dijo...

Gracias, gracias, gracias.

Buenísimo, genial.

No voy a añadir nada más, no quiero estropearlo.